jueves, 27 de febrero de 2014

The Purge: La Noche de las Bestias

Hace un par de noches me dejé llevar por uno de los éxitos del pasado año 2013... The Purge, La Noche de las Bestias se constituye como un muy atractivo thriller con la tensión suficiente como para mantener al telespectador mordiéndose las uñas gracias a sus magistrales interpretaciones y a su interesante guión. Es una idea innovadora, sobre la que nadie se había planteado nunca trabajar... Un mensaje increíblemente duro que demuestra la hipocresía de nuestra sociedad en general y, sobre todo, hace hincapié en los instintos criminales de cualquier ser humano que sería capaz de volarle la cabeza a otro sólo por la codicia. 

La cinta es futurista... Aunque no tanto, sólo quedan 8 años para llegar al 2022. En una futura sociedad distópica, el régimen político vigente, llamado Nueva Fundación de los Padres de América, ha decidido como medida catárquica implantar la "purga anual", una regla por la que una noche de cada año se puede cometer cualquier crimen, incluyendo asesinatos y violaciones, sin tener que hacer frente a las consecuencias ni responder ante la justicia. Así, cuando las viciadas nuevas reglas del mundo exterior amenacen su casa, los miembros de una familia verán su vida en peligro, en el transcurso de una terrorífica noche durante la cual todos se verán puestos a prueba para ver hasta dónde son capaces de llegar para protegerse. 


No me extraña que sea Estados Unidos el escenario de este tipo de películas, sobre todo teniendo en cuenta que allí es legal portar un arma y utilizarla en defensa propia si así se da la ocasión. No acabo de comprender que la crítica se haya cebado con ella... ¡Si da exactamente lo que pide el público! Daño gratuito, tensión, juego del gato y el ratón... ¿Qué más queremos? Yo creo que la crítica es tan negativa porque, en el fondo, nos negamos a reconocer que, de existir un régimen similar en España, como seres humanos con sentido de la supervivencia, haríamos exactamente lo mismo. 


Si hacemos un poco de memoria histórica, el argumento de la película podría sostenerse en aquellos años en los que la Ley de Vagos y Maleantes suponía (una gran mentira, por cierto), que eran los mendigos, los homosexuales o los alcohólicos las personas que cometían los actos delictivos. Esta ley pasaba por alto los llamados delitos de 'cuello blanco', y en la película también se deja ver: se trata de una presunta 'purga' de aquellos que no contribuyen económicamente al sostenimiento de la sociedad en 12 horas de crimen impune. Sin embargo, sucederán algunas cosas que le darán un giro final al guión que merecen la pena ser vistas. 

Culmino mis letras recomendándola... Yo no lo había visto, pero desde luego, no me equivoqué escogiéndola... Muy buena como crítica social.

2 comentarios:

  1. Vista. Y tengo que decirte que me ha encantado. De lo mejorcito que he visto en bastante tiempo. Vaya final!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Es buenísima! Volvería a verla sólo por ese final, :D

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar