lunes, 10 de febrero de 2014

El Reverso Oscuro de Emma Callan

Con un traducción puramente latina del título (El Reverso Oscuro de Emma Callan) se nos presenta The Attic, una cinta que se vende como terrorífica y no es más que... Bueno, sí... Si el hecho de que me sangraran los ojos cuenta como terror, pues era de terror. Con un argumento desgastado y un presupuesto mucho más escaso, uno es capaz de sentir que ha perdido su maravilloso tiempo dando una oportunidad a semejante bodrio. De hecho, si estáis leyendo esta crítica, espero que todavía esteis a tiempo de tomar otro camino, dejar esta incalificable cinta en la estantería y elegir cualquier otra cosa en la que antes aparezcan Justin Bieber o Hannah Montana. 

Si le damos la vuelta a la caratula, nos encontramos con un argumento que, a primera vista, parece hasta aceptable: "Emma se muda a una gran casa en una zona residencial, junto al resto de su familia. Allí, bien pronto empezará a percibir extraños sucesos: verá a alguien que parece ser su doble merodeando por la casa, una versión más perturbadora, más diabólica de sí misma. Nadie más puede ver esa presencia, así que su familia empieza a creer que la joven está perdiendo la razón. Sin embargo, con la ayuda de un detective. Emma descubre que tuvo una hermana gemela y que desapareció poco después de nacer. Ahora, su reverso a vuelto para acosarla...." El problema viene cuando uno pone la cinta y no sabe quién se ha mudado a qué casa ni por qué, cuál es exactamente el encuentro que sucede en el ático y quién narices es Emma Callan... Después, y con el desarrollo, vas empezando a atar cabos y, por lo menos, a bautizar a la protagonista. 


El argumento en general es bastante confuso, y la idea de generar terror y suspense está totalmente olvidada... De hecho, las actuaciones en general son penosas y las situaciones totalmente inverosímiles: romances sinsentido, un presunto policía con espíritu aventurero, un hermano discapacitado porque sí... ¿Qué pinta todo ésto? ¿Juega un papel importante? Hay una cosa que tengo clara, y es que lo que se fumó su directora para llevarla a cabo debía estar caducado, tanto o más que lo que se fumó el maquillador... 

Tras semejante explosión sinceridad repleta de comentarios negativos, no puedo olvidar decir que es muy predecible desde el primer momento en el que uno lee el título. Muchos son los espectadores que recomiendan a Mary Lambert que continúe dirigiendo videoclips para Madonna antes de meterse en los thriller psicológicos con casas encantadas, locura y satanismo... Lo comparto y, es más, la animo. 

2 comentarios:

  1. Gracias por la reseña, así no pierdo el tiempo. jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Menudo disgusto me llevé yo... Pensaba que era otra cosa... :(

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar