martes, 30 de diciembre de 2014

Ouija

No es la primera vez que has visto una película debido a que el tráiler te ha impactado y, después, en la película faltan imágenes... ¿No os ha pasado nunca? Porque a mí me ha sucedido tantas veces... Montones y montones de chascos, uno de ellas, con Ouija, esa peli de difuntos tan reciente que vio la luz por Halloween de 2014. Que si una boca cosida, que si una especie de agujero en la espalda, que si buenos sustos... Así, de apariencia, las pelis de miedo nunca pintan mal: sólo te queda arriesgarte y saber si te equivocabas o era una verdadera piltrafa. 

En este caso, podría decir que la película también tiene sus cosas positivas... Ésta nos cuenta la historia de un grupo de jóvenes que utiliza una Ouija para contactar con una amiga que ha muerto recientemente en muy extrañas circunstancias. Los problemas surgirán cuando, sin querer, invoquen a una presencia oscura... La misma que invocase su amiga fallecida pocos días antes de morir. 


Siempre me había creado curiosidad averiguar cuál era la procedencia de la Ouija y, para ello, me puse a investigar... Descubriendo que se trata de una adaptación de un juego de tablero de Häsbro... ¿Cómo? ¿Un juego para niños? Efectivamente: se trata de un juego de tablero pregunta-respuesta para comunicarse con los espíritus y que realmente, tiene poco de juego de mesas; la diversión consiste en mover el indicador por la tabla mientras se hacen preguntas en voz alta para irlas auto-respondiéndolas con las letras del tablero, con el sí, con el no, o con los números. No sé realmente qué pensar acerca de si el indicador se mueve solo o es movido por espíritus cuando hay unas cuantas personas tocándolo continuamente con sus manazas encima... Pero tampoco quiero comprobarlo. 


Por su parte, el inicio de esta película es prometedor... Si bien es cierto que el género está verdaderamente explotado (junto con el de exorcismos, casas encantadas y asesinos en serie), cuenta con numerosos viejos trucos de los de siempre, de los que todavía funcionan: planos fijos, fotografía oscura, subidas y bajadas de volumen o apariciones realmente aterradoras de las que te hacen saltar de golpe. Sin embargo, ese grupo de actores jóvenes e inexpertos le dan el típico aire de "película repleta de descerebrados que van a caer todos, empezando por la rubia." El resto, pues ya se puede prever... 

La película queda en eso: mucho ruido y pocas nueces... Otro intento insatisfactorio de resucitar el género ouija sin demasiado éxito. Las he visto mejores... Pero también las he visto peores, ¡y mucho peores! Ésta, al menos, entretiene a través de un polémico juego con algún que otro susto digno de mención.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Perdida (Gone Girl)

Esta es una de las pocas veces que he visto la película antes de leer el libro... Tal ha sido mi desesperación que me he dejado llevar por la crítica y por las casi dos horas y media de duración de este tnriller intrigante desde sus primeros pasos, hipnótico y repleto de inteligentes giros de guión. La adaptación del bet-seller Perdida al cine ha sido un completo éxito, consiguiendo importantes nominaciones a premios gracias a su perversa trama y a su fascinante desarrollo. Una película que satisface desde el primer minuto y que, por supuesto, recomiendo... Y, antes de acabar, voy a explicar por qué... 

El día de su quinto aniversario de boda, Nick Dunne (Ben Affleck) informa que su esposa Amy (Rosamund Pike) ha desaparecido misteriosamente. Sin embargo, pronto la presión policial y mediática hace que el retrato de felicidad doméstica que ofrece Nick empiece a tambalearse... Además, su extraña conducta lo convierte en sospechoso, y todo el mundo comienza a preguntase si Nick mató a su esposa... ¿Qué es verdad y que es mentira en esta historia? 


Fascinante y apasionante historia que engancha desde el primer momento... Quizá un poco previsible, pero no por ello despreciable... Los actores son la caña, sobre todo el personaje de Rosamund Pike: ¡lleva la película de un modo magistral! De hecho, mucho mejor que Affleck que, en ocasiones, parece un pasmarote sin movimiento. Su imagen de mujer calculadora en medio de una extraña relación matrimonial nos hace ver que nunca nada es lo que parece, y mucho menos lo que dice ser. Todo está aplicado en su justa medida: la iluminación, la fotografía, los escenarios adecuados para la escena adecuada... ¡Estoy deseando coger el libro! 


Dicen que aquellos que se han sentido encantados por la novela acaban de verla con una sonrisa enfermiza en la cara... En mi caso, ha sido al revés, pero me temo que voy a pasar las páginas de esta novela con astucia y nerviosismo.Sólo puedo tener palabras buenas para ella: es inteligente, ingeniosa y entretenida, en ocasiones un tanto ilógica, pero fascinante, con un final todavía mejor. No podéis dejar de verla. 

domingo, 7 de diciembre de 2014

Dos Tontos todavía más Tontos

Llevamos veinte años esperando este gran momento: la unión de Carrey y Daniels nuevamente en sus papeles de Harry y Lloyd, resucitando aquél espíritu de Dos Tontos muy Tontos que nos hacía reír sin pedir nada a cambio: pura comedia y gags que, aún a día de hoy, recordamos y utilizamos en medio de las reuniones de amigos y familiares... Por eso, uno espera con ansiedad ver Dos Tontos todavía más Tontos y... ¡Chasco! O es que uno espera mucho, que la cosa ha perdido la gracia... O que, simplemente, que hemos crecido y ya no nos hacen gracia las cosas de antes... Como conclusión, puedo afirmar que a mí, a nivel general, no me ha entretenido tanto como esperaba. 

Si leemos la sinopsis de la película, encontramos lo siguiente: "Han pasado ya veinte años desde que Harry y Lloyd se conocieran y formaran el divertido dúo que nos hizo reír con sus disparatadas ocurrencias, pero ninguno de los dos parece haber madurado. Ahora, a Harry le han diagnosticado un problema de riñón y necesita un trasplante, al mismo tiempo descubre que tiene una hija que apenas conoce y decide ir a buscarla para pedirle que done uno de sus órganos. Para esta aventura necesitará la ayuda de su inseparable Lloyd. Sin embargo, éste no se encuentra en muy buen estado físico ni psicológico desde que Mary le rechazó: permanece ingresado en un centro psiquiátrico desde entonces. Entonces, será Harry quien tendrá que prepararle antes de vivir numerosas aventuras durante el viaje... 


Así, a priori, no tiene mala pinta: parece que intenta retomar el argumento donde lo dejó hace 20 años... Eso sí, lo hace sin mucho éxito: ambos personajes aparecen forzados desde el principio y, en ocasiones, los chistes no tienen ninguna gracia (como, por ejemplo, los referidos a la discapacidad). Aún así, confieso que los primeros 20-30 minutos de la película son de puro descojone: la estupidez y la locura vuelven a combinarse... Pero no de la misma forma que en la primera ocasión. Se desarrolla de manera lenta y absurda (con independencia de lo absurdo que pueda resultar el argumento), y me genera una palabra clave: innecesaria. 


No la recomendaría... Llegó un punto que perdí el hilo después de ver a estos dos pedazo de actores tan alejados del papel que en su día interpretaron con tanta ansia. Supongo que se les gastó el humor de tanto usarlo... O que ya no era el momento de volver a utilizarlo. Sin duda, vuelvo a quedarme con la primera entrega, la que todos deberíais ver... Para esa película nunca pasa el tiempo.