martes, 30 de abril de 2013

El Cuerpo

Una cinta que estaba deseando tener entre mis manos... Toda una suerte para mí, por cierto: El Cuerpo, un thriller español con actores de primera, se comporta, para mí, como el mejor subidón de adrenalina de los últimos tiempos... Y, desde luego, la nueva de Evil Dead no me lo ha dado, a pesar de tanto despilfarro de vísceras. Un interrogatorio en toda regla, y una incógnita por despejar, susceptible de engaños y triquiñuelas que dejan al telespectador con cara de haba de un tamaño monumental la cual, tras ver la cinta al completo, hay que recoger del suelo.

Un argumento tenso, que comienza cuando un guardia de seguridad de la morgue huye y es atropellado. En el depósito de cadáveres, la policía descubre que la puerta de una de las neveras está abierta y el cadáver de una mujer ha desaparecido. El inspector de policía encargado de la investigación cuenta con la colaboración del marido de la difunta, aunque no descarta la posibilidad de que esté relacionado con el asunto... Estará relacionado, y mucho. 


Esto es cine comercial, además de producto nacional... Y, desde luego, no podemos pedir más: se ahorran el sexo duro y las vísceras utilizadas sin ton ni son para sustituirlo por un halo de misterio perfectamente recreado, ambientado en una morgue donde, en apenas una noche, tienen lugar todos y cada uno de los momentos estelares de la cinta. Actores de primera, de la mano de Belén Rueda, Hugo Silva y José Coronado, cada uno en su papel, sin sobreescribir el de otro, sin saltarse su guión (aunque nos cueste ver a Hugo Silva en el papel de un formal profesor universitario). Es una película que sabe llevar al telespectador hacia las más variopintas hipótesis, reconduciendo el camino una y otra vez hacia el equívoco, para volver a elaborar un posible final a tal retorcida trama. 

Sus giros de guión son verdaderamente eficaces, y el ritmo no decae en ningún momento. A pesar de esperar una producción mucho más débil, nos demuestra que el cine español necesita películas de este tipo, con actores grandes que limpien nuestra imagen a nivel internacional. Altamente recomendada para los exigentes, que siguen la línea de suspense de El Orfanato o Los Ojos de Julia, pero dando un paso más adelante y superándolas con creces. 

¿A qué estás esperando para verla?

miércoles, 24 de abril de 2013

Evil Dead (Posesión Infernal 2013)

Tan esperado momento ha llegado... ¡Por fin! Y qué ganas tenía después de que los diversos tráiler nos refregaran por los morros el terror y el gore en estado puro: los fans de Sam Raimi tenemos la oportunidad de disfrutar del remake de Evil Dead, aquella película ochentera que nos llegó bajo el título de Posesión Infernal, llena de caspa pero con encanto... Una obra de culto para los amantes del género: un verdadero espectáculo de sangre a porrillo, vísceras y estomacalmente incompatible. ¡Justo lo que esperábamos todos! Pero todo quedó en una espera, al menos para mí... Muchas de mis expectativas se fueron por el desagüe, y no fruto del TScreener... Mí crítica va un poco más allá. 

El argumento, frente al inicial, y a pesar de contar con un guión del propio Sam Raimi, deriva en algo un poco más actual: cinco amigos se alojan en una cabaña de Tenessee para así poder ayudar a una de los jóvenes, que se encuentra en rehabilitación por drogas. Estar sin sus drogas convierte a la chica en una persona agresiva, lo que llevará a sus amigos a no darse cuenta de que en realidad esta poseída por demonios que fueron desatados al leer, uno de los compañeros, el Necromicon, el cual ha encontrado en el sótano junto a una barbaridad de animales muertos. 


A pesar de contar con una multitud de escenas potentes, aterrorizantes y epilépticas (Justo lo que se lleva en el Siglo XIX), ¿no habéis echado de menos algo? No sé, pese haber retratado con esmero y sinonimia multitud de diálogos, ahora mejorados por el paso del tiempo, he echado de menos un poco más de sangre... Y no me refiero a la de cabezas decapitadas, brazos seccionados y cortes varios (de eso ya tenemos bastante)... Me refiero a sangre en las venas de los actores. Si tanta sangre tienen para derramar... ¡Considero necesario ser un poco menos rancio! Que hasta los primeros personajes, pantalones de campana y faldas largas incluidos, tenían más gracia. 

El final, tan inesperado como absurdo, le da a la cinta un toque de 'drama romántico' no demasiado acertado... De hecho, me hizo recordar a la tierna Frankenwinie. Sinceramente, y a pesar de mi enhorabuena (dicen que segundas partes nunca fueron buenas y esta podría salvarse), me decanto por la versión original sin lugar a dudas... No puedo negar que la atmósfera es, simplemente genial, con unos efectos muy propios, acertados con respecto a lo que el público pedía... Contundentes, mostrando una sucesión de posesiones y desmembramientos puros, sin recurrir a fantasmas volátiles. Un cóctel explosivo falto de un guión mucho más trabajado, acorde con esa atmósfera tan tensa, capaz de resaltar la salpicadura de la sangre. 

Un producto para fans... ¿Te apetece pasar un rato entretenido? Pues esta es tu peli.

El Rito

Nada... Hará cosa de dos semanas que vi El Rito y... ¡Chico! Como que me convenció bastante... Eso de ver a Anthony Hopkins fuera de su ya más que encasillado papel de Hannibal Leckter me gustó, sobre todo por ese puntito que le daba a esta especie de 'sacerdote alejado de las fuerzas divinas'... Todo un placer contar con él en el elenco. Además, y pudiendo ser que la película peque de aburrir al espectador (qué buen uso le acabo de dar yo al verbo 'pecar'), está bien recreada... Quiero decir: tiene atmósfera, inquieta, y no trata los exorcismos desde el punto de vista al que estamos acostumbrados, con cabezas retorcidas mezcladas con enormes tarros de 'blandiblu.' 

La película da comienzo presentándonos a Michael Kovak (Colin O'Donoghue), un joven norteamericano que prefiere convertirse en un decepcionado seminarista antes que dedicarse a la taxidermia, al igual que su padre. Debido a su creciente ateísmo, decide asistir a un curso de exorcismos en el Vaticano, lo que hará que su fe se tambalee todavía más y tenga que enfrentarse a terribles fuerzas demoníacas. En Roma conocerá al Padre Lucas (Anthony Hopkins), un sacerdote poco ortodoxo que le enseñará el lado oscuro de la Fe... 


Pese a que el argumento esté un poco gastado y que O'Donoghue no de la talla en lo que a expresividad se refiere, el papel de Hopkins le da categoría y te obliga a mantenerte delante del televisor, a la espera de las 'reacciones demoníacas de los personajes', que si bien es cierto están bien logradas, no logran despertar en nuestro protagonista el miedo y el terror que deberían. Aún así, la película es intensa, manteniendo, con sus escenas, una relación 'especial' con el telespectador, tratando el escepticismo de primera mano y sin contemplaciones: la balanza entre fe y razón se tambalea, para la sorpresa de los que la vemos... ¡Por fin!

De todos modos, destacar que Anthony Hopkins parece seguir poseído por el espíritu de El Silencio de los Corderos... ¡Que le queda bien, cuidado! Es como recordar su papel de 'rebana-sesos' de hace unos años, pero vestido en una sotana... ¡Paradojas! 

La lucha entre el bien y el mal vuelve a tomar vuestras pantallas, y espero que no la comparéis con El Exorcista, porque esa es la madre de todas las películas de exorcismos y nada tienen que ver... No pasaréis ascos, ni miedos ni nada por el estilo. No le busquéis explicaciones porque no es más de lo que hay... 

¡Ale, a verla!

lunes, 8 de abril de 2013

Evil Dead (Posesión Infernal)

Ante el reciente estreno de un remake bajo el mismo título y un guión en el que ha contribuido el mismísimo Sam Raimi, no podía dejar de hablar de esta verdadera obra de culto en su primera versión, que tocó suelo al inicio de la mejor generación (1981) y que, a día de hoy, todavía es recordada por los amantes del género como una de las mejores películas de terror de la historia cinematográfica: Evil Dead (Posesión Infernal). Una cinta redonda, con una inversión escasísima pero un argumento que consigue mantenerte pegado a la tele en todo momento con algún que otro susto digno de ser destacado. 

El argumento inserta alguna modificación sustancial al de 1981, intuimos que para 'actualizar' algunos contenidos a la coyuntura actual. Sin embargo, la enjundia sigue más o menos la misma: cinco chicos van a pasar el fin de semana a una cabaña perdida en un espeso bosque en las montañas de Tennessee. Una vez instalados, y cuando se encuentran cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar, encontrando allí un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y un libro antiquísimo. Tras fisgonear el libro y reproducir la cinta, ya nada volverá a ser como antes... 


Posesión Infernal continúa en la línea del terror ochentero: posesiones demoníacas, apariciones, entes y, por qué no, algún que otro cubo de sangre falsa dispuesto a salpicar a la cámara. Toda escena resultona ha sido rescatada y cuidadosamente adaptada, llevando el gore a su máximo extremo en el reciente remake. Sin embargo, no es la cinta de 2013 la que nos ocupa: la primera Evil Dead nos regalaba una ambiente terrorífico y un guión estrictamente revisado, lo que la han convertido en una de esas películas que no me voy a cansar de recomendar. 


A pesar de que el argumento esté deshilachado y sea bastante simplón, tiene un encanto muy peculiar gracias a esa habilidad directiva de jugar con los tempos, haciendo que cientos de cosas importantes sucedan en una pequeña escena de 20 segundos: descuartizamientos, bofetones y risas macabras están a la orden del día en una película que no os dejará indiferente. De hecho, os dejará con ganas de más y estaréis deseando ver cómo han cambiado las cosas en el remake... Por lo visto, y según el tráiler, incluye algo más de sangre remezclado con un poco de sadismo... ¿Estáis preparados para que los diablos os dejen dormir?

martes, 2 de abril de 2013

Los Ojos del Mal

Cuando escogí entre mis películas disponibles Los Ojos del Mal, esperaba un verdadero bodrio... De hecho, cualquier cosa podría parecerme un bodrio teniendo en cuenta la iba a ver justo después la genial escenografía de Atrapados en Chernóbil (que no digo el argumento). Sin embargo, la cinta me sorprendió bastante... A ver, no quiero que penséis que es la nueva Ben Hur y que es digna del triple de Óscars que ésta última; sin embargo, y a pesar de lo extraño de su desarrollo, cuenta con algunos momentos 'estelares' que te dejan buen sabor de boca, sobre todo cuando una busca una peli de terror del tipo 'huevo Kinder', quiero decir, con sorpresa (predecible) al final. 

Aunque la película da comienzo con una escena en la que un policía pierde su brazo en su lucha por matar a un asesino en serie que colecciona los ojos de su víctimas, enseguida continúa con un grupo de jóvenes de un correcional que son enviados a un hotel para trabajar en su restauración durante el fin de semana. Irán a pasarlo lo mejor posible, pero lo que no sospechan es que allí vive un asesino en serie que hará de su estancia un infierno... El mismo asesino que en su día dejó manco al policía que será una parte importante del argumento. 


Como ya he dicho, el argumento es un tanto... Complicado: varios saltos temporales e interpretaciones juveniles que rozan el patetismo y dejan bastante que desear. Es una película cargada de tópicos, hija de un género muy gastado y que a más de uno le dan ganas de 'arrancarse los ojos' para no seguir viéndola... ¡La crítica es bastante negativa! ¿Qué más podemos esperar de la productora de 'Pressing Catch' y que coloca a Kane como el malo malísimo? Sin embargo, los escenarios son quizá los más acertados, no como la mayoría de las chapuzas que se crean para una peli cualquiera. Todo ello sumado a que el asesino es uno de los tíos que hacen lucha libre, enorme y forzudo, pues le da un toque 'diferente y realista.' 

Los efectos especiales son bastante creíbles, y la ambientación lúgubre, con la iluminación en su justa medida, hacen que el malo en cuestión, con sus tropecientos kilos de músculo, dé aún más miedo. De todos modos, el guión absurdo hace que pierda bastante interés, por desgracia. Aún así, recomiendo verla sentado delante de la tele, sin distracciones y con un buen bol de palomitas... A pesar de ser un refrito de muchas de las ya conocidísimas Psicosis o La Matanza de Texas, con un bastante de sangre y una pizca de originalidad, no quiero 'chafaros' el final. 

¡Ale, a disfrutar!