jueves, 3 de octubre de 2013

Afterparty

¡Qué ganas le tenía yo a esta película! Pero ganas... Tantas y tantas escenas potentes de lo que aparentaba ser un slasher a la española que empezaba a estar un poco harta de que Telecinco sólo se dedicase a chafarme las 'mejores' escenas. Por eso, con una buena cena y toda la noche por delante, me senté delante del televisor a disfrutar de Afterparty, de la sangre, de los gritos y de todas esas cosas que prometía esta especie de película protagonizada por un actor de series juveniles, el cual mueve masas y trae locas a las adolescentes... Antes, por supuesto, de convertirse en un nuevo Antonio Banderas (ahí ya se han pasado tres pueblos). 

Bueno, ese es el caso de Martín (Luis Fernández), protagonista de 'Campamento Sangriento, exitosa serie de TV, y uno de los grandes ídolos adolescentes del momento. Una mañana, despierta encerrado en una casa enorme tras una fiesta salvaje junto a tres chicas a las que conoció la noche anterior. A través de un móvil desde el que no pueden llamar, comienzan a recibir vídeos que muestran las muertes de más jóvenes encerrads en la casa, ejecutadas por un misterioso personaje vestido como el asesino que aparece en la serie que él mismo protagoniza. 


La idea no es mala; de hecho, nos hallamos ante un thriller de terror en un escenario cerrado, determinado y que crea una atmósfera asfixiante... Un ambiente en el que el fenómeno fan es llevado a su extremo más retorcido. Nos recuerda inevitablemente a la saga de Scream, pero a la española, habiendo de todo el triple... ¡Que para eso somos españoles y exagerados! Más guaperas, más sexo, más locas, más carnaza, más sangre, más cosas ridículas... Más de todo, mostrándonos una imagen de mujer despiadada, capaz de hacer cualquier cosa por conseguir fama, ya sea tirarse al tren o al maquinista. Muy misógino, por cierto... Espero que no todas las mujeres sean capaces de eso, aunque viendo los programas sensacionalistas, mejor no me meto en esos barrizales. 

Pienso que, si el director quiso hacer hincapié sobre el machismo de los guaperas de las series de televisión, no eligió el argumento más adecuado: mujeres desesperadas, que se lanzan sobre un descerebrado, dispuestas a acostarse con él la una detrás de la otra, por un minuto de gloria en una de sus series o, quién sabe, si en un polígrafo de esos que están tan de moda... ¡Yo me pregunto cómo narices rendía tanto este chaval! Parece una oda a las drogas y al alcohol... Este tipo de películas no le hacen mucho bien a la Campaña Nacional Antidroga. 

Reconozco que, a pesar de todo, me gustó bastante... Me pareció entretenida, y como duraba apenas 75 minutos, pues mucho mejor... Y, por desgracia, creo que me gustó porque reflejaba bastante nuestra sociedad actual: la gente está dispuesta a cualquier cosa para alcanzar la cima sin preocuparse, por ejemplo, de formarse. Parece una gilipollez pero, a pesar de ser una exageración como película, critica muchas cosas de la sociedad actual... Deberíais verla, lo dejo ahí.

4 comentarios:

  1. Otra que también he visto, jejeje. Una peli muy made in spain pero que me resultó entretenida. No me esperaba el giro de los acontecimientos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Siempre acabas viendo las pelis antes que yo! Jejeje. Yo me reitero en lo dicho: me gustó, y no entiendo por qué la crítica se ha cebado tanto con ella... ¡Si es un reflejo de la sociedad actual! Sólo hay que ver los programas rosas, :)

    ¡Un saludillo!

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí no me llamaba nada, pero le echaré un vistazo

    ResponderEliminar
  4. Es un slasher de los de siempre... Con su sangre, sus jóvenes, su falta de inteligencia... Pero bastante entretenida. A mí me gustó... Me esperaba menos, la verdad.

    ResponderEliminar