miércoles, 30 de enero de 2013

Lolita

Hay películas que constituyen un mito... Un mito esencial en la filmoteca de cualquier cinéfilo, aficionado o experto. Ben Hur, alguno de los remakes de Titanic, La Guerra de las Galaxias, El Señor de los Anillos... Y, cómo no, Lolita, en este caso, el remake de 1997, mucho más seductor que la primera película que vio la luz en los '60. El erotismo, incluso el morbo que ha suscitado siempre cualquier relación 'maduro-jovencita', seguido de la cantidad de tópicos que de ahí pueden derivar han convertido esta película en necesaria, ubicándola en el límite del bien y del mal, con unos actores sublimes, cada uno dentro de su tan logrado papel. 

El argumento es fiel al de la novela original de Vladimir Nabokov (1995): Humbert es un europeo culto, brillante y atractivo que se instala en una ciudad de Nueva Inglaterra como profesor. Una vez allí, se hospeda en casa de Charlotte, una voluptuosa viuda, que ve en Humbert la encarnación de sus fantasías provincianas. Pero Humbert oculta una herida envenenada: el recuerdo de un frustrado amor de adolescencia. Por eso, Lolita, la hija de Charlotte, se le aparece a Humbert como la materialización de sus sueños más eróticos y obsesivos. 


Los papeles son llevados al extremo de una manera increíblemente delicada... Dominique Swain se muestra espectacular en la figura de adolescente seductora, precoz en el sexo e increíble amante. Jeremy Irons demuestra su obsesión y sus celos por una pasión prohibida, mientras lo disfraza en un matrimonio fallido desde el día en el que se celebró. Melanie Griffith aparece verdaderamente poco, apenas un aura que viene y va... Se echa de menos su presencia, teniendo en cuenta la calidad de esta actriz. Sin embargo, en los apenas 30 minutos que aparece, representa increíblemente a ese tipo de viudas que ya no saben qué hacer para que un hombre bien avenido se fije en ellas... Perfecta, como siempre. 


La cinta deja a entrever una gran reflexión en cuanto a ciertas acciones (erotismo, diferencias de edad, pedofilia, pornografía, etc.) ya que, debido a los criterios conservadores de la sociedad, no son bien vistos, al menos en la época en la que se desarrollan los hechos. Yo os la recomiendo... Hay a quien le puede parecer aburrida. A mí me parece reflexiva, social, y tengo pendiente intentar localizar la primera versión, obra y gracia del maestro Kubrick. 

domingo, 27 de enero de 2013

Lo Imposible

Hoy regreso con la peli de la que todo el mundo habla... Una cinta que ha hecho llorar a millones de personas en el cine, haciéndolas partícipes del sufrimiento de aquella familia española que sobrevivió a la tragedia de 2004: el tsunami que asoló Tailandia dejando decenas y decenas de muertos. Lo Imposible se centra en un argumento que describe un desastre natural alcanzando un nivel emocional asombroso, tan realista como lo vivido por sus verdaderos protagonistas. 

Todo comienza en Diciembre del año 2004: María (Naomi Watts), Henry (Ewan McGregor) y sus tres hijos pequeños vuelan desde Japón a Tailandia para pasar sus vacaciones de Navidad descansando en la playa. Una mañana, mientras se encuentran todos en la piscina del complejo a orillas del mar, un tremendo tsunami destroza el hotel al mismo tiempo que gran parte de la costa del sudeste asiático. Las vidas de millones de personas cambiaron para siempre. 


La película se centra en la supervivencia de esta familia de una manera emotiva, y debemos reconocer que no habrá sido un trabajo fácil para Bayona: la mezcla de sentimientos y efectos especiales ha sido complicada... A la vez que asombrosa, pues describe la catástrofe desde dentro, expresando sentimientos, dolor... Acompañados de una realización técnica exquisita. Todo ello la ha convertido en un producto comercial... Sin embargo, merecido; con actores de renombre y con una Naomi Watts que se sumerge en una experiencia brutal e intensa, increíblemente real, donde uno puede compartir su dolor y sus sentimientos. A Ewan McGregor se le ve muy poco, por desgracia... En este caso, el protagonismo se lo lleva Naomi, con un papel centrado en lo que podría definirse como 'madre coraje', como sucedía en la exitosa saga 'The Ring.' 


La califican como milimétrica, y no es para menos: se ocupa del más mínimo detalle, convirtiéndose en la película española más taquillera de la historia. No puedo hacer si no que recomendarla... ¿Lo ideal? En la pantalla grande... De ese modo no se pierde ni el más mínimo de los detalles: ni una lágrima, ni una gota de agua, ni un ápice de viento. 

Extraordinariamente real: fruto de una historia vivida y del gusto por el trabajo bien hecho de su director. 

viernes, 18 de enero de 2013

El Curioso Caso de Benjamin Button

Hoy os traigo una película estéticamente asombrosa... Exuberante, romántica y tremendamente literaria. La técnica más cuidada ve realizada su máxima expresión con El Curioso Caso de Benjamin Button, una cinta lírica, espléndida... Larga pero no empalagosa, un verdadero logro magistral, una obra de arte en lo que a cine se refiere. Resulta tan natural como conmovedora, que perfectamente alimenta el alma de cualquier ser humano con un tanto de sensibilidad. 

Tenemos la historia de Benjamin, un hombre (Brad Pitt) de buena familia abandonado al nacer, que nace con ochenta años y va rejuveneciendo a medida que pasa el tiempo, es decir, en lugar de cumplir años los descumple. Ésta es la historia de un hombre extraordinario, de la gentes que va conociendo, de sus amores, pero sobre todo de su relación con Daisy (Cate Blanchett), su verdadero amor desde que ambos tienen la misma edad mental aunque no corporal. 


