jueves, 31 de octubre de 2013

Insidious

Ante la inminente llegada del capítulo 2 de esta saga, estuve dándole vueltas y no recordaba haber visto Insidious (la primera)... ¿Cómo podía ser? Una película tan bien recibida por la crítica, tan increíblemente bien puesta por parte de los medios... Esa película valía la pena. Así que, busca que te busca, anoche mismo la tuve en mi poder con una ventaja: la calidad de sonido, porque la de imagen dejaba mucho que desear para ser BlueRay... Vamos, que la música atronaba el salón cagando al personal sin saber si salía algo interesante o no... ¿Solución? Apagar la luz, para pasar aún más miedo... Y tampoco nos equivocábamos mucho.

En un principio, puede parecernos la típica película de casas encantadas del montón: Josh (Patrick Wilson), su esposa Renai (Rose Byrne) y sus tres hijos acaban de mudarse a una vieja casa. Pero, tras un desgraciado accidente, uno de los niños entra en coma y, al mismo tiempo, empiezan a producirse en la casa extraños fenómenos que aterrorizan a la familia... No tardarán en ponerse en contacto con un grupo de mediums, quienes le advertirán de lo peligroso de aquello a lo que se están enfrentando. 


Ya lo he dicho; parece del montón... Pero tiene algunas escenas e imágenes tan sumamente escalofriantes que la convierten en una de las mejores películas que he visto. ¡Terror en estado puro! Sí, señores, de ese de mirar debajo de la cama antes de ir a dormir, de ese que te pilla desprevenido... De ese que te demuestra que se puede atormentar la psicología de cualquier mortal sin necesidad de bañarlo con sangre. Ya no sólo se mete bajo tu piel: se mete en tu cabeza lo suficiente como para no dejarte dormir esa noche. 


Es muy complicado hoy en día sentir miedo, pero esta película lo da de verdad... Es verdaderamente 'insidiosa', y no quiero ni imaginarme cómo será ese Capítulo 2 al que le tengo tantas ganas. A pesar de ser verdaderamente oscura, es la luz al final del túnel de toda la decadencia cinematográfica de los últimos años... Inquietante, siniestra, perfecta en escenografía y exquisita en la toma de decisiones en materia de impacto psicológico. Una verdadera joya que desconocía, para los masocas amantes de las buenas pelis de miedo... Aquellos que se deshacen por personajes verdaderamente aterradores. 

Si vuestro plan de Halloween es pasarlo en casa y con las luces apagadas, no dudéis en en escoger esta cinta... Vuestro Halloween será especialmente terrorífico.

jueves, 3 de octubre de 2013

Afterparty

¡Qué ganas le tenía yo a esta película! Pero ganas... Tantas y tantas escenas potentes de lo que aparentaba ser un slasher a la española que empezaba a estar un poco harta de que Telecinco sólo se dedicase a chafarme las 'mejores' escenas. Por eso, con una buena cena y toda la noche por delante, me senté delante del televisor a disfrutar de Afterparty, de la sangre, de los gritos y de todas esas cosas que prometía esta especie de película protagonizada por un actor de series juveniles, el cual mueve masas y trae locas a las adolescentes... Antes, por supuesto, de convertirse en un nuevo Antonio Banderas (ahí ya se han pasado tres pueblos). 

Bueno, ese es el caso de Martín (Luis Fernández), protagonista de 'Campamento Sangriento, exitosa serie de TV, y uno de los grandes ídolos adolescentes del momento. Una mañana, despierta encerrado en una casa enorme tras una fiesta salvaje junto a tres chicas a las que conoció la noche anterior. A través de un móvil desde el que no pueden llamar, comienzan a recibir vídeos que muestran las muertes de más jóvenes encerrads en la casa, ejecutadas por un misterioso personaje vestido como el asesino que aparece en la serie que él mismo protagoniza. 


La idea no es mala; de hecho, nos hallamos ante un thriller de terror en un escenario cerrado, determinado y que crea una atmósfera asfixiante... Un ambiente en el que el fenómeno fan es llevado a su extremo más retorcido. Nos recuerda inevitablemente a la saga de Scream, pero a la española, habiendo de todo el triple... ¡Que para eso somos españoles y exagerados! Más guaperas, más sexo, más locas, más carnaza, más sangre, más cosas ridículas... Más de todo, mostrándonos una imagen de mujer despiadada, capaz de hacer cualquier cosa por conseguir fama, ya sea tirarse al tren o al maquinista. Muy misógino, por cierto... Espero que no todas las mujeres sean capaces de eso, aunque viendo los programas sensacionalistas, mejor no me meto en esos barrizales. 

Pienso que, si el director quiso hacer hincapié sobre el machismo de los guaperas de las series de televisión, no eligió el argumento más adecuado: mujeres desesperadas, que se lanzan sobre un descerebrado, dispuestas a acostarse con él la una detrás de la otra, por un minuto de gloria en una de sus series o, quién sabe, si en un polígrafo de esos que están tan de moda... ¡Yo me pregunto cómo narices rendía tanto este chaval! Parece una oda a las drogas y al alcohol... Este tipo de películas no le hacen mucho bien a la Campaña Nacional Antidroga. 

Reconozco que, a pesar de todo, me gustó bastante... Me pareció entretenida, y como duraba apenas 75 minutos, pues mucho mejor... Y, por desgracia, creo que me gustó porque reflejaba bastante nuestra sociedad actual: la gente está dispuesta a cualquier cosa para alcanzar la cima sin preocuparse, por ejemplo, de formarse. Parece una gilipollez pero, a pesar de ser una exageración como película, critica muchas cosas de la sociedad actual... Deberíais verla, lo dejo ahí.

La Casa al Final de la Calle

Hace ya un par de semanas que vi La Casa al Final de la Calle: me pareció la típica película de casas oscuras y asesinos en serie, dispuesta a hacerme pasar un buen rato sin levantarme del sofá... O esa era mi intención. Además, después de haberme quedado tan satisfecha con Más Allá de la Muerte, la peli de hoy lo tenía ya un poco perdido antes de empezar... Debía superarla con creces y, aunque no lo consiguió, reconozco que me dejó un buen sabor de boca gracias a una serie de giros de guión que me hicieron comprenderla bastante después de haberla visto. Sin embargo, y por desgracia, le falta chispa a la hora de desarrollar la historia... Con un argumento tan bueno como el que nos quieren mostrar, sobra carnaza y falta sal, pues al final pasa lo pasa: "Venga, vale... Ya que estoy, la termino de ver."

De buenas a primeras, el argumento parece bastante simple: todo comienza cuando una chica adolescente se muda junto a su madre a un nuevo pueblo, descubriendo que su casa esta frente a otra en la que tuvo lugar un doble asesinato. Según cuentan la hija, que padecía algún tipo de trastorno mental, mató a sus padres a cuchilladas... Las cosas comenzarán a complicarse cuando la joven se hace amiga de un chico que sobrevivió a la masacre, el hijo mayor que, por aquellos entonces, no vivía en la casa.


Destacaría de la película a Jennifer Lawrence... Lástima que pase tan desapercibida. Por lo demás, lo que aparentemente podría ser una película de casas encantadas y fenómenos paranormales, no es ni por asomo nada de eso: ni asesinos en serie, ni fenómenos paranormales... ¡Ni ná de ná! Al fin y al cabo, es una película más de suspense, con una fotografía muy muy decente (eso sí) y alguna escena digna de mención y que logra confundir al telespectador. Pero, por todo lo demás, apenas pasaría el cinco, y sólo porque me ha pillado en un buen día...

Este tipo de historias están ultra agotadas y extra exprimidas... No hay nada de nuevo en ellas, excepto algo en alguna que pueda escaparse... En ésta, destacaría ya no sólo su comienzo, en el que una serie de asesinatos se desarrollan en una atmósfera terrorífica y te llenan de expectativas, sino también las últimas escenas, las que de verdad nos dan a entender el verdadero sentido del a película. Todo lo demás lo considero normal, de película de casas baratas del montón.

Aún así, y como en esta vida he visto cosas muchísimo peores, os animo a verla para que os quitéis la espinita de no haberla visto (si queréis, claro).

miércoles, 2 de octubre de 2013

Después de la Vida

No esperaba gran cosa cuando vi esta película... De hecho, la carátula de Más Allá de la Vida me pareció más bien cutre y no me decía nada... Pero, a falta de género de 'calidad', le di una oportunidad... Además, reconozco que el protagonismo de Liam Neeson y Christina Ricci me llamó bastante la atención y consideré que podía ser un buen partido, sobre todo si de muertos iba la cosa... A Neeson le va la intriga, y a la Ricci no le queda nada mal el maquillaje putrefacto (¿quién no recuerda Los Adams o Casper?), así que de aquello podría salir un batiburrillo bastante interesante. Cosa que, después de verla, no dudo en absoluto... 

