miércoles, 22 de mayo de 2013

La Semilla del Mal

Hoy vuelvo a decantarme por las cintas 'paranormales'... En este caso, La Semilla del Mal, una de esas que es capaz de reunir en menos de 90 minutos tantas cintas de terror que casi soy incapaz de enumerarlas todas: giros de cabeza tipo 'exorcista', niños malos salidos de una 'maldición', estancias a lo 'Silent Hill' y planos fijos propios del terror japonés que la convierten en una cinta desequilibrada pero de la que se disfruta con tanto guiño sobrenatural. Casi casi podría haberse convertido en interesante, pero con fallos del tipo de 'no presentar la situación' y 'dejar adivinar al telespectador' no puedo ofrecerla como un buen producto. 

En esta película un tanto extraña se describe la historia de una joven de 19 años (Odette Yustman), que sufre los ataques de un dybbuk, un alma en pena de una persona muerta que ha sido expulsada del Cielo y que, en este caso, tendrá la forma de un joven que falleció en el campo de concentración de Auschwitz. Junto a su novio (Cam Gigandet) y un especialista en temas paranormales (Gary Oldman), se unirá para acabar con la maldición que tan malos momentos trae a la joven.


Lo peor de todo, quizá, se ciñe a que la película tiende a subrayar las obviedades: es decir, remarca una y otra vez cosas que son evidentes para cualquiera que, además de estar viendo la peli, le gusta el género, mientras pasa por alto aspectos importantes de la vida de la protagonista y que, a medida que avanza el argumento, va soltando a trompicones, entre ojos blancos y caras feas. Después, aparecen y desaparecen personajes como por arte de magia, gente que no se sabe muy bien por qué esta ahí, que vive en palacios que no se sabe si es su casa o un residencial y, después, se esfuma. 

Hay que reconocer que la fotografía y la escenografía son buenas... Al igual que algunos efectos especiales y ciertos sustos en particular. También destacar que más de uno la verá por la 'calidad física' de los protagonistas, donde las escenas faltas de ropa le pondrán sal al asunto. Por lo demás... Quizá hace diez años hubiese sido un peliculón... Pero, hoy en día, está demasiado visto: son muchas las películas de demonios y exorcismos que ya tenemos en la estantería de abajo del Videoclub.

4 comentarios:

  1. Yo la vi en el cine en su momento y sólo recuerdo planos del culo de la protagonista en bragas, un exorcismo y un perro mutante o algo así...

    ResponderEliminar
  2. ¡Todo el mundo recuerda el color de las bragas de la protagonista! Curioso... xD

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que dice mucho que todos recordemos eso. Y eso que la historia podría haber dado más de sí

    ResponderEliminar
  4. Bastante más... Aunque hay que reconocer que hasta las bragas de la actriz salen en la carátula... ¡Qué horror, más que el perro mutante!

    ResponderEliminar