lunes, 26 de agosto de 2013

Expediente Warren: The Conjuring

Con tan buena crítica y tan positivas recomendaciones, deseando estaba ver Expediente Warren: The Conjuring; que si está basada en una historia real, que si da miedo de verdad, que si te hace brincar de la butaca... ¡No podía esperar más! Y, desde luego, el resultado ha sido mucho mejor de lo que esperaba: una ambientación tan tétrica que invita a sumergirse en la escena, a participar como un miembro más de esta numerosa familia en cada uno de los sucesos que les acompañan de principio a fin de la cinta. Terror clásico, a la vieja usanza, pero que utiliza una fórmula infalible: casas siniestras, fenómenos paranormales, buenos efectos especiales y planos fijos. 

La película esta basada en la historia real de la familia Perron y sus encuentros sobrenaturales en su casa de Rhode Island. Ed y Lorraine Warren, investigadores de renombre en el mundo de los fenómenos paranormales, son llamados por una familia aterrorizada por una presencia oscura en una granja aislada. Obligados a enfrentarse a una poderosa entidad demoníaca, los Warren se encontraron atrapados en el caso más terrorífico de sus vidas... 


Agradablemente tensa y cautivadora en todos los sentidos, que nos hace rememorar viejos tiempos y nos devuelve una imagen de Lili Taylor que ya no recordábamos desde su papel protagonista en The Haunted (¡qué buena, que hasta fui al cine para verla!). Se configura, con todas estas características, en la película de terror del año, la más taquillera quizá, sólida y capaz de mantenerte en estado de alarma (aunque yo diría que de excepción) cuando, en el momento más inesperado, un plano fijo rompe por completo tus esquemas.  
Tras mucho tiempo yendo y viniendo, encontrando bodrios y dejando mis dedos escribiendo sobre ellos, he encontrado una joya... Una de esas que eriza los pelos de la nunca y, sin una gota de sangre, obliga a taparse los ojos con un cojín cual niño pequeño. La defino, y me reitero, como indispensable en una buena filmoteca de terror, por su fotografía, su guión y su puesta en escena, por esa buena interpretación y esos actores de diez. 

Es la película que estábamos esperando, con las escenas que estábamos esperando y con esas ganas que teníamos de mirar bajo la cama antes de irnos a dormir. Apesta a clásico, y no disfrutaba tanto desde que vi la primera de Evil Dead (que yo compare una película con la mejor saga habida y por haber, eso significa que pinta bien). 

Así que, ya podéis ir reservando asiento en el cine, que aún os queda tiempo.

sábado, 24 de agosto de 2013

Exorcismo en Georgia

Hacía ya un largo tiempo que esta película había visto la luz... Bastante, creo yo. Pero, por lo visto, Exorcismo en Georgia no ha sido lo suficientemente 'buena' como para traducirla al castellano hasta estos meses de verano... ¡Pues no sabéis lo que os estábais perdiendo! La que se establece como la segunda entrega de los directores de Exorcismo en Conneticut llega a nuestros cines pisando fuerte con elementos conocidos: casa encantada, niños y visiones paranormales nos hacen las delicias de una noche de sábado cualquiera. ¿Estáis dispuestos a verla? Hace un par de semanas tuve la primera oportunidad de echarle una ojeada en versión original, y me pareció un diamante en bruto... 

La película se centra en una pareja normal quienes, poco después de instalarse en su nueva casa de Georgia, descubren que su hija mantiene misteriosos encuentros con personas que sólo ella parece ver. La situación se complica cuando también los padres son testigos de extraños fenómenos alrededor de la casa, que sugieren un escalofriante misterio que se ha mantenido en secreto durante generaciones. 


A pesar de que una parte importante de la crítica se ceba con esta película, el argumento nos regala escenas bastante decentes que ayudan a pasar un rato entretenido delante del televisor. ¿Sin exorcismos? Vale, yo también me pregunto en qué estaban pensando cuando le pusieron el título, pero el uso de los típicos trucos más clásicos (luces que se encienden y apagan, crujir de maderas o sombras misteriosas) sirven para mantener al telespectador al frente de una aventura con una fotografía y una escenografía bastante aceptables.

No esperéis exorcismos... Es una película que se centra en la lucha entre espíritus malignos y benevolentes, bien dirigida y con una calificación, bajo mi punto de vista, de notable. Está bien ambientada y enfoca el terror con unos tintes de dramatismo perfectamente conjugados en la trama original, además de regalarnos algunos sustos destacables a la hora de verla acompañado. 

Una película donde nada es lo que parece... Donde los personajes dan lugar a giros de guión continuos. Yo, de vosotros, no haría caso a la crítica y la sometería a un análisis...

sábado, 17 de agosto de 2013

Apartamento 1303: La Maldición

Tras buscar y rebuscar un argumento que ya no sólo llamase mi atención, sino que consiguiese crispar mis nervios... No tuve éxito (como de costumbre), así que me decanté por Apartamento 1303: la descripción tenía buena pinta, había fenómenos paranormales por medio y la crítica no la recibía, precisamente, con los brazos abiertos... Por tanto, ¿por qué no darle una oportunidad? Pero claro, ¿acaso soy un justiciero como para andar perdonando vidas? Encontrar semejantes castañas no es más que la recompensa por ser tan confiada... Un remake de una película japonesa de 2007... La cosa aparentaba bien, hasta que dejó de aparentarlo. 

La cinta comienza dando sus peculiares explicaciones al hecho de que, aunque el apartamento 1303 sea céntrico y bonito, todas las chicas que entran a vivir en él acaban saltando al vacío desde sus ventanas. La última en suicidarse ha sido una joven que desconocía la historia, y su hermana no logra comprender qué ha podido ocurrir; sólo piensa en la extraña expresión que tenía su hermana momentos antes de saltar. En su intento por encontrar una explicación, se mudará al apartamento 1303 y descubrirá que, entre las paredes del apartamento, hay mucho más horror del que se puede ver, incluido el fantasma de su hermana, que lucha por descansar en paz. 


Así, aparentemente, el argumento está bastante visto: terror y casas encantadas; pero, si a todo ello sumamos que nos hallamos ante el remake americano de una cinta ya poco exprimible, el resultado puede ser... Pues lo que hoy os traigo: incomprensión, escasos efectos y una Rebecca de Mornay a la que le cuesta mucho hacer de borracha. Si ya la historia es monótona de por sí, los personajes sobreactuados y la escasez de terror en sí mismo la convierten en un suplicio insoslayable, el cual acaba cuando eres capaz de darle al Stop del mando a distancia. 

A todos aquellos que hayáis intentado verla o, simplemente, hayáis dudado, os pido por favor que os decantéis por la versión japonesa de la cinta... Yo lo tengo pendiente, ya no sólo por quitarme este extraño sabor de boca, sino por el hecho de ver el argumento original de la mano de (espero) un director que se decante por los planos fijos y el terror inesperado. La crítica le dedica palabras mucho mejores así que, para mí, está claro.

martes, 6 de agosto de 2013

La Presencia

El pasado sábado, y tras varios intentos fallidos de ver La Presencia completa (¡vaya castaña de televisión, que a veces tiene dudas con el DivX!) conseguí completarla gracias a un PC y un cable HDMI (¡bendito invento!). Me habían hablado muy bien de ella; incluso, la crítica la definía como 'una buena película rodada con escasos medios', y debo darles la razón: me quito el sombrero ante esta extraña película que, a pesar de dar lugar a confusiones en cuanto a la relación de los personajes entre sí, consigue mantener la tensión y puedo asegurar que uno se siente intranquilo cuando se decide a verla. 

La película comienza con la misteriosa relación entre un matrimonio en el que él decide suicidarse tras enterarse que su mujer está esperando un hijo que no es suyo. Después, nos presentan a Isabel y Silvia, cansadas de esconder su pasión, deciden marcharse un fin de semana a la casa rural que alquila el sacerdote de un pueblo cercano. La estancia en una casa sin luz ni agua potable será verdaderamente aterradora... 


Un bajo nivel de recursos económicos no quiere decir necesariamente 'basura', y para mí, este es el ejemplo: la cinta se porta... La tensión se mantiene a pesar de sus errores, y reconozco que la voz femenina del magnetófono que se repite sin cesar durante un par de escenas se queda grabada en el subconsciente y puedo asegurar que, aunque ya hace algunos días que la vi, podría repetir algunas frases. Sin embargo, que no os engañe la idea del lesbianismo con el que se presenta la historia: es una buena forma de llegar a un grupo más grande de televidentes, aunque de lesbianismo tiene apenas un par de besos... Así que, por ese lado, no os engañéis. 

La actuación de Julián Teurlais como el padre Emilio es de lo más destacado de la película, a diferencia de los personajes de Silvia Vacas e Isabel Garzo, puesto que más aterrada estoy yo cuando escucho el magnetófono. El final resulta un tanto imcomprensible, y tampoco es que se digne la situación a explicar concienzudamente quién es quién, quién persigue a quién, quién es el asustador y quién es el asustado. Por todo lo demás, me sentí bastante satisfecha: muy buenos ingredientes para dar lugar a una cinta destacable.