martes, 23 de julio de 2013

The Bay

The Bay es una película bastante mala... 'Qué buen empezar', diréis... Sin embargo, no es apta para aquellos que sufran dermatitis o picores varios, ¿por qué? Para eso debéis verla, campeones... Este thriller de terror ecológico que implica una especie de recopilación de una serie de llamadas a los números de emergencia, grabaciones de cámaras de móvil, de cámaras de mano, webcams, etc. pone su centro 'operativo' en el brote viral de Maryland, desastre ecológico que trajo consigo caos y miseria. 

La película se centra en el testimonio de una periodista cuyo destino era retransmitir en directo la festividad del 4 de Julio en la isla de Maryland cuando comienzan a suceder extraños sucesos: los asistentes y resto de habitantes a la isla comienzan a deteriorarse a una velocidad de vértigo y a morir en condiciones deplorables, todo ello por algo relacionado con el agua que están ingiriendo o, simplemente, tocando. A este género de 'falso documental' se le van acoplando los testimonios personales de los afectados, dándole tensión a la cinta y comprobando como nadie hace nada por salvarles el pellejo. 


De los creadores de Paranormal Activity e Insidious nos llega este perturbador y truculento argumento que oscila entre el thriller y el terror de una forma desgarradora, con una increíble precisión y con la única finalidad de adentrarse en la mente del telespectador para generarle esa sensación de desasosiego y, por ende, introducirle en la dinámica, haciéndole partícipe de tan aberrantes actos sobre las personas el día de una fiesta nacional. Lo que parecía ocio y diversión se convierte, en cuestión de horas, en un cúmulo de sucesos terroríficos. 


El 'falso documental' en base a 'cintas encontradas' evoluciona a la sociedad de la información y a la Web 2.0, introduciendo nuevos elementos y componiendo, de este modo, una historia que merece muchísimo la pena gracias a esas dosis de gore que van y vienen hasta que se quedan para guiarnos hasta el final. Aprenderéis mucho de isópodos, gusanos y picores... Más de lo que esperáis. 

Eso sí... Os lo digo: ¡luego no se vale dejar de beber agua!

No hay comentarios:

Publicar un comentario