miércoles, 24 de abril de 2013

El Rito

Nada... Hará cosa de dos semanas que vi El Rito y... ¡Chico! Como que me convenció bastante... Eso de ver a Anthony Hopkins fuera de su ya más que encasillado papel de Hannibal Leckter me gustó, sobre todo por ese puntito que le daba a esta especie de 'sacerdote alejado de las fuerzas divinas'... Todo un placer contar con él en el elenco. Además, y pudiendo ser que la película peque de aburrir al espectador (qué buen uso le acabo de dar yo al verbo 'pecar'), está bien recreada... Quiero decir: tiene atmósfera, inquieta, y no trata los exorcismos desde el punto de vista al que estamos acostumbrados, con cabezas retorcidas mezcladas con enormes tarros de 'blandiblu.' 

La película da comienzo presentándonos a Michael Kovak (Colin O'Donoghue), un joven norteamericano que prefiere convertirse en un decepcionado seminarista antes que dedicarse a la taxidermia, al igual que su padre. Debido a su creciente ateísmo, decide asistir a un curso de exorcismos en el Vaticano, lo que hará que su fe se tambalee todavía más y tenga que enfrentarse a terribles fuerzas demoníacas. En Roma conocerá al Padre Lucas (Anthony Hopkins), un sacerdote poco ortodoxo que le enseñará el lado oscuro de la Fe... 


Pese a que el argumento esté un poco gastado y que O'Donoghue no de la talla en lo que a expresividad se refiere, el papel de Hopkins le da categoría y te obliga a mantenerte delante del televisor, a la espera de las 'reacciones demoníacas de los personajes', que si bien es cierto están bien logradas, no logran despertar en nuestro protagonista el miedo y el terror que deberían. Aún así, la película es intensa, manteniendo, con sus escenas, una relación 'especial' con el telespectador, tratando el escepticismo de primera mano y sin contemplaciones: la balanza entre fe y razón se tambalea, para la sorpresa de los que la vemos... ¡Por fin!

De todos modos, destacar que Anthony Hopkins parece seguir poseído por el espíritu de El Silencio de los Corderos... ¡Que le queda bien, cuidado! Es como recordar su papel de 'rebana-sesos' de hace unos años, pero vestido en una sotana... ¡Paradojas! 

La lucha entre el bien y el mal vuelve a tomar vuestras pantallas, y espero que no la comparéis con El Exorcista, porque esa es la madre de todas las películas de exorcismos y nada tienen que ver... No pasaréis ascos, ni miedos ni nada por el estilo. No le busquéis explicaciones porque no es más de lo que hay... 

¡Ale, a verla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario