viernes, 31 de mayo de 2013

El Hombre de las Sombras

El Hombre de las Sombras es una de esas insólitas y ambiciosas películas que consiguen su propósito... Un thriller psicológico que mantiene toda tu atención frente a la pantalla, haciendo y deshaciendo hipótesis y recordándote lo acertado que ha sido escoger esta película entre las 40.000 que tenías disponibles para esa noche. Su enjundia, verdaderamente complicada, da lugar a numerosos intentos de averiguación en esta trama tan habilidosa que, a pesar de su duración (casi dos horas), hacen que el tiempo pase volando. 

Desde el principio y en consonancia con otras historias, se nos presenta a Julia, una joven enfermera que vive en un decadente pueblo de los Estados Unidos en el que, inexplicablemente, han desaparecido varios niños en muy poco tiempo. Los más supersticiosos atribuyen las desapariciones al Hombre Alto: un oscuro personaje que, según la tradición, se lleva a los niños. Cuando desaparece también el hijo de Julia, ella luchará no sólo por recuperarlo, sino también por averiguar quién es el Hombre Alto y qué les ocurre a los niños raptados. 


Trepidante película que hará disfrutar a todos los mortales, con geniales giros de guión y trucos de lo más audaz que serán más que disfrute para el telespectador. Será una decepción para aquellos que esperan encontrar terror entre sus fotogramas, pero un verdadero gustazo para el resto de cinéfilos que la agarraron con recelo de su estantería. Las interpretaciones y la ambientación rozan lo sublime, regalando una crítica social que para nada se coloca entre líneas: de una manera totalmente directa, desprende un mensaje muy preocupante para la humanidad en general y que debería tenerse en cuenta. 

Una película llena de secretos, que utiliza los giros de guión para explicar lo inexplicable y llegar a un final sorprendente, creando un halo de misterio constante, tedioso para algunos, magistral para otros. No puedo hacer sino recomendarla, aunque estoy segura de que la habréis visto, como buenos amantes de lo selecto que sois... 

Ideal para una noche de sábado, para dejarse atrapar y, si puede ser, acompañado... ¡Hay mucho que discutir durante su desarrollo! Lo que menos te esperas... ¡Puede suceder!

No hay comentarios:

Publicar un comentario