jueves, 1 de mayo de 2014

Los Inocentes

Sin muchas esperanzas y apenas deslumbrada por el título me decanté por Los Inocentes, una especie de slasher a la española vendido como excesivamente predecible y con apenas 65 minutos de duración. Es de esas veces que te preguntas "¿Qué pasa, que el asunto no dio para más?" Pero luego te das cuenta de que mejor así, que todo esté tan sumamente concentrado para que desde el principio estés viendo escenas inconexas de barbaries sangrientas de lo más entretenido. No lo voy a negar: en el fondo, me ha gustado... Si hubiese sido más larga, seguramente la hubiese aborrecido, pero esto es como cantar sólo el estribillo de la canción del verano... ¿Para qué más? Si el resto nadie lo va a recordar... 

Tras una escena de lo más gore, la película nos mete en la historia de un grupo de jóvenes borrachos que sale de excursión y pasa la noche en un albergue abandonado, 12 Colinas. Los rumores del lugar dicen que, cada 28 de diciembre, una maldición posee el edificio. Ignorando esta advertencia, los protagonistas empezarán a ser víctimas de bromas muy macabras en el interior del complejo... 


Los Inocentes tiene la forma de un slasher puro y duro, amateur pero con su toque de gracia... Es como ver a los protagonistas de Física o Química o El Internado cayendo como moscas (o como abejas), y eso es lo que verdaderamente la convierte en divertida. Según he leído, su autoría es compartida por una docena de directores, todos ellos talentos emergentes de la ESCAC, y lo cierto es que tampoco les ha quedado tan mal. Si bien es cierto que se notan los cambios de director y que tanto la puesta en escena como el guión son penosos, con lo bien que te lo puedes pasar no necesitas más que las risas y algo de comer delante... Si es con tomate, pues mejor, para hacer las bromas pertinentes. 


En resumen, se trata de un slasher con sabor muy español, pero haciendo guiños a las mejores películas de terror y gore de todos los tiempos: Pesadilla en Elm Street, La Matanza de Texas o alguna de las de Saw... Muy poco logradas, pero con sangre, sexo y desnudos... Si es que, ¡a veces pienso que este género se inventó en España! Sí, ese país de pandereta donde lo único que vende son los programas del corazón, los realities de silicona, las series de polis corruptos y el sexo explícito (tenía que aprovechar para hacer la crítica, si no reventaba). 

Pues eso... Que espero que os guste mucho, pues tampoco os llevará mucho rato verla. Bueno, y que también dudéis como yo acerca del por qué los protagonistas pueden ir en manga corta (o en paños menores) en pleno diciembre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario