lunes, 3 de marzo de 2014

La Maldición de Chucky

Españoles, españolas, españolos... ¡Chucky ha vuelto! Y, esta vez, en la secuela más digna de este personaje en los últimos 25 años... ¿Quién no recuerda haber estado traumatizado cuando era un crío por ver la primera película del muñeco diabólico? ¿Quién no recuerda estar mirando durante varias noches debajo de la cama? La Maldición de Chucky vuelve a hacerte recordar una de las cosas más impactantes de tu infancia: el enanito pelirrojo y remolón que se dedicaba, como única diversión, al asesinato en serie desorganizado. Definitivamente, lo echábamos de menos... Echábamos de menos a nuestro amigo hasta el final. 

La película comienza presentándonos a Nica (Fiona Dourif), quien está destrozada tras el terrible suicidio de su madre. Su hermana mayor Barb (Danielle Bisutti) regresa a su casa para ayudarle en este duro trance, trayéndose con ella a su hija pequeña, quien posee un muñeco parlante llamado Chucky que llegó misteriosamente por correo. A medida que una serie de brutales asesinatos comienzan a aterrorizar a la familia, Nica sospecha que Chucky puede ser la clave del derramamiento de sangre, pero lo que sabe es que éste está decidido a terminar un trabajo que comenzó hace más de 20 años, y esta vez lo va a llevar acabo hasta el final... 


El personaje de Chucky necesitaba renacer... Y, sobre todo, necesitaba hacerlo con una calidad de gráficos mejorada y en un escenario tan siniestro como el de esta película: una casa antiquísima, de un tamaño descomunal y con un viejo ascensor en su interior que permite a la protagonista (en silla de ruedas) desplazarse por la mansión. Esta vez, la película tiene argumento, una historia que engarza con todas las películas habidas de este simpático muñeco hasta la fecha y que ayudan a recuperar el espíritu del personaje.


Una película altamente recomendada para los fans de la saga, para todos aquellos que no han tenido suficiente y que necesitan continuar la historia como se merece, con una correcta ambientación y con unos personajes bien definidos, todo ello en una esfera de suspense. Un muñeco que no alcanza a los picaportes para abrir las puertas, al que hemos visto mantener relaciones sexuales con otro ser de plástico y que es capaz de portar un cuchillo sin poder cerrar los dedos vuelve a mantenernos pegados a la pantalla, ¿qué le vamos a hacer?

2 comentarios:

  1. No sabía que había salido una peli nueva. Sin duda me la llevo apuntada. El ambiente de esa casa tiene que ser la leche. jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Tienes que verla! Esta peli sí que vale la pena, mucho más que cualquiera de sus anteriores secuelas... Podrás regresar a tu infancia y disfrutar como un enano con una peli hecha en honor a los fans. No se han equivocado y han acertado en todo... A mí me encantó.

    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar