domingo, 11 de mayo de 2014

Séptimo

Desde su puesta en marcha en los mejores cines del país tenía intención de verla, pero no tuve tiempo y acabaron por retirarla... Séptimo es la típica película que, desde que ves el tráiler, tienes ganas de hincarle el diente por dos razones: es una película española con pinta de valer la pena, y se lleva a cabo en un escenario cerrado. A todo ello, hay que sumarle los actores principales, Belén Rueda y Ricardo Darín, este último famoso por sus interpretaciones en grandes telenovelas latinoamericanas y con mucho bagaje en esto de interpretar sufrimiento. Ello me lleva a concluir que su interpretación es la más brillante de todas, la que lleva la batuta en este entramado que más que suspense transmite desconcierto... Ahora lo entenderéis mejor. 

Séptimo comienza en el momento en el que un padre y sus dos hijos juegan a ver quién llega primero a la calle desde un séptimo piso: si el padre en el ascensor o los niños por las escaleras. Cuando el padre llega a la planta baja, resulta que los niños no aparecen, no hay ni rastro de ellos. Empieza entonces una búsqueda frenética por parte del padre (Ricardo Darín) y la madre (Belén Rueda), una pareja que no está pasando su mejor momento a nivel amoroso. 


Por desgracia, y a pesar siempre de que la idea era potencialmente atractiva, la película hace aguas antes de empezar... Además de previsible, no acaba por introducir al telespectador en su trama. Me parece bastante indignante que con dos actores de la talla de Ricardo Darín y Belén Rueda no hayan acabado de encauzar un argumento donde lo esencial era mezclarte en su angustia... Una angustia que, claramente, sólo vive el padre y tampoco de una forma exagerada. Este hecho da la sensación de desconcierto y, obviamente, de aburrimiento... Con el transcurso, la película se vuelve plana y sin emoción, insípida y sin tensión alguna. Apenas uno se encuentra a la espera de que se resuelva el pastel como uno tiene pensado y... ¡BINGO! Acierta... 


Me ha decepcionado bastante... No hasta el punto de no recomendarla, pero me siento indecisa... Si bien es cierto que la actuación del argentino salva bastante este guión tan controvertido (también los niños con ese maravilloso acento), la posición de Belén Rueda está muy desaprovechada... Es una chica brillante, pero no en este papel... ¿Qué habéis hecho, por qué no habéis contado con que podía fingir un poco mejor? Y, además... ¿Por qué tanta luz en una película de suspense? ¿A nadie le dio por pensar eso?

Bueno, pues eso... Que si queréis verla, que os atengáis a las consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario