viernes, 18 de enero de 2013

El Curioso Caso de Benjamin Button

Hoy os traigo una película estéticamente asombrosa... Exuberante, romántica y tremendamente literaria. La técnica más cuidada ve realizada su máxima expresión con El Curioso Caso de Benjamin Button, una cinta lírica, espléndida... Larga pero no empalagosa, un verdadero logro magistral, una obra de arte en lo que a cine se refiere. Resulta tan natural como conmovedora, que perfectamente alimenta el alma de cualquier ser humano con un tanto de sensibilidad. 

Tenemos la historia de Benjamin, un hombre (Brad Pitt) de buena familia abandonado al nacer, que nace con ochenta años y va rejuveneciendo a medida que pasa el tiempo, es decir, en lugar de cumplir años los descumple. Ésta es la historia de un hombre extraordinario, de la gentes que va conociendo, de sus amores, pero sobre todo de su relación con Daisy (Cate Blanchett), su verdadero amor desde que ambos tienen la misma edad mental aunque no corporal. 


Como ya he dicho, la estética es abrumadora, y el argumento en general, fascinante. Es ver nacer, crecer y morir a una persona de lo más peculiar... Cautiva desde el inicio y, aunque sus casi dos horas y media de metraje puedan parecer mucho en un principio, no lo son en absoluto: se desarrolla con agilidad, de una forma que consigue enganchar al personal a la pantalla del televisor. 

Uno se siente dominado por el perfeccionismo, por el buen saber de sus actores y por esa sensación que uno tiene de que, además de grandes, interpretan su papel de la manera más ejemplar. Además, esa forma de transformar en cotidiano una historia de lo más antinatural la convierte en grande, en colosal. 

Lo mejor quizá sea esa naturalidad... Y por ello os la recomiendo. Pasaréis un rato de lo más agradable viendo una historia en la que todo tiene cabida: la familia, el amor, las relaciones, la amistad... Todos los sentimientos concentrados en 167 minutos y que hacen suspirar al personal de la manera más adolescente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario