martes, 8 de abril de 2014

Byzantium

Entre los montones de películas que tenía para escoger, ayer me decanté por Byzantium. Su larga duración, su peculiar forma de venderse y ese argumento de terror gótico tan especial la convierten una armadura cinematográfica con mucho estilo, llena de contrastes y con un tono exquisito, dándole una merecidísima patada en el culo a la saga Crepúsculo sin necesidad de utilizar sangre a bidones. Es una película donde todo está acorde: los personajes, el guión, la ambientación, la fotografía, el vestuario y, lo más importante, el hilo argumental, con la finalidad de perturbar los sentidos, saltándose la parte del amor vampírico para adolescentes. Empiezo recomendando una película que me ha tocado lo lírico de mi persona, y enseguida entenderéis por qué. 

La historia nos presenta a Eleanor y Clara, dos jóvenes mujeres vampiro, solas y sin dinero, quienes abandonan el escenario de un crimen violento y llegan a una pequeña ciudad costera. Para conseguir dinero y refugio, Clara, siempre práctica, decide prostituirse, mientras el tímido y solitario Noel se muestra dispuesto a proporcionarles alojamiento en el destartalado Hotel Byzantium, propiedad de su fallecida madre... Ese será el comienzo del resto de sus vidas, unas vidas eternas... 


Neil Jordan, recordado por su memorable Entrevista con el Vampiro, vuelve a la carga con una historia de vampiros 20 años después del éxito... ¿Fijación por estas graciosas criaturas? Puede ser, pero el caso es que siempre han sido un reclamo en taquilla para todos los públicos, sobre todo ahora entre los adolescentes. Sin embargo, esta película llega mucho más allá, con esa pinceladas de drama y romanticismo que regalan una elegante y melancólica puesta en escena, con unos personajes tan bien definidos que no soy capaz de creer que haya una película que pueda ser comparable a la ópera prima de Jordan. 

Es evidente que este director apuesta por los argumentos largos, que superen con creces la hora y media de metraje normal, pues no desea que se escape ningún detalle... Y lo consigue: mujeres vampiro que no se dañan con la luz del sol y que defienden su alimento con uñas pero sin dientes y sin ajos, sustituyendo los crucifijos y las estacas por enormes armas blancas capaces de decapitar de un solo roce. Pura sensibilidad y giros de guión sublimes para los fans de la versión sueca de Déjame Entrar, con la que encuentro numerosos parecidos. 

Hoy volvería a verla... Y a recomendarla, por supuesto.

4 comentarios:

  1. Espero verla pronto, me has dejado con unas ganas... así que ya te contaré.

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente, te va a encantar... Es larga, pero verás que no le sobra absolutamente nada, :)

    ResponderEliminar
  3. Mmmm me llama la atención. A ver si le echo un vistazo

    ResponderEliminar
  4. Es muy al estilo de 'Entrevista con el Vampiro'... Si te gustó, esta también es tu peli, :)

    ResponderEliminar