Como ya he dicho, la estética es abrumadora, y el argumento en general, fascinante. Es ver nacer, crecer y morir a una persona de lo más peculiar... Cautiva desde el inicio y, aunque sus casi dos horas y media de metraje puedan parecer mucho en un principio, no lo son en absoluto: se desarrolla con agilidad, de una forma que consigue enganchar al personal a la pantalla del televisor. 

Uno se siente dominado por el perfeccionismo, por el buen saber de sus actores y por esa sensación que uno tiene de que, además de grandes, interpretan su papel de la manera más ejemplar. Además, esa forma de transformar en cotidiano una historia de lo más antinatural la convierte en grande, en colosal. 

Lo mejor quizá sea esa naturalidad... Y por ello os la recomiendo. Pasaréis un rato de lo más agradable viendo una historia en la que todo tiene cabida: la familia, el amor, las relaciones, la amistad... Todos los sentimientos concentrados en 167 minutos y que hacen suspirar al personal de la manera más adolescente.

Silencio de Hielo

Cualquier alabanza referente a esta película se quedaría corta... Silencio de Hielo es una de esas cintas sociales con una narración poderosa que invitan a la reflexión continuada sobre situaciones increíblemente actuales. Habla de la amistad, de parafilias, del valor de una familia, de la ineptitud de la justicia y del paso del tiempo, en sus dos horas de duración y basándose en una novela que lleva por título el mismo nombre. 

Todo comienza en un caluroso día de verano, cuando se encuentra una bicicleta abandonada en un campo de trigo: la escena recuerda exactamente la de un crimen cometido hace 23 años y que no se pudo resolver. Esta vez es Sinikka, una niña de 13 años, la que ha desaparecido. Mientras el investigador del caso sin resolver y un joven colega empiezan a hacer pesquisas, para los padres de Sinikka empieza un período de agonía e incertidumbre... Por otro lado, están los agresores, con sus peculiares circunstancias de vida. 

Una cinta no apta para almas sensibles... Un poco lenta en ocasiones, pero con una increíble moraleja: como un pedófilo es capaz de vivir dentro de una 'normalidad' y otro intenta rehacer su vida con su feliz familia , tratando de ocultar el monstruo que lleva dentro. A todo ello se suman los sufrimientos de los familiares por la falta de información... Es dura, mostrando las diversas caras de una tragedia y cómo van siendo vividas, todo ello fuera del escaparate comercial al que estamos acostumbrados con tanto actor de renombre. 


Los saltos temporales son muy llamativos, tanto como la moralidad que se respira tras cada fotograma. Es interesante y está bien interpretada, a pesar de que los actores sean, cosa que recalco, tan poco conocidos. Puede parecer fría, tanto como el ambiente alemán en general, pero se clavará como una espinita... Espinita que nos ayudará a introducirnos más en este peculiar mundo de los delitos sexuales y sus agresores. 

Totalmente recomendada para aquellos a los que les apetezca reflexionar sobre temas de rabiosa actualidad, con una dureza y una frialdad inimaginables.

viernes, 4 de enero de 2013

Stardust

Stardust es una película para sentarse y disfrutar... La fantasía hace el resto en un contexto de humor genuinamente inglés, acompañado sin duda por su brillo... Y ya no por el brillo de la estrella Claire Danes, sino por el del resto de caras conocidas (Michelle Pfeiffer o Robert De Niro) que conforman un elenco exquisito en un paraje ensoñador, rodeado de magia, de color y de luz. Una muy dulce recomendación en una época tan entrañable como es la Navidad, que es capaz de unir de nuevo todo aquello que parecía destrozado. Familias enteras se reencuentran en estas fechas de amor y felicidad... ¿Cómo no va a sacarnos una película así alguna sonrisita de vez en cuando? 

La película comienza contextualizándonos en un pequeño pueblo inglés que limita con un territorio mágico e inaccesible, y donde el joven Tristán (Charlie Cox) emprende la búsqueda de una estrella caída del cielo para conquistar el corazón de Victoria (Sienna Miller). Su viaje, una auténtica odisea, lo lleva a un misterioso país, donde encuentra la estrella, que se ha convertido en la preciosa Yvaine (Claire Danes). Pero también buscan la estrella otras personas: los cuatro hijos del Rey (Peter O’Toole) y los fantasmas de sus tres hermanos muertos, que la necesitan para ocupar el trono; y, además, Lamia (Michelle Pfeiffer), una malvada bruja que la desea para recuperar la juventud. Tristán tendrá, pues, que luchar contra todos ellos. Sin embargo, cuando conoce a un pirata llamado capitán Shakespeare (Robert De Niro) y al siniestro comerciante Ferdy the Fence (Ricky Gervais), descubrirá, al fin, cuál es el auténtico significado de su viaje. 


Tras esta gran parrafada, lo único que me queda claro es el amor, que flota en el aire desde el minuto uno de la película. El mundo de fantasía al que nos traslada es realmente especial... Aunque en cierto modo la historia no encaje correctamente (uno puede perderse entre tanto personaje fantástico), los grandes actores nos trasladan a ese especial mundo... Nos devuelven, en cierto modo, a nuestra infancia, a esa época dorada de películas de Disney que tenían un poco de todo: comedia, amor, drama, acción... ¡Todo un deleite para los más peques y los mayores! 

Una fantasía exquisita y unos personajes muy bien llevados, que acompañan y entonan unos efectos especiales muy llamativos y una fotografía de lo más detallada. Esperaba cualquier cosa excepto ésto... De modo que no puedo hacer sino invitaros a dejaros llevar por este 'polvo de estrella' tan especial...