La película comienza cuando, tras un horrible accidente de tráfico, la joven Anna (Christina Ricci), a la que dan por muerta, despierta y se encuentra a Eliot Deacon (Liam Neeson), el director de la funeraria, preparándola para ser enterrada. Confusa y aterrorizada, Anna descubre que Eliot puede comunicarse con los difuntos. Atrapada en la funeraria y condenada a aceptar su propia muerte, intentará escapar de semejante pesadilla con la ayuda de su novio Paul (Justin Long). 


Lo que más me gusta de la película ya no son sólo sus giros de guión, que te hacen dudar de si la protagonista está viva o muerta de verdad, sino su enjundia... Su mensaje final: por más que tu vida sea monótona y aburrida, sólo tienes una... Disfrútala al máximo porque, cuando la pierdas, ya no habrá vuelta atrás... El tiempo perdido no vuelve y la vida es justo eso: vida, un preciado tesoro del que muchos no pueden disfrutar. Todo ello junto a un uso muy inteligente del color rojo, resaltado exageradamente de cualquier otro color, la convierten en un producto original, más dramático que terrorífico y que dan ganas de volver a verla. 

No es una película redonda, pero lo que sí tengo claro es que es verdaderamente original, dando un enfoque al tema de la muerte que podría desembocar en numerosos debates: ¿está Ricci verdaderamente muerta, o es Neeson un psicópata sin escrúpulos? ¿Necrofilia o verdaderas conversaciones con los muertos? Personajes muy bien construidos y maquillados, creíbles y en unos escenarios perfectamente ambientados, así como la fotografía... Además, con un buen mensaje que aportar al mundo. 

Lo de si la Ricci está muerta o no, eso ya lo dejo a vuestro criterio...

El Lago Azul: El Despertar

¿Quién no recuerda El Lago Azul? Aquel famoso mito ochentero que rompió todos los moldes... Niños víctimas de una tragedia que logran, milagrosamente y donde McGyver no lo conseguiría, sobrevivir en una isla desierta, aprendiendo de la vida, de sí mismos... Conociendo el entorno, sus cuerpos y sentimientos como el amor. Esa película causó furor y juraría que, todavía hoy en día, existe un número elevado de personas fans de aquella creación... Por este motivo me decanté por El Despertar, el remake (o eso decían) de una cinta que causó un antes y un después... Un mal gusto por mi parte, pues no sabía que la cosa iba a ser tan... Simple. 

A pesar de considerarse un remake, la cosa cambia un poco con respecto a la original: en este caso, dos adolescentes muy diferentes entre sí acaban en una isla, después de un accidente durante un viaje escolar a Trinidad. Dean, un vago solitario en la escuela secundaria, y Emma, una estudiante perfecta, exploran y aprenden no sólo el uno del otro, sino que también aprenden sobre sí mismos. 


Por desgracia, y a pesar de tanta modernidad, carece ya no sólo de los bellos decorados de sus predecesoras, sino de la historia en sí misma... Éstos chavales ya tienen una vida resuelta, un montón de dinero y sólo tienen que sobrevivir apenas unos meses hasta que son rescatados por sus supermillonarios papás en avión privado. A fin de cuentas y resumiendo un poco, tenemos a Justin Biever y a Hanna Montana (cuando todavía era angelical) perdidos en una isla, fingiendo que todavía son vírgenes y haciéndonos creer que el amor existe. 

Una película no apta para mayores de 12 años ellos y siempre que sean fans incondicionales de las basuras de Disney Channel. Muy superficial, no se adentra lo suficiente en la historia y la considero un insulto como remake a la original... No permito que absolutamente nadie diga que es un remake cuando no se parece ni en el azul del mar a la original. 

En mi caso, y sinceramente, sigo decantándome por El Lago Azul de 1980, con Brook Shields y Christopher Atkins... Con sus defectos y sus virtudes, lo salvaje del paisaje y lo salvaje de sus comportamientos... Todo ello por no hablar de la química erótica que se establecía entre ellos y que aquí está completamente ausente. Creo que ya he decidido... ¿Qué piensas tú?