viernes, 4 de enero de 2013

Stardust

Stardust es una película para sentarse y disfrutar... La fantasía hace el resto en un contexto de humor genuinamente inglés, acompañado sin duda por su brillo... Y ya no por el brillo de la estrella Claire Danes, sino por el del resto de caras conocidas (Michelle Pfeiffer o Robert De Niro) que conforman un elenco exquisito en un paraje ensoñador, rodeado de magia, de color y de luz. Una muy dulce recomendación en una época tan entrañable como es la Navidad, que es capaz de unir de nuevo todo aquello que parecía destrozado. Familias enteras se reencuentran en estas fechas de amor y felicidad... ¿Cómo no va a sacarnos una película así alguna sonrisita de vez en cuando? 

La película comienza contextualizándonos en un pequeño pueblo inglés que limita con un territorio mágico e inaccesible, y donde el joven Tristán (Charlie Cox) emprende la búsqueda de una estrella caída del cielo para conquistar el corazón de Victoria (Sienna Miller). Su viaje, una auténtica odisea, lo lleva a un misterioso país, donde encuentra la estrella, que se ha convertido en la preciosa Yvaine (Claire Danes). Pero también buscan la estrella otras personas: los cuatro hijos del Rey (Peter O’Toole) y los fantasmas de sus tres hermanos muertos, que la necesitan para ocupar el trono; y, además, Lamia (Michelle Pfeiffer), una malvada bruja que la desea para recuperar la juventud. Tristán tendrá, pues, que luchar contra todos ellos. Sin embargo, cuando conoce a un pirata llamado capitán Shakespeare (Robert De Niro) y al siniestro comerciante Ferdy the Fence (Ricky Gervais), descubrirá, al fin, cuál es el auténtico significado de su viaje. 


Tras esta gran parrafada, lo único que me queda claro es el amor, que flota en el aire desde el minuto uno de la película. El mundo de fantasía al que nos traslada es realmente especial... Aunque en cierto modo la historia no encaje correctamente (uno puede perderse entre tanto personaje fantástico), los grandes actores nos trasladan a ese especial mundo... Nos devuelven, en cierto modo, a nuestra infancia, a esa época dorada de películas de Disney que tenían un poco de todo: comedia, amor, drama, acción... ¡Todo un deleite para los más peques y los mayores! 

Una fantasía exquisita y unos personajes muy bien llevados, que acompañan y entonan unos efectos especiales muy llamativos y una fotografía de lo más detallada. Esperaba cualquier cosa excepto ésto... De modo que no puedo hacer sino invitaros a dejaros llevar por este 'polvo de estrella' tan especial...

No hay comentarios:

Publicar un comentario