lunes, 8 de abril de 2013

Evil Dead (Posesión Infernal)

Ante el reciente estreno de un remake bajo el mismo título y un guión en el que ha contribuido el mismísimo Sam Raimi, no podía dejar de hablar de esta verdadera obra de culto en su primera versión, que tocó suelo al inicio de la mejor generación (1981) y que, a día de hoy, todavía es recordada por los amantes del género como una de las mejores películas de terror de la historia cinematográfica: Evil Dead (Posesión Infernal). Una cinta redonda, con una inversión escasísima pero un argumento que consigue mantenerte pegado a la tele en todo momento con algún que otro susto digno de ser destacado. 

El argumento inserta alguna modificación sustancial al de 1981, intuimos que para 'actualizar' algunos contenidos a la coyuntura actual. Sin embargo, la enjundia sigue más o menos la misma: cinco chicos van a pasar el fin de semana a una cabaña perdida en un espeso bosque en las montañas de Tennessee. Una vez instalados, y cuando se encuentran cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar, encontrando allí un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y un libro antiquísimo. Tras fisgonear el libro y reproducir la cinta, ya nada volverá a ser como antes... 


Posesión Infernal continúa en la línea del terror ochentero: posesiones demoníacas, apariciones, entes y, por qué no, algún que otro cubo de sangre falsa dispuesto a salpicar a la cámara. Toda escena resultona ha sido rescatada y cuidadosamente adaptada, llevando el gore a su máximo extremo en el reciente remake. Sin embargo, no es la cinta de 2013 la que nos ocupa: la primera Evil Dead nos regalaba una ambiente terrorífico y un guión estrictamente revisado, lo que la han convertido en una de esas películas que no me voy a cansar de recomendar. 


A pesar de que el argumento esté deshilachado y sea bastante simplón, tiene un encanto muy peculiar gracias a esa habilidad directiva de jugar con los tempos, haciendo que cientos de cosas importantes sucedan en una pequeña escena de 20 segundos: descuartizamientos, bofetones y risas macabras están a la orden del día en una película que no os dejará indiferente. De hecho, os dejará con ganas de más y estaréis deseando ver cómo han cambiado las cosas en el remake... Por lo visto, y según el tráiler, incluye algo más de sangre remezclado con un poco de sadismo... ¿Estáis preparados para que los diablos os dejen dormir?

4 comentarios:

  1. El remake tiene una pinta encantadora... ¡Dí que no! :D

    ResponderEliminar
  2. Alucinante la página que tienes montada!!! mi enhorabuena :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Yei, Juanfran! Gracias por pasarte... :) Sabes que aquí tienes tu sitio si quieres disfrutar de alguna peli, moderna y no tan moderna, :)

    ¡Un saludete, compañero!

    ResponderEliminar