viernes, 31 de mayo de 2013

El Hombre de las Sombras

El Hombre de las Sombras es una de esas insólitas y ambiciosas películas que consiguen su propósito... Un thriller psicológico que mantiene toda tu atención frente a la pantalla, haciendo y deshaciendo hipótesis y recordándote lo acertado que ha sido escoger esta película entre las 40.000 que tenías disponibles para esa noche. Su enjundia, verdaderamente complicada, da lugar a numerosos intentos de averiguación en esta trama tan habilidosa que, a pesar de su duración (casi dos horas), hacen que el tiempo pase volando. 

Desde el principio y en consonancia con otras historias, se nos presenta a Julia, una joven enfermera que vive en un decadente pueblo de los Estados Unidos en el que, inexplicablemente, han desaparecido varios niños en muy poco tiempo. Los más supersticiosos atribuyen las desapariciones al Hombre Alto: un oscuro personaje que, según la tradición, se lleva a los niños. Cuando desaparece también el hijo de Julia, ella luchará no sólo por recuperarlo, sino también por averiguar quién es el Hombre Alto y qué les ocurre a los niños raptados. 


Trepidante película que hará disfrutar a todos los mortales, con geniales giros de guión y trucos de lo más audaz que serán más que disfrute para el telespectador. Será una decepción para aquellos que esperan encontrar terror entre sus fotogramas, pero un verdadero gustazo para el resto de cinéfilos que la agarraron con recelo de su estantería. Las interpretaciones y la ambientación rozan lo sublime, regalando una crítica social que para nada se coloca entre líneas: de una manera totalmente directa, desprende un mensaje muy preocupante para la humanidad en general y que debería tenerse en cuenta. 

Una película llena de secretos, que utiliza los giros de guión para explicar lo inexplicable y llegar a un final sorprendente, creando un halo de misterio constante, tedioso para algunos, magistral para otros. No puedo hacer sino recomendarla, aunque estoy segura de que la habréis visto, como buenos amantes de lo selecto que sois... 

Ideal para una noche de sábado, para dejarse atrapar y, si puede ser, acompañado... ¡Hay mucho que discutir durante su desarrollo! Lo que menos te esperas... ¡Puede suceder!

jueves, 30 de mayo de 2013

Volver a Nacer

Los días de soledad suelo acompañarlos con películas 'moñas'... ¡Sí, de esas! O, al menos, intento buscar una con una moñería aceptable... Cuando escogí Volver a Nacer no lo hice por Penélope Cruz: no es de mis actrices favoritas, y siempre está rodeada de ese halo de antipatía que no consigue llegarme... Vamos, es que no pasa de la pantalla ni me baja de la garganta... Pero quise darle una oportunidad; película italiana y sin desnudos a la española... ¡La cosa prometía! Pero sólo prometía, porque cuando uno ve que durará más de dos horas, la libido desciende más abajo que los pechos de una anciana... Sin embargo, y a pesar de todo... ¡Sorpresa la mía! Os cuento... 

Entre bomba y bomba, la película funciona al más puro estilo 'flashback': al principio, una mujer soltera regresa a Sarajevo 16 años después del asedio que sufrió la ciudad durante la guerra de los Balcanes. Vuelve con su hijo adolescente, que nunca llegó a conocer a su padre, mientras va rememorando su historia, paso por paso y recordando cada uno de los lugares que pisó desde que decidió desplazarse hasta allí para hacer su tesis doctoral. 


Reconozcamos que la película intenta ser melodramática, pero con Penélope Cruz no lo han conseguido al cien por cien... Esa manera suya tan peculiar de moverse no ha calado en lo más profundo de mi corazón. Si bien es cierto que la historia de amor que narra es tan tierna y delicada como una flor, lo más bonito es el actor principal... Con esa alegría, esa garra y esa felicidad logra hacer de esa historia un volcán en erupción que te mantiene en vilo, al menos, la primera hora de la cinta. 

De todos modos, y a pesar de mi opinión personal, esta ha sido la mejor interpretación de Penélope hasta la fecha... Sin duda alguna. Por todo lo demás... La película es digna, aunque los guiones adolecen de falta de credibilidad (son demasiado sosos y no se les exprime) y, en conclusión, podría ser una perfecta cinta de sobremesa. Puede resultar confusa, larga y cansina... Eso sí, está hecha con amor. 

Y sí, es cierto... Me suena raro escuchar a Penélope doblada por otra voz que no sea la suya... ¿La habéis visto ya?

miércoles, 22 de mayo de 2013

La Semilla del Mal

Hoy vuelvo a decantarme por las cintas 'paranormales'... En este caso, La Semilla del Mal, una de esas que es capaz de reunir en menos de 90 minutos tantas cintas de terror que casi soy incapaz de enumerarlas todas: giros de cabeza tipo 'exorcista', niños malos salidos de una 'maldición', estancias a lo 'Silent Hill' y planos fijos propios del terror japonés que la convierten en una cinta desequilibrada pero de la que se disfruta con tanto guiño sobrenatural. Casi casi podría haberse convertido en interesante, pero con fallos del tipo de 'no presentar la situación' y 'dejar adivinar al telespectador' no puedo ofrecerla como un buen producto. 

En esta película un tanto extraña se describe la historia de una joven de 19 años (Odette Yustman), que sufre los ataques de un dybbuk, un alma en pena de una persona muerta que ha sido expulsada del Cielo y que, en este caso, tendrá la forma de un joven que falleció en el campo de concentración de Auschwitz. Junto a su novio (Cam Gigandet) y un especialista en temas paranormales (Gary Oldman), se unirá para acabar con la maldición que tan malos momentos trae a la joven.


Lo peor de todo, quizá, se ciñe a que la película tiende a subrayar las obviedades: es decir, remarca una y otra vez cosas que son evidentes para cualquiera que, además de estar viendo la peli, le gusta el género, mientras pasa por alto aspectos importantes de la vida de la protagonista y que, a medida que avanza el argumento, va soltando a trompicones, entre ojos blancos y caras feas. Después, aparecen y desaparecen personajes como por arte de magia, gente que no se sabe muy bien por qué esta ahí, que vive en palacios que no se sabe si es su casa o un residencial y, después, se esfuma. 

Hay que reconocer que la fotografía y la escenografía son buenas... Al igual que algunos efectos especiales y ciertos sustos en particular. También destacar que más de uno la verá por la 'calidad física' de los protagonistas, donde las escenas faltas de ropa le pondrán sal al asunto. Por lo demás... Quizá hace diez años hubiese sido un peliculón... Pero, hoy en día, está demasiado visto: son muchas las películas de demonios y exorcismos que ya tenemos en la estantería de abajo del Videoclub.

viernes, 17 de mayo de 2013

La Ola

Hace un par de años tuve la oportunidad de ver esta película en la gran pantalla... La Ola. Al ser una cinta de poca monta que hacía unos años que había visto la luz, el cine estaba vacío... ¡Mejor! Así uno podía disfrutar de lo que, en un principio, creía una pérdida de tiempo... Anoche la volví a ver, esta vez por televisión y de manera accidental haciendo zapping, pero la recordé como una de las mejores cintas sociales que he visto y agradecí enormemente su reposición, a pesar de ser en una de esas cadenas que nadie conoce. Impactante ante cualquier ojo, que a nadie deja indiferente... Eso fue lo que pensé, y eso es lo que sigo pensando. 

El argumento, a pesar de parecer sencillo, es tan visceral como manipulador: en Alemania, durante la semana de proyectos, al profesor de instituto Rainer Wenger (Jürgen Vogel) se le ocurre hacer un experimento para explicar a sus alumnos el funcionamiento de un régimen totalitario. En apenas unos días, lo que parecía una prueba inocua basada en la disciplina y el sentimiento de comunidad, va derivando hacia una situación sobre la que el profesor pierde todo control. 


110 minutos tensos... En los que no es necesario un asesino en serie para mantenerte pegado a la pantalla. Una crítica social al régimen fascista desde el punto de vista de los adolescentes... ¿Es cierto que un experimento sociológico se puede ir de las manos? Esta es la prueba, señores... Sobre todo si uno no percibe antes con qué tipo de grupo de control puede aplicarlo. Quizá por motivos como éste los grupos experimentales estén prohibidos y no sean éticos a la hora de realizar una investigación... Sin embargo, los humanos son los mejores reflejos de las propias reacciones. 

Una interesante reflexión, basada en hechos reales y que nos lleva hasta la mismísima posibilidad de hacer posible una dictadura con mentes débiles... ¿Sería posible esto en España? A lo que yo digo... ¿Y por qué no? Somos mucho más débiles de lo que imaginamos... ¿Será quizá ese el motivo por el que cadenas de alta reputación no reponen filmes como éste y se decantan por los de armas? A lo mejor deberíamos pensarlo... 

Una cinta sorprendente y directa... Llena de interpretaciones adolescentes que podrían ser mejorables, pero con un Jürgen Vogel increíble, más totalitario que nunca. 

¡Apuntadla en vuestra lista!

viernes, 10 de mayo de 2013

El Arrecife

Hace un par de días me decanté por El Arrecife, una cinta basada en una historia real de vacaciones, turistas y tiburones de la que no esperaba mucho... Las últimas semanas no han sido muy exitosas en cuanto a películas vistas, por lo que ésta no apuntaba a ser menos. Sin embargo, esta película me ha sorprendido: sin ser terrorífica ni insoportable, es lo suficientemente manipuladora como para mantenerte en tensión durante todo el filme... Sin exageraciones, siguiendo una dinámica correcta y creíble, un pulso narrativo muy muy decente a pesar de los pocos recursos con los que se ha rodado. 

El argumento es sencillo: un grupo de amigos se encuentra navegando por la gran barrera de coral "Great Barrier Reef", el arrecife de corales más grande de todo el mundo en Australia, pero su embarcación vuelca y deciden nadar hasta la costa todos juntos... Todo ello hasta que un enorme tiburón blanco les empieza a perseguir, con las consecuencias que ello conlleva. ¿Quién será el primero en sufrir un ataque? ¿Quién será capaz de llegar a tierra firme?


Si realmente es una historia real o no, lo desconozco, pues nunca llegó a mis oídos... Sin embargo, no entiendo como la crítica se ha cebado tanto con la película: el género está tan bien desarrollado como el guión... Sin altibajos, transmitiendo al telespectador esa sensación de incertidumbre e inquietud que provoca la escasa visibilidad y vulnerabilidad del más profundo océano. Un gran aporte cinematográfico a pesar de, como ya he dicho, tan escasa inversión... Pocos son los tiburones que vemos, y también poca la sangre...  Pero lo poco que vemos es de calidad... Es real. Tan real como la elevada tensión sufrida hasta el final. 

Recomendadísima... No cae en tópicos del 'estilo Tiburón', y sabe contar la historia como se debe hacer. Además, los actores reflejan miedo de verdad... No les conocemos, seguramente no les hayamos visto antes en otros papeles, pero expresan estar en una situación límite... Y lo expresan con creces, con dolor y con sufrimiento. 

Muy intensa y no apta para cardíacos... Para el resto, ¡ale, a disfrutarla!