jueves, 19 de diciembre de 2013

Vulnerables

Estos días he estado bastante ocupada... Sin embargo, son bastantes las películas que tengo en el tintero para comentar... De eso que te la pones de fondo y acabas olvidando tu tarea para pegar tus ojos a la pantalla. ¿A quién no le ha sucedido? Hoy me he decantado por dedicarle unas líneas a Vulnerables, la película que escogí hace un par de noches sin mucho ánimo... Española más un argumento un tanto dramático, igual a sospecha de truño... Y, a pesar de que casi casi me obliga a pensar que había tenido muy mal ojo, finalmente me mantuvo pegada a la pantalla... Aunque no sucediese demasiado en ella, todo sea dicho. 

La película comienza presentándonos a Carla (Paula Echevarría), madre primeriza de una niña de parto prematuro... Debido a los problemas de salud de la pequeña, Carla se mudará a la vieja finca familiar manchega, pero allí, cámara Casio en mano, se verá obligada a enfrentarse a los fantasmas del pasado... 

No es una película que destaque por un amplio elenco de personajes... De hecho, se podría decir que son todos extras excepto los tres principales que llevan adelante toda la trama... Si es que podemos llamarlo "trama" en sí misma. Quiero dejar claro que no se trata de una superproducción, pero sí de una cinta que provoca curiosidad con el transcurso de los fotogramas: ver a Paula Echevarría en el papel de mujer sufrida, expresiva en materia de miedos, de recuerdos... Resulta muy pero que muy interesante, sobre todo porque no había tenido oportunidad de disfrutar de muchos de los trabajos de esta actriz que resurgió tras casarse con un triunfito, todo sea dicho. 


De todos modos, tampoco entiendo la gran cantidad de mala crítica que recibe... ¿Será posible que seamos todas unas envidiosas que no sepamos apreciar el esfuerzo de esta actriz sólo por el hecho de que ella duerme bien pegadita a los abdominales de nuestro ídolo de juventud? Pues puede ser... Porque, si no, no acabo de comprenderlo. Vale que no sea AVATAR ni Crepúsculo (ahí no tenemos envidia ¿eh? Anda que no llamamos 'cardo' pocas veces a la protagonista así, en petit comité...), pero tampoco es como para cebarse con ella: una cinta donde hay suspense, sospechas de trastornos mentales, insomnios y muy buenos parajes manchegos no debe ser pasada por alto. 

¡Ah! Y que sepáis que me encanta un pueblo donde sólo hay un tipo de queso, no se pregunta qué tipo de carne picada se quiere, no se cobra (porque se apunta en la lista) y, para colmo, venden los pijamas de bebé en talla estándar... ¡Yo quiero vivir ahí!

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Insidious Capítulo 2

Hacía tanto tiempo que no iba al cine... ¡Tanto! Que ya no recordaba que el asiento lo ponían ellos... Es que, ¡con estos precios no hay quien siquiera se arrime a las taquillas! Que tengamos que esperar esos tres días al mes que el cine cuesta 3€ para disfrutar de la cultura me demuestra que no hay derecho a lo que nos hacen. Bueno, a lo que iba... Tenía tantas pelis para elegir que, al final, me abrumé y opté por Insidious Capítulo 2, más que nada por conocer la continuidad del argumento que dejamos a medias hace un par de semanas. Y me reitero en lo que dije: estas películas dan miedo de verdad y te obligan a mirar bajo la cama antes de dormir, ¿alguien lo duda? 

La cinta comienza justo cuando acaba la otra, es decir, cuando Josh y Renai Lambert deciden mudarse con sus hijos a la casa de Lorraine, la madre de Josh, esperando olvidar el pasado y comenzar una nueva vida después de todos los episodios aterradores que han vivido. Pero pronto la familia empieza a experimentar extrañas visiones y fenómenos amenazantes que les obligarán a desentrañar el oscuro secreto que les ha dejado peligrosamente conectados con el mundo espiritual... Un secreto aterrador, sin duda. 


La secuela en sí no aporta grandes novedades; simplemente, se limita a ofrecer al público lo que pide: efectos sonoros, algún susto de vez en cuando y escenas que dejarán a más de uno blanquecino. A decir verdad, la crítica se ha cebado muy negativamente con ella... No sé si esperaban más o que, simplemente, la primera dejó el listón muy alto. Yo, sin embargo, me uno al grupo que demandará la tercera parte... Pues estas pelis, lo que tienen, es dejar el hilo abierto para futuras conjeturas. Muchas escenas son dignas del recuerdo, muy respetables para los amantes del género y de lo que parece ser una saga de éxito, de modo que no soy capaz de entender las opiniones negativas. 

De una manera muy brillante, la película genera intranquilidad y nerviosismo en el telespectador, sensaciones que se ven incrementadas con cada segundo que pasa o cada escena diferente. Aunque, debo confesarlo, esperaba algo más espectacular para el final y, cómo no, quiero reflejar mis temores de que esto se vuelva Paranormal Activity y empiecen a recrearse historias sin sentido que rodeen la primera, que es donde deberían haberse quedado. 

A pesar de todo, mi puntuación es muy elevada y mi recomendación más todavía... ¿A qué estáis esperando? Bueno, intuyo que al próximo mes en el que el cine esté al alcance de todos los bolsillos.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Las Huellas Imborrables

Como fan incondicional de la escritora sueca Camilla Lackbërg, no podía dejar pasar la oportunidad que me brindaba la vida de adentrarme en una de sus novelas hecha película. Si el argumento era tan bueno como cada uno de sus párrafos, la cosa pintaba no bien... ¡Pintaba estupendamente! Si bien es cierto que ya había leído al respecto y había podido comprobar cómo no iba a guardar una relación fidedigna con ninguna obra en particular (la miniserie que tienen preparada sí), Las Huellas Imborrables prometía regalarnos una noche entretenida de sábado, con suspense, asesinatos y un batiburrillo de los entrañables Erica y Patrick. 

Para los que no conozcáis la saga, la película empieza presentándonos la historia de Erica Falcks, autora de éxito de numerosos libros y cuyos padres morirán en un violento accidente de coche. Meses después, un hombre llegará a casa de Erica (ella ya está con Patrick y ya han tenido a su bebé) alegando que comparten madre y él es su hermanastro; sin embargo, ella no le creerá y le pedirá que se marche. Todo cambiará cuando su supuesto hermanastro sea encontrado asesinado días después y Erica empiece a rebuscar entre las pertenencias de su madre, descubriendo oscuros secretos de su pasado; unos secretos que alguien está tratando de mantener ocultos... Así es como Erica entrará en una red de mentiras y muerte. 


Si uno el fiel seguidor de la novela negra de Lackbërg enseguida podrá encontrar escenas de cada una de sus obras, pequeños resquicios, algunos detalles que enseguida identificará... Sin embargo, he de reconocer que esperaba más: la cinta no es mala (¡ni mucho menos!) pero las novelas originales dejan el listón demasiado alto... Tan alto que uno no puede dejar de lado el libro sin antes acabarlo. La película está muy bien, pero no es recomendable si esperas tanto como de cada uno de sus libros... Cada cual cumpliendo más expectativas que el anterior. 

No he encontrado ninguna crítica previa a esta película, aunque estoy segura de más de uno ya habrá podido hacerse su propia idea de la misma. Lo cierto es que he echado de menos una saga de cintas, una película por novela, empezando por La Princesa de Hielo y siguiendo un orden hasta Los Vigilantes del Faro, ¿por qué no? Si hasta con Crepúsculo lo han hecho, pero claro... No nos hallamos ante una literatura dirigida a un público adolescente donde prima el amor y las caras bonitas. 

No puedo decir que no me haya gustado... De hecho, ¡por fin he aprendido a pronunciar Fjällbacka! Que se pronuncia 'Fielbaca' o algo así... ¿A qué esperas para verla? Mejorarás mucho la idea que tienes del idioma sueco...

jueves, 31 de octubre de 2013

Insidious

Ante la inminente llegada del capítulo 2 de esta saga, estuve dándole vueltas y no recordaba haber visto Insidious (la primera)... ¿Cómo podía ser? Una película tan bien recibida por la crítica, tan increíblemente bien puesta por parte de los medios... Esa película valía la pena. Así que, busca que te busca, anoche mismo la tuve en mi poder con una ventaja: la calidad de sonido, porque la de imagen dejaba mucho que desear para ser BlueRay... Vamos, que la música atronaba el salón cagando al personal sin saber si salía algo interesante o no... ¿Solución? Apagar la luz, para pasar aún más miedo... Y tampoco nos equivocábamos mucho.

En un principio, puede parecernos la típica película de casas encantadas del montón: Josh (Patrick Wilson), su esposa Renai (Rose Byrne) y sus tres hijos acaban de mudarse a una vieja casa. Pero, tras un desgraciado accidente, uno de los niños entra en coma y, al mismo tiempo, empiezan a producirse en la casa extraños fenómenos que aterrorizan a la familia... No tardarán en ponerse en contacto con un grupo de mediums, quienes le advertirán de lo peligroso de aquello a lo que se están enfrentando. 


Ya lo he dicho; parece del montón... Pero tiene algunas escenas e imágenes tan sumamente escalofriantes que la convierten en una de las mejores películas que he visto. ¡Terror en estado puro! Sí, señores, de ese de mirar debajo de la cama antes de ir a dormir, de ese que te pilla desprevenido... De ese que te demuestra que se puede atormentar la psicología de cualquier mortal sin necesidad de bañarlo con sangre. Ya no sólo se mete bajo tu piel: se mete en tu cabeza lo suficiente como para no dejarte dormir esa noche. 


Es muy complicado hoy en día sentir miedo, pero esta película lo da de verdad... Es verdaderamente 'insidiosa', y no quiero ni imaginarme cómo será ese Capítulo 2 al que le tengo tantas ganas. A pesar de ser verdaderamente oscura, es la luz al final del túnel de toda la decadencia cinematográfica de los últimos años... Inquietante, siniestra, perfecta en escenografía y exquisita en la toma de decisiones en materia de impacto psicológico. Una verdadera joya que desconocía, para los masocas amantes de las buenas pelis de miedo... Aquellos que se deshacen por personajes verdaderamente aterradores. 

Si vuestro plan de Halloween es pasarlo en casa y con las luces apagadas, no dudéis en en escoger esta cinta... Vuestro Halloween será especialmente terrorífico.

jueves, 3 de octubre de 2013

Afterparty

¡Qué ganas le tenía yo a esta película! Pero ganas... Tantas y tantas escenas potentes de lo que aparentaba ser un slasher a la española que empezaba a estar un poco harta de que Telecinco sólo se dedicase a chafarme las 'mejores' escenas. Por eso, con una buena cena y toda la noche por delante, me senté delante del televisor a disfrutar de Afterparty, de la sangre, de los gritos y de todas esas cosas que prometía esta especie de película protagonizada por un actor de series juveniles, el cual mueve masas y trae locas a las adolescentes... Antes, por supuesto, de convertirse en un nuevo Antonio Banderas (ahí ya se han pasado tres pueblos). 

Bueno, ese es el caso de Martín (Luis Fernández), protagonista de 'Campamento Sangriento, exitosa serie de TV, y uno de los grandes ídolos adolescentes del momento. Una mañana, despierta encerrado en una casa enorme tras una fiesta salvaje junto a tres chicas a las que conoció la noche anterior. A través de un móvil desde el que no pueden llamar, comienzan a recibir vídeos que muestran las muertes de más jóvenes encerrads en la casa, ejecutadas por un misterioso personaje vestido como el asesino que aparece en la serie que él mismo protagoniza. 


La idea no es mala; de hecho, nos hallamos ante un thriller de terror en un escenario cerrado, determinado y que crea una atmósfera asfixiante... Un ambiente en el que el fenómeno fan es llevado a su extremo más retorcido. Nos recuerda inevitablemente a la saga de Scream, pero a la española, habiendo de todo el triple... ¡Que para eso somos españoles y exagerados! Más guaperas, más sexo, más locas, más carnaza, más sangre, más cosas ridículas... Más de todo, mostrándonos una imagen de mujer despiadada, capaz de hacer cualquier cosa por conseguir fama, ya sea tirarse al tren o al maquinista. Muy misógino, por cierto... Espero que no todas las mujeres sean capaces de eso, aunque viendo los programas sensacionalistas, mejor no me meto en esos barrizales. 

Pienso que, si el director quiso hacer hincapié sobre el machismo de los guaperas de las series de televisión, no eligió el argumento más adecuado: mujeres desesperadas, que se lanzan sobre un descerebrado, dispuestas a acostarse con él la una detrás de la otra, por un minuto de gloria en una de sus series o, quién sabe, si en un polígrafo de esos que están tan de moda... ¡Yo me pregunto cómo narices rendía tanto este chaval! Parece una oda a las drogas y al alcohol... Este tipo de películas no le hacen mucho bien a la Campaña Nacional Antidroga. 

Reconozco que, a pesar de todo, me gustó bastante... Me pareció entretenida, y como duraba apenas 75 minutos, pues mucho mejor... Y, por desgracia, creo que me gustó porque reflejaba bastante nuestra sociedad actual: la gente está dispuesta a cualquier cosa para alcanzar la cima sin preocuparse, por ejemplo, de formarse. Parece una gilipollez pero, a pesar de ser una exageración como película, critica muchas cosas de la sociedad actual... Deberíais verla, lo dejo ahí.

La Casa al Final de la Calle

Hace ya un par de semanas que vi La Casa al Final de la Calle: me pareció la típica película de casas oscuras y asesinos en serie, dispuesta a hacerme pasar un buen rato sin levantarme del sofá... O esa era mi intención. Además, después de haberme quedado tan satisfecha con Más Allá de la Muerte, la peli de hoy lo tenía ya un poco perdido antes de empezar... Debía superarla con creces y, aunque no lo consiguió, reconozco que me dejó un buen sabor de boca gracias a una serie de giros de guión que me hicieron comprenderla bastante después de haberla visto. Sin embargo, y por desgracia, le falta chispa a la hora de desarrollar la historia... Con un argumento tan bueno como el que nos quieren mostrar, sobra carnaza y falta sal, pues al final pasa lo pasa: "Venga, vale... Ya que estoy, la termino de ver."

De buenas a primeras, el argumento parece bastante simple: todo comienza cuando una chica adolescente se muda junto a su madre a un nuevo pueblo, descubriendo que su casa esta frente a otra en la que tuvo lugar un doble asesinato. Según cuentan la hija, que padecía algún tipo de trastorno mental, mató a sus padres a cuchilladas... Las cosas comenzarán a complicarse cuando la joven se hace amiga de un chico que sobrevivió a la masacre, el hijo mayor que, por aquellos entonces, no vivía en la casa.


Destacaría de la película a Jennifer Lawrence... Lástima que pase tan desapercibida. Por lo demás, lo que aparentemente podría ser una película de casas encantadas y fenómenos paranormales, no es ni por asomo nada de eso: ni asesinos en serie, ni fenómenos paranormales... ¡Ni ná de ná! Al fin y al cabo, es una película más de suspense, con una fotografía muy muy decente (eso sí) y alguna escena digna de mención y que logra confundir al telespectador. Pero, por todo lo demás, apenas pasaría el cinco, y sólo porque me ha pillado en un buen día...

Este tipo de historias están ultra agotadas y extra exprimidas... No hay nada de nuevo en ellas, excepto algo en alguna que pueda escaparse... En ésta, destacaría ya no sólo su comienzo, en el que una serie de asesinatos se desarrollan en una atmósfera terrorífica y te llenan de expectativas, sino también las últimas escenas, las que de verdad nos dan a entender el verdadero sentido del a película. Todo lo demás lo considero normal, de película de casas baratas del montón.

Aún así, y como en esta vida he visto cosas muchísimo peores, os animo a verla para que os quitéis la espinita de no haberla visto (si queréis, claro).

miércoles, 2 de octubre de 2013

Después de la Vida

No esperaba gran cosa cuando vi esta película... De hecho, la carátula de Más Allá de la Vida me pareció más bien cutre y no me decía nada... Pero, a falta de género de 'calidad', le di una oportunidad... Además, reconozco que el protagonismo de Liam Neeson y Christina Ricci me llamó bastante la atención y consideré que podía ser un buen partido, sobre todo si de muertos iba la cosa... A Neeson le va la intriga, y a la Ricci no le queda nada mal el maquillaje putrefacto (¿quién no recuerda Los Adams o Casper?), así que de aquello podría salir un batiburrillo bastante interesante. Cosa que, después de verla, no dudo en absoluto... 

La película comienza cuando, tras un horrible accidente de tráfico, la joven Anna (Christina Ricci), a la que dan por muerta, despierta y se encuentra a Eliot Deacon (Liam Neeson), el director de la funeraria, preparándola para ser enterrada. Confusa y aterrorizada, Anna descubre que Eliot puede comunicarse con los difuntos. Atrapada en la funeraria y condenada a aceptar su propia muerte, intentará escapar de semejante pesadilla con la ayuda de su novio Paul (Justin Long). 


Lo que más me gusta de la película ya no son sólo sus giros de guión, que te hacen dudar de si la protagonista está viva o muerta de verdad, sino su enjundia... Su mensaje final: por más que tu vida sea monótona y aburrida, sólo tienes una... Disfrútala al máximo porque, cuando la pierdas, ya no habrá vuelta atrás... El tiempo perdido no vuelve y la vida es justo eso: vida, un preciado tesoro del que muchos no pueden disfrutar. Todo ello junto a un uso muy inteligente del color rojo, resaltado exageradamente de cualquier otro color, la convierten en un producto original, más dramático que terrorífico y que dan ganas de volver a verla. 

No es una película redonda, pero lo que sí tengo claro es que es verdaderamente original, dando un enfoque al tema de la muerte que podría desembocar en numerosos debates: ¿está Ricci verdaderamente muerta, o es Neeson un psicópata sin escrúpulos? ¿Necrofilia o verdaderas conversaciones con los muertos? Personajes muy bien construidos y maquillados, creíbles y en unos escenarios perfectamente ambientados, así como la fotografía... Además, con un buen mensaje que aportar al mundo. 

Lo de si la Ricci está muerta o no, eso ya lo dejo a vuestro criterio...

El Lago Azul: El Despertar

¿Quién no recuerda El Lago Azul? Aquel famoso mito ochentero que rompió todos los moldes... Niños víctimas de una tragedia que logran, milagrosamente y donde McGyver no lo conseguiría, sobrevivir en una isla desierta, aprendiendo de la vida, de sí mismos... Conociendo el entorno, sus cuerpos y sentimientos como el amor. Esa película causó furor y juraría que, todavía hoy en día, existe un número elevado de personas fans de aquella creación... Por este motivo me decanté por El Despertar, el remake (o eso decían) de una cinta que causó un antes y un después... Un mal gusto por mi parte, pues no sabía que la cosa iba a ser tan... Simple. 

A pesar de considerarse un remake, la cosa cambia un poco con respecto a la original: en este caso, dos adolescentes muy diferentes entre sí acaban en una isla, después de un accidente durante un viaje escolar a Trinidad. Dean, un vago solitario en la escuela secundaria, y Emma, una estudiante perfecta, exploran y aprenden no sólo el uno del otro, sino que también aprenden sobre sí mismos. 


Por desgracia, y a pesar de tanta modernidad, carece ya no sólo de los bellos decorados de sus predecesoras, sino de la historia en sí misma... Éstos chavales ya tienen una vida resuelta, un montón de dinero y sólo tienen que sobrevivir apenas unos meses hasta que son rescatados por sus supermillonarios papás en avión privado. A fin de cuentas y resumiendo un poco, tenemos a Justin Biever y a Hanna Montana (cuando todavía era angelical) perdidos en una isla, fingiendo que todavía son vírgenes y haciéndonos creer que el amor existe. 

Una película no apta para mayores de 12 años ellos y siempre que sean fans incondicionales de las basuras de Disney Channel. Muy superficial, no se adentra lo suficiente en la historia y la considero un insulto como remake a la original... No permito que absolutamente nadie diga que es un remake cuando no se parece ni en el azul del mar a la original. 

En mi caso, y sinceramente, sigo decantándome por El Lago Azul de 1980, con Brook Shields y Christopher Atkins... Con sus defectos y sus virtudes, lo salvaje del paisaje y lo salvaje de sus comportamientos... Todo ello por no hablar de la química erótica que se establecía entre ellos y que aquí está completamente ausente. Creo que ya he decidido... ¿Qué piensas tú?

martes, 3 de septiembre de 2013

Exorcismo en Connecticut

Prometí verla... Además, con muchas ganas... No era la primera vez que me hablaban de ella y, desde luego, la gente se limitaba a decir maravillas. ¿Resultado? Noche de sábado, cena en casa y Exorcismo en Connecticut... Todo preparado para disfrutar de una velada aterradora, donde esperábamos pasar miedo y tener pesadillas... O, al menos, intentarlo. De acuerdo, la propuesta no era excesivamente novedosa, pero con los materiales que tenemos, el resultado no podía ser mejor... Y mis razones tengo para decir ésto. Seguid leyendo y lo comprobaréis... 

La película da comienzo tras recibir la noticia de que Matt, hijo adolescente de Sarah y Peter Campbell, tiene cáncer, por lo que deciden trasladar a toda la familia cerca de la clínica donde Matt está siendo tratado. El lugar elegido es una imponente casa de estilo victoriano que oculta un oscuro pasado como antigua funeraria en la que sucedieron terribles acontecimientos. La familia empieza a presenciar violentos y extraños fenómenos que, al principio, asocian con el estrés provocado por la enfermedad. Pronto se darán cuenta de que se enfrentan a oscuras y terroríficas fuerzas de origen sobrenatural. 

Para empezar, las interpretaciones son bastante eficientes: el cáncer de Matt y el sufrimiento de sus padres se refleja en los papeles representados con drama y terror, demostrando una vez más que el hecho de estar basada en una historia real la coloca en una posición superior (tipo The Conjuring). Es tensa y tiene momentos para recordar, además de algunos efectos especiales en las sesiones de espiritismo que resultan muy llamativos, por lo que mi crítica se centra en recomendar una cinta de semejante calidad. 


Combina a la perfección el drama de una enfermedad como es el cáncer con el terror que provocan los fenómenos paranormales y que, en este caso, quedan camuflados bajo los efectos de la quimioterapia. De hecho, lo mejor de la cinta se centra en esa peculiar forma de vivir el cáncer: imágenes dolorosas pero con el dramatismo necesario, sintomatología justa y necesaria, nada de calvicies extremas y, sobre todo, se redime de la necesidad de llenarlo todo de vómitos. 

Un aplauso para el creador de esta idea... Quizá no sea muy original, pero las interpretaciones se llevan mi más sincera enhorabuena en un ambiente muy bien recreado, donde el tema de las funerarias puede dar mucho que hablar... ¡Y no digo más!

lunes, 26 de agosto de 2013

Expediente Warren: The Conjuring

Con tan buena crítica y tan positivas recomendaciones, deseando estaba ver Expediente Warren: The Conjuring; que si está basada en una historia real, que si da miedo de verdad, que si te hace brincar de la butaca... ¡No podía esperar más! Y, desde luego, el resultado ha sido mucho mejor de lo que esperaba: una ambientación tan tétrica que invita a sumergirse en la escena, a participar como un miembro más de esta numerosa familia en cada uno de los sucesos que les acompañan de principio a fin de la cinta. Terror clásico, a la vieja usanza, pero que utiliza una fórmula infalible: casas siniestras, fenómenos paranormales, buenos efectos especiales y planos fijos. 

La película esta basada en la historia real de la familia Perron y sus encuentros sobrenaturales en su casa de Rhode Island. Ed y Lorraine Warren, investigadores de renombre en el mundo de los fenómenos paranormales, son llamados por una familia aterrorizada por una presencia oscura en una granja aislada. Obligados a enfrentarse a una poderosa entidad demoníaca, los Warren se encontraron atrapados en el caso más terrorífico de sus vidas... 


Agradablemente tensa y cautivadora en todos los sentidos, que nos hace rememorar viejos tiempos y nos devuelve una imagen de Lili Taylor que ya no recordábamos desde su papel protagonista en The Haunted (¡qué buena, que hasta fui al cine para verla!). Se configura, con todas estas características, en la película de terror del año, la más taquillera quizá, sólida y capaz de mantenerte en estado de alarma (aunque yo diría que de excepción) cuando, en el momento más inesperado, un plano fijo rompe por completo tus esquemas.  
Tras mucho tiempo yendo y viniendo, encontrando bodrios y dejando mis dedos escribiendo sobre ellos, he encontrado una joya... Una de esas que eriza los pelos de la nunca y, sin una gota de sangre, obliga a taparse los ojos con un cojín cual niño pequeño. La defino, y me reitero, como indispensable en una buena filmoteca de terror, por su fotografía, su guión y su puesta en escena, por esa buena interpretación y esos actores de diez. 

Es la película que estábamos esperando, con las escenas que estábamos esperando y con esas ganas que teníamos de mirar bajo la cama antes de irnos a dormir. Apesta a clásico, y no disfrutaba tanto desde que vi la primera de Evil Dead (que yo compare una película con la mejor saga habida y por haber, eso significa que pinta bien). 

Así que, ya podéis ir reservando asiento en el cine, que aún os queda tiempo.

sábado, 24 de agosto de 2013

Exorcismo en Georgia

Hacía ya un largo tiempo que esta película había visto la luz... Bastante, creo yo. Pero, por lo visto, Exorcismo en Georgia no ha sido lo suficientemente 'buena' como para traducirla al castellano hasta estos meses de verano... ¡Pues no sabéis lo que os estábais perdiendo! La que se establece como la segunda entrega de los directores de Exorcismo en Conneticut llega a nuestros cines pisando fuerte con elementos conocidos: casa encantada, niños y visiones paranormales nos hacen las delicias de una noche de sábado cualquiera. ¿Estáis dispuestos a verla? Hace un par de semanas tuve la primera oportunidad de echarle una ojeada en versión original, y me pareció un diamante en bruto... 

La película se centra en una pareja normal quienes, poco después de instalarse en su nueva casa de Georgia, descubren que su hija mantiene misteriosos encuentros con personas que sólo ella parece ver. La situación se complica cuando también los padres son testigos de extraños fenómenos alrededor de la casa, que sugieren un escalofriante misterio que se ha mantenido en secreto durante generaciones. 


A pesar de que una parte importante de la crítica se ceba con esta película, el argumento nos regala escenas bastante decentes que ayudan a pasar un rato entretenido delante del televisor. ¿Sin exorcismos? Vale, yo también me pregunto en qué estaban pensando cuando le pusieron el título, pero el uso de los típicos trucos más clásicos (luces que se encienden y apagan, crujir de maderas o sombras misteriosas) sirven para mantener al telespectador al frente de una aventura con una fotografía y una escenografía bastante aceptables.

No esperéis exorcismos... Es una película que se centra en la lucha entre espíritus malignos y benevolentes, bien dirigida y con una calificación, bajo mi punto de vista, de notable. Está bien ambientada y enfoca el terror con unos tintes de dramatismo perfectamente conjugados en la trama original, además de regalarnos algunos sustos destacables a la hora de verla acompañado. 

Una película donde nada es lo que parece... Donde los personajes dan lugar a giros de guión continuos. Yo, de vosotros, no haría caso a la crítica y la sometería a un análisis...

sábado, 17 de agosto de 2013

Apartamento 1303: La Maldición

Tras buscar y rebuscar un argumento que ya no sólo llamase mi atención, sino que consiguiese crispar mis nervios... No tuve éxito (como de costumbre), así que me decanté por Apartamento 1303: la descripción tenía buena pinta, había fenómenos paranormales por medio y la crítica no la recibía, precisamente, con los brazos abiertos... Por tanto, ¿por qué no darle una oportunidad? Pero claro, ¿acaso soy un justiciero como para andar perdonando vidas? Encontrar semejantes castañas no es más que la recompensa por ser tan confiada... Un remake de una película japonesa de 2007... La cosa aparentaba bien, hasta que dejó de aparentarlo. 

La cinta comienza dando sus peculiares explicaciones al hecho de que, aunque el apartamento 1303 sea céntrico y bonito, todas las chicas que entran a vivir en él acaban saltando al vacío desde sus ventanas. La última en suicidarse ha sido una joven que desconocía la historia, y su hermana no logra comprender qué ha podido ocurrir; sólo piensa en la extraña expresión que tenía su hermana momentos antes de saltar. En su intento por encontrar una explicación, se mudará al apartamento 1303 y descubrirá que, entre las paredes del apartamento, hay mucho más horror del que se puede ver, incluido el fantasma de su hermana, que lucha por descansar en paz. 


Así, aparentemente, el argumento está bastante visto: terror y casas encantadas; pero, si a todo ello sumamos que nos hallamos ante el remake americano de una cinta ya poco exprimible, el resultado puede ser... Pues lo que hoy os traigo: incomprensión, escasos efectos y una Rebecca de Mornay a la que le cuesta mucho hacer de borracha. Si ya la historia es monótona de por sí, los personajes sobreactuados y la escasez de terror en sí mismo la convierten en un suplicio insoslayable, el cual acaba cuando eres capaz de darle al Stop del mando a distancia. 

A todos aquellos que hayáis intentado verla o, simplemente, hayáis dudado, os pido por favor que os decantéis por la versión japonesa de la cinta... Yo lo tengo pendiente, ya no sólo por quitarme este extraño sabor de boca, sino por el hecho de ver el argumento original de la mano de (espero) un director que se decante por los planos fijos y el terror inesperado. La crítica le dedica palabras mucho mejores así que, para mí, está claro.

martes, 6 de agosto de 2013

La Presencia

El pasado sábado, y tras varios intentos fallidos de ver La Presencia completa (¡vaya castaña de televisión, que a veces tiene dudas con el DivX!) conseguí completarla gracias a un PC y un cable HDMI (¡bendito invento!). Me habían hablado muy bien de ella; incluso, la crítica la definía como 'una buena película rodada con escasos medios', y debo darles la razón: me quito el sombrero ante esta extraña película que, a pesar de dar lugar a confusiones en cuanto a la relación de los personajes entre sí, consigue mantener la tensión y puedo asegurar que uno se siente intranquilo cuando se decide a verla. 

La película comienza con la misteriosa relación entre un matrimonio en el que él decide suicidarse tras enterarse que su mujer está esperando un hijo que no es suyo. Después, nos presentan a Isabel y Silvia, cansadas de esconder su pasión, deciden marcharse un fin de semana a la casa rural que alquila el sacerdote de un pueblo cercano. La estancia en una casa sin luz ni agua potable será verdaderamente aterradora... 


Un bajo nivel de recursos económicos no quiere decir necesariamente 'basura', y para mí, este es el ejemplo: la cinta se porta... La tensión se mantiene a pesar de sus errores, y reconozco que la voz femenina del magnetófono que se repite sin cesar durante un par de escenas se queda grabada en el subconsciente y puedo asegurar que, aunque ya hace algunos días que la vi, podría repetir algunas frases. Sin embargo, que no os engañe la idea del lesbianismo con el que se presenta la historia: es una buena forma de llegar a un grupo más grande de televidentes, aunque de lesbianismo tiene apenas un par de besos... Así que, por ese lado, no os engañéis. 

La actuación de Julián Teurlais como el padre Emilio es de lo más destacado de la película, a diferencia de los personajes de Silvia Vacas e Isabel Garzo, puesto que más aterrada estoy yo cuando escucho el magnetófono. El final resulta un tanto imcomprensible, y tampoco es que se digne la situación a explicar concienzudamente quién es quién, quién persigue a quién, quién es el asustador y quién es el asustado. Por todo lo demás, me sentí bastante satisfecha: muy buenos ingredientes para dar lugar a una cinta destacable.

miércoles, 31 de julio de 2013

Scar 3D

Cuando uno dedica una tarde completa a ver, revisar y buscar los puntos fuertes de una película tan publicitada como ha sido Scar 3D uno se da cuenta de una cosa: no se necesitan las tres dimensiones para comprobar la profundidad de las cicatrices. De hecho, este thriller de terror podría ser muchísimo más disfrutado si acaso se hubiese empleado la técnica normal, puesto que... ¿Qué hacemos aquellos que no hemos ido al cine a verla? ¿Y aquellos que no tengan un televisor en 3D? ¿Y aquellos que no tengan gafas 3D? Yo me encuentro inserta en esos tres grupos, y creerme que no es nada placentero tener que ver cómo este slasher se desintegra cada dos por tres en líneas azules y rojas que no te dejan meterte de lleno en su argumento. 

La película transcurre en el pueblo de Colorado, donde vivió el enterrador local llamado Ernie Bishop (Ben Cotton), un psicópata incrustado en la memoria del pueblo. 16 años atrás comenzó su leyenda cuando Bishop se dedicó a capturar jóvenes del pueblo y llevarlos al sótano de su morgue, donde los guardaba en los armarios para los cadáveres. Cortaba, marcaba y torturaba para luego mostrarles las heridas con un pequeño espejo. Joan Burrows (Angela Bettis) se convirtió en la heroína local porque llegó a matar a Bishop en su huida, pero perdió a su mejor amiga a manos de este asesino. Joan se marchó del pueblo, y 16 años después y destrozada psicológicamente, regresa por primera vez a ver a su sobrina Olympia ser coronada reina de las fiestas del pueblo. Pero a su llegada empiezan a sucederse asesinatos entre los jóvenes del pueblo, especialmente del entorno de Olympia. 


Sinceramente, es bastante mediocre... Supongo que tanto como las gafas rudimentarias que utilizamos para verla. Sin embargo, daba la sensación de que estaba rodada en blanco y negro, y que el hecho de venderla tan sólo en 3D tan sólo es un medio más para distraer la atención de tanta ineptitud para representar un drama de estas características (de hecho, Bettis parece que protagoniza la película porque no tenía otra cosa que hacer ese día). 

Si bien es cierto que algunas escenas gore son bastante entretenidas y la tortura en general consigue su objetivo de provocar ascos en el telespectador, la película en general carece de un ritmo argumental adecuado. En ocasiones, uno desconoce si hablan de pasado o de futuro, si se trata de recuerdos o la protagonista se halla en la etapa actual. Si a todo ello le sumamos la inexpresividad de unos actores que parecen no sentir dolor con tanto daño físico, el resultado puede ser no un poco... Sino muy aburrido.

¡Que hubiese preferido verla sin el 3D! 

Scary Movie 5

Pensaba que la saga de Scary Movie ya había tocado fondo hace años... Sin embargo, esta quinta entrega ha confirmado que no, que todavía se podía caer un poco más bajo en esa mezcla insulsa entre parodia y estupidez. La escasez de bromas y de gracia dan que pensar si acaso somos nosotros los que no entendemos los chistes para americanos... Pero no, yo creo que los americanos tampoco los entienden. Símbolo claro del declive cinematográfico y de la muerte de la cultura en un mismo argumento... Pero claro, ¿qué esperábamos? ¿Calidad? 

La cinta comienza parodiando los últimos taquillazos del cine americano: los felizmente casados Dan y Jody empiezan a observar algunos fenómenos extraños en su casa tras volver del hospital con su bebé Aiden y con sus sobrinas, las cuales han estado perdidas en el bosque durante bastantes años. Pero cuando el caos se apodera del trabajo de Jody como bailarina de ballet y de la carrera de Dan como investigador de monos, la pareja descubre que está siendo acosada por una presencia demoníaca. Juntos, con la ayuda de expertos cualificados y de numerosas cámaras, intentarán deshacerse del maléfico ser antes de que sea demasiado tarde. 


Sinceramente, esperaba más... Recordando aquellos gags tan buenos con los personajes de The Ring o Scream, éstos son menudeces relacionadas con Paranormal Activity, Mamá, Cisne Negro o algo de Evil Dead que no le llegan a los anteriores ni a la suela del zapato. Decepcionante, sobre todo para todos aquellos que se decidieron a pagar una entrada de cine sólo por 'disfrutar' de una tarde rodeados de risas y palomitas. 


Esto es una advertencia... Ya sabéis a lo que os atenéis, y esta película no vale un duro. Dan ganas de apagar el televisor a la mitad, sólo por el hecho de haber tenido tan mal ojo al escogerla... Para todos aquellos que la esperáseis con ansia, os digo que no tiene gracia... No tiene ninguna gracia que cobren por ver semejante conjunto de escenas que parecen pegadas con fixo, con actores sin ganas y sin capacidad para hacer reir. ¡Ah, y no os fiéis! Sí que hay un 'ola ke ase'... Pero el actor de Dos Hombres y Medio tan sólo sale en los primeros minutos...

martes, 30 de julio de 2013

El Callejón

A veces me pregunto cómo uno puede perder toda una tarde viendo semejantes 'truños'... No tengo otra palabra para definirlo. El Callejón es una de esas películas que podría figurar en el género de los 'truños'... Pero no en la parte de 'pequeños truños y otras menudeces', no no... ¡En la de 'truños como catedrales'! Esta cinta es un chiste... Un chiste a lo grande... O ni eso, porque no dan ganas ni de reír, ni de llorar ni de nada. Cinco personajes, sin extras, con presupuesto nulo y un guión deplorable dan como resultado una película que no llega ni a ser de Serie B... De hecho, la Serie B es majestuosa al lado de... Bueno, estos 'truños.' 

Y la cosa es que el argumento promete... Uno acude a Filmmafinity totalmente ilusionado por la carátula (esto pasa como cuando uno escoge un libro por la tapa) y lee lo siguiente: 'Durante una noche invernal, Rosa se ve obligada a hacer la colada en una lavandería situada en un oscuro y desierto callejón. Allí sufrirá el acoso de un asesino en serie que la someterá al sádico juego del ratón y el gato.' Entonces, uno piensa: 'Qué buena tarde me voy a pegar viendo sangre'... ¡Error! Tan error como renovar el seguro del coche si antes consultar acierto.com...


Surrealista, inverosímil y protagonizada por actores con una personalidad blanda como un chicle... Ver a Ana de Armas supuestamente aterrorizada cuando un presunto asesino en serie la persigue, rompiendo su teléfono móvil y pretendiendo que funcione después es... Sin comentarios, al igual que la ausencia total de hilo narrativo y los giros de guión, todavía más absurdos que el resto. Si a todo ello le añadimos el absurdo final, las consecuencias pueden ser tan brutales como pasar de largo de la estantería del videoclub. 

Tan perfectos decorados... Tanto callejón sin salida, tanta oscuridad y tanta lavandería sucia y maloliente, para llegar hasta aquí... Muy desaprovechado en general, con patéticas actuaciones y poca crítica positiva. Una película mala, sin excusas y ni disculpas... Que hace merecedor de un 'collejón' de tamaño extra grande a más de uno que apoyase la idea. ¡Menos mal que acaba en 75 minutos! No hubiese podido soportarlo más tiempo...

martes, 23 de julio de 2013

The Bay

The Bay es una película bastante mala... 'Qué buen empezar', diréis... Sin embargo, no es apta para aquellos que sufran dermatitis o picores varios, ¿por qué? Para eso debéis verla, campeones... Este thriller de terror ecológico que implica una especie de recopilación de una serie de llamadas a los números de emergencia, grabaciones de cámaras de móvil, de cámaras de mano, webcams, etc. pone su centro 'operativo' en el brote viral de Maryland, desastre ecológico que trajo consigo caos y miseria. 

La película se centra en el testimonio de una periodista cuyo destino era retransmitir en directo la festividad del 4 de Julio en la isla de Maryland cuando comienzan a suceder extraños sucesos: los asistentes y resto de habitantes a la isla comienzan a deteriorarse a una velocidad de vértigo y a morir en condiciones deplorables, todo ello por algo relacionado con el agua que están ingiriendo o, simplemente, tocando. A este género de 'falso documental' se le van acoplando los testimonios personales de los afectados, dándole tensión a la cinta y comprobando como nadie hace nada por salvarles el pellejo. 


De los creadores de Paranormal Activity e Insidious nos llega este perturbador y truculento argumento que oscila entre el thriller y el terror de una forma desgarradora, con una increíble precisión y con la única finalidad de adentrarse en la mente del telespectador para generarle esa sensación de desasosiego y, por ende, introducirle en la dinámica, haciéndole partícipe de tan aberrantes actos sobre las personas el día de una fiesta nacional. Lo que parecía ocio y diversión se convierte, en cuestión de horas, en un cúmulo de sucesos terroríficos. 


El 'falso documental' en base a 'cintas encontradas' evoluciona a la sociedad de la información y a la Web 2.0, introduciendo nuevos elementos y componiendo, de este modo, una historia que merece muchísimo la pena gracias a esas dosis de gore que van y vienen hasta que se quedan para guiarnos hasta el final. Aprenderéis mucho de isópodos, gusanos y picores... Más de lo que esperáis. 

Eso sí... Os lo digo: ¡luego no se vale dejar de beber agua!

domingo, 21 de julio de 2013

Stoker

Por fin he visto esta película y, sinceramente, tenía muchísimas ganas de que mi televisor la reproduciese. Stoker es una de esas cintas que se venden bien... ¿Que podrían ser mejores? También, todo es mejorable, pero sus brillantes actores y esa atmósfera inquietante la convierten en una producción elegante, tan sobria como las vestimentas de sus protagonistas y tan ejemplar como sus giros de guión, recubiertos por una capa de tensión erótica que la convierten en un pastel de chocolate crujiente listo para llevárselo a la boca. 

La película comienza con un suceso verdaderamente trágico: cuando India Stoker (Mia Wasikowska) pierde a su padre (Dermot Mulroney) en un trágico accidente de coche el día en que cumple 18 años, por lo que su vida se hace añicos; su impasible comportamiento oculta profundos sentimientos que sólo su padre comprendía. Cuando su tío Charlie (Matthew Goode), hermano de su padre del que desconocía su existencia, aparece por sorpresa en el funeral, éste decide quedarse una temporada en casa de India y de su inestable madre (Nicole Kidman). Aunque al principio desconfía de su encantador y misterioso tío, pronto se da cuenta de que tienen mucho en común... Más cosas de las que ella imaginaba. 


Mia Vasikowska se muestra implacable, fría y espeluznante en esta mezcla exquisita de thriller, terror y drama, donde cada mínimo detalle es importante para un buen curso del argumento. Una atmósfera tan siniestra perfectamente completada por Matthew Goode y su profunda mirada, esos ojos suyos con esa peculiar forma de dirigirse a la cámara. Es, simplemente, perversa, erótica y sellada por la pulcritud de la imagen y el sonido, con un despliegue narrativo nada despreciable y unos diálogos resultones. 


Cinta muy detallista e inteligente, apta para los telespectadores más selectos... Con un final un tanto desconcertante y poco realista, pero acertado para el curso que se había seguido hasta el momento. No podría decir si es predecible o no, porque eso no es lo importante: lo verdaderamente relevante es ver... Contemplar cómo se desarrollan los hechos, verlos, escucharlos y disfrutarlos, regocijándose entre tanta buena selección.

Si con tan buena crítica no te animas a verla... Algo falla. 

jueves, 18 de julio de 2013

El Pacto

Teniendo en cuenta que este es el primer largo de Nicholas McCarthy, El Pacto es un muy buen comienzo para un director cuya última experiencia fue un corto homónimo. Aunque realmente esta cinta de 'pacto' contiene bien poco, el argumento es verdaderamente bueno... Una de esas películas que uno escoge al azar para 'matar el tiempo' y 'entretenerse' y se acaba convirtiendo en un cúmulo de tensiones que vale la pena disfrutar: pocos actores, falta de localizaciones y bajo presupuesto... Sin embargo, rebosa atmósfera a un ritmo adecuado, con giros de guión que consiguen crear dudas, las suficientes como para mantenerte pegado a la pantalla mientras realizas las más enrevesadas hipótesis. 

The Pact, tal y como se titula la original, nos cuenta como dos hermanas, Nicole y Annie, que vuelven a la casa de su infancia al fallecer la madre para el funeral. Mientras pasan la noche en la casa, las hermanas sentirán una presencia misteriosa: los ruidos las asustarán durante toda la noche, los objetos se mueven y hay una foto que aparece de una mujer desconocida junto a su madre. Annie empieza a experimentar una serie de intensos y perturbadores sueños, visiones que la llevan a destapar algo terrible sobre el pasado de su madre, que finalmente se acabará revelando... 


Algo malévolo y peligroso parece moverse en la cinta, y eso nos queda claro, prácticamente, desde los primeros fotogramas. Fotografías secretas, sombras inesperadas, fenómenos paranormales, algo de ouija y una vuelta de tuerca final la convierten en una cinta que, sin ser una obra maestra, juega con una maestría increíble para un principiante. Puede resultar típica, con un argumento algo visto en el que espíritus reivindican los daños que sufrieron en vida, pero tiene algo que no tienen las demás... ¿Chispa, quizás? 

Un debut muy interesante que, por desgracia, no es tenido en cuenta como verdaderamente se merece. Tengo claro que, si le dais una oportunidad, la disfrutaréis como la brillante película que es. Yo no me fijé en las críticas de los demás; simplemente, me dejé llevar... Y acerté. Terror con tintes dramáticos... ¿Qué más se puede pedir para una noche de sábado? Estáis tardando...

martes, 9 de julio de 2013

La Granja

Hace un par de semanas le 'di al PLAY' con La Granja, una película de 2009 de la que desconocía su existencia... Al igual que creo que la mayoría de los que me estáis leyendo. No sé debido a su estilo suizo o a su color tan grisáceo, pero se oculta a la perfección entre el resto... Si a ello le sumamos la poca publicidad y esa pésima traducción, el resultado es evidentemente soporífero. No he tenido el placer de leer la novela original, 'Tannöd', de la escritora alemana Andrea María Schenkel (¿allí todo suena a 'Merkel'?), pero tengo la certeza de que el libro ocultará secretos que la cinta no ha descubierto, a pesar de lo eterna que se hace. 

La película comienza cuando la familia Danner fue brutalmente asesinada en su granja en lo profundo del bosque y, por ende, empezaron a circular historias entre sus vecinos que especulaban sobre el carácter esquivo y siniestro de la familia. Dos años después, Kathrin llega al pueblo para enterrar a su madre, encontrándose un lugar todavía estigmatizado por el suceso. Poco a poco, los aldeanos le confiarán a Kathrin lo que creen saber de la tragedia, y esta verá cómo la historia de los Danner parece ir ligada a la de su propia familia... 


Una historia de crímenes horrendos, tragedias dolorosas y secretos familiares que podrían dar lugar a un drama más que a una cinta de terror. La alternancia de escenas pasado/presente no es precisamente sencilla de entender, y puede volverse tan farragosa como los guiones, tan tétricos como la propia esencia de la película. A pesar de ello, la fotografía y la escena en general logra su objetivo: trasladarte a ese mundo gris de siglos atrás donde los misterios más oscuros siempre tienen cabida. 

A pesar de ello, confieso que perdí el hilo en numerosas ocasiones... Los personajes no consiguieron empatizar conmigo (ni yo con ellos), por lo que tan sólo levantaba la cabeza cuando uno de esos bosques bellos y tenebrosos se abría camino entre tanta sordidez. La definen como una película tan sólo apta para amantes del cine psicológico y de misterio... Yo me creía uno de ellos, pero creo que ésta en concreto roza el aburrimiento con creces.

martes, 25 de junio de 2013

Serie B

Bueno, bueno y bueno... No he visto nunca cosa tan patética, tan basura y, ni mucho menos, con tantas pretensiones de serlo. Del creador de Sueca Bisexual necesita Semental y No me Toques el Pito que me Irrito, se avalancha sobre nosotros Serie B, película (por llamarla de alguna manera) que intenta 'homenajear' (o algo así) a este intrépido y marginal género, caracterizado por el bajo presupuesto, la carnaza barata, la sangre falsa y la mala hostia, dirigiéndose a los frikis, a los casposos y a los que no esperan más que pasarlo bien. ¡Ya lo dice el título! Menos mal que, por lo menos, avisan vas a tener el placer de contemplar durante los siguientes 80 minutos... Una castaña y no precisamente pilonga. 

La película nos presenta a Willie Fresno (Manuel Zarzo), un famoso actor de Hollywood de origen rumano que se ha retirado y vive en España en una lujosa mansión, lejos de la ciudad. Una tarde, yendo de caza, encuentra casualmente a unas chicas (Sonia Monroy y Nuria de Córdoba), a las que invita a su casa. Un cúmulo de circunstancias imprevistas hacen que la convivencia se convierta en un infierno al quedar al descubierto las más bajas pasiones y el oscuro pasado de cada personaje. 


Ni un guión excelente, ni unas interpretaciones brillantes... ¡Ni nada de nada! Esto, señores, es serie B, con sus toques de humor y de sexo gratuito que ponen la guinda a una película que no seré capaz de recordar en unas semanas... Digamos que, a pesar de ser lo suficientemente cutre como para formar parte del género, ello no la convierte en memorable. Ironía y sarcasmo es lo que le sobra, al igual que tetas y culos, que están presentes como mosquitos en un pantano, rodeado todo ello de los charcos de babas de los telespectadores más brutos. Todo ello, mezclado con algunas escenitas gore bastante atractivas y la dulce voz de Gisela como banda sonora (pero... ¿a quién narices se le ocurrió semejante pastelazo?), te dejan, pues... Con la boca abierta 'a lo Sonia Monroy.' 

No me ha gustado, lo reconozco... De todos modos, no es una película para esperar mucho más. Me picaba la curiosidad desde que vi el cartel, sólo por ver cómo se bebe el brebaje compuesto por un gran actor como es Manuel Zarzo, y la carroña más televisiva... Y, a mí entender, no se traga bien. El final quizá sea lo único que recordaría, por lo de la sangre y eso... Pero es que, la caspa consigue atragantarte... ¿O no? 

No tengo mucho más que decir...

Freakdog (Red Mist)

Quería adelantarme a los acontecimientos... De hecho, conocí esta película gracias a un viejo cartel ubicado en la parte más alta de un videoclub 24 horas. Me sorprendió su cartel, grisáceo y cubierto de sangre... Muy gore y muy agresivo, así que pensé: '¡menuda peli de serie B! El argumento será malo, pero habrá probar...' Freakdog, Red Mist o Bicho Raro tiene tantas traducciones como sorpresas a lo largo de su argumento, algunas de ellas bastante brillantes y, todas ellas, partiendo de una idea de lo más original: las experiencias extracorpóreas tras un milagroso tratamiento para acabar con el coma. 

La película nos presenta al depravado y asocial Kenneth, una persona marcada por su pasado y cuya vida en el hospital donde trabaja se ha convertido en una serie interminable de vejaciones y mofas por parte de un grupo de ambiciosos estudiantes de medicina. En una ocasión, la burla se les va de las manos: tras hacerle ingerir una dosis muy elevada de alcohol y medicamentos, Kenneth sufre un ataque epiléptico y termina en coma. Angustiada por los sentimientos de culpa, una de las estudiantes intenta salvarle la vida administrándole un cóctel de drogas sin testar para reanudar su actividad cerebral, remedio que, en lugar de curarle, provoca en Kenneth experiencias extracorpóreas que consisten en ocupar temporalmente el cuerpo de otras personas y, a través de ellas, vengarse de los que le dejaron en estado vegetativo. 


Se trata de una cinta muy poco conocida y de la que muy poco se ha escrito hasta la fecha... De hecho, data del año 2008 pero recientemente parece haber llegado a nuestro país. Sin embargo, espero que estas líneas inviten a muchos de vosotros a darle una oportunidad porque, sinceramente, lo merece: algunas de las 'venganzas' son de lo más elaborado, con escenas de esas que quedan para la posteridad y que, desde luego, se merecen por mi parte una redacción de líneas bastante positiva. 


Supera ligeramente lo que serían las típicas películas de adolescentes muriendo sin orden ni concierto y de las que hay tropecientas en los videoclub, a pesar de ser una producción de mínimo presupuesto. Se visualiza el enorme esfuerzo combinado de director y protagonista, aunque hay que reconocer que la introducción se vuelve un tanto cansina con tanta explicación: lo que el público quiere son muertes bestiales y no explicaciones, al menos el público al que va dirigida esta cinta. Menos mal que, aunque tarde en despegar, el final es un verdadero clímax que logra mantenerte en el aire. Tenéis que verla... ¡Tenéis que verla!

domingo, 16 de junio de 2013

Madrid, 1987

En Madrid, 1987 hay una cosa que tenemos clara desde el principio: María Valverde se desnuda para José Sacristán y para todo aquél baboso pornográfico que se crea culto cuando, en realidad, le está dando al MUTE en su mando a distancia. Entre esos desnudos ya no sólo está el físico, demasiado 'lolitense' a mi parecer, sino el desnudo del alma, el del choque generacional entre dos personas con una diferencia de edad y de pensamiento abismal... La conocimos en la cinta cani por excelencia Tres Metros Sobre el Cielo, y es la primera vez que María Valverde se desnuda en una película. ¿Resultado? El que tenemos... 

David Trueba apuesta por Miguel (José Sacristán), un veterano articulista, temido y respetado, y Ángela (María Valverde), una joven estudiante universitaria, quienes se quedan encerrados en un baño sin ropa, situación que da pie a un enfrentamiento generacional. Ella se encontró, en los ochenta, con una democracia ya consolidada, mientras que él forma parte de los privilegiados que lo habían conseguido todo. 


Grandes diálogos y monólogos en una cinta rodada en tan sólo 13 días y, según se cuenta con un equipo de rodaje totalmente desnudo... ¿Un espacio reducido y dos actores pueden dar para tanto? Lo cierto es que sí: Trueba apuesta por la fragilidad y la ligereza, todo un riesgo en los tiempos que corren... Dos actores, un baño de mala muerte y mucha palabrería pedante, reflejando historia, pensamientos, ideologías y, sobre todo, oposición. Una joven que quiere abrirse camino contra un señor que ha conseguido lo que se ha propuesto en la vida sin importar cómo, con escena sexual incluida y sin la cual podría haber sobrevivido.


Una trama clara, sin tapujos... Y sin 'trapujos' con los que cubrirse. En ocasiones, los diálogos rozan lo vulgar y considero que podría haberse rodado con algo de ropa por medio (tanto quiso Trueba reflejar la desnudez de la persona que los dejó, ya no en paños menores, sino sin paños). Reflexiones y sencillez... Esa es la propuesta que resulta efectiva, al menos para el 90% de los telespectadores. Y ya os digo que tan sólo he contado a aquellos que no buscan lo pornográfico del asunto... 

Deberíais verla. Es un verdadero reflejo de la crisis actual, incluso en este ámbito: cine de autor, de bajo presupuesto, con pocos actores y con unos escenarios bastante reducidos. Sin embargo, son las películas más profundas (¡y no se vale hacer bromas con el tema sexual!).