viernes, 18 de mayo de 2012

Mi Segunda Vez

Hace unos dos o tres años veía la luz Mi Segunda Vez con una audiencia, sino ínfima, bastante decadente... Y, después de vista, me sumaría al grupo de detractores de esta película, que nos muestra a una Catherine Zeta-Jones que poco tiene que ver con la que recordaba: de hecho, podría afirmar que las comedias románticas no están hechas para ella... Aunque también tendría mis serias dudas de si calificar o no esta película dentro del género, pues a mí entender se ve atentado por una afirmación como esta. Lo cierto es que el tráiler nos mostraba algo que, realmente, la película no ofrece... Además de estar llena de tópicos, los personajes están muy poco elaborados y el argumento muy poco explorado. Podría haber dado lugar a un producto mucho más potente... Tanto como para que las distribuidoras se pegasen por estrenarla.  

La película, en un principio, puede parecer atractiva... Empieza cuando Sandy (Catherine Zeta-Jones), una sexy madre de 40 años, descubre que su marido la engaña, así que su mundo aparentemente perfecto se viene abajo. Sin pensárselo dos veces, se traslada a Nueva York con sus dos hijos con ánimo de rehacer su vida. Allí, conoce a Aram (Justin Bartha), un encantador licenciado universitario de 24 años que trabaja en la cafetería bajo el apartamento que alquila Sandy. Cuando Sandy encuentra trabajo, le pide a Aram que haga de canguro de sus hijos. La carrera de Sandy empieza a despegar y Aram se va convirtiendo en una parte cada vez más importante de su vida. Es divertido y sus hijos lo adoran. Muy pronto, esta improvisada familia va tomando forma y, aunque hay una larga lista de razones por las que no deberían estar juntos, se enamoran. Sandy y Aram se topan con la resistencia de familiares y amigos a su nueva relación y ambos tendrán que decidir si lo que tienen es algo simplemente divertido y temporal o puede tratarse de algo realmente duradero... 


Escrito así... ¿No suena bonito? De hecho, hasta cursi... Pero no se puede esperar más de lo que hay. Sinceramente, he de reconocer que la vi por Catherine, una actriz fascinante cada vez que interpreta... Sin embargo, las comedias románticas (o lo que sea) no son lo suyo: es una mujer de thrillers más movidos, con tiros y tensión... Incluso despertando sensualidad con un cierto toque de villana, y no de papeles de mujer que intente despertar lástima. Es demasiado fría para atraernos con una dulzura de la que carece. 

Con respecto al resto de la película... Resulta sosa e insípida... Demasiado básica. Falta claramente ese toque de pasión entre los personajes y le sobra titubeo, sobre todo por parte de Bartha, que ni es un galán ni lo intenta ser: lo vemos casi totalmente falto de carisma en todo el desarrollo. De vez en cuando se intenta salvar estos 'ligeros defectos' con algo de humor (hasta un tanto grosero), pero tampoco que lo intenten en exceso... 

Concluiría en que no tiene gracia ni romanticismo... Me ha decepcionado notablemente. Si queréis ver cine de relaciones entre mayores y jóvenes, optad por An Education... No os defraudará.

viernes, 11 de mayo de 2012

El Diario de Noah

Como habréis podido comprobar la mayoría de los que pasáis por aquí, las películas románticas no son mi fuerte. Seguramente haya visto miles a lo largo de mi vida, pero acaban por no decirme nada y, simplemente, las olvido... Supongo que TITANIC debió traumatizarme al 'deshechar' a Leonardo Di Caprio en las profundidades del océano... Tan adelantada la película, claro. Sin embargo, guardo un buen recuerdo de El Diario de Noah pues, a pesar de ser la típica/tópica historia de amor entre diferentes clases sociales, demuestra una serie de valores que pocas veces pueden verse en el cine, y por eso la tengo en un lugar especial de mi corazón. 

La historia comienza en una residencia de ancianos, donde un hombre (James Garner) lee a una mujer (Gena Rowlands) una historia de amor escrita en su viejo cuaderno de notas. Es la historia de Noah Calhoun (Ryan Gosling) y Allie Nelson (Rachel McAdams), dos jóvenes adolescentes de Carolina del Norte que, a pesar de vivir en dos ambientes sociales muy diferentes, se enamoraron profundamente y pasaron juntos un verano inolvidable, antes de ser separados, primero por sus padres, y más tarde por la guerra. Cuando vuelvan a reencontrase, sus vidas habrán cambiado notablemente... 


De título original The Notebook, nos hallamos ante una verdadera obra maestra, la primera que me vendría a la cabeza si pensase en el amor. Es justa, exacta, comedida, dramática... Todo equilibrado para tocar las fibras sensibles en el momento adecuado y no antes. Considero que nadie que la haya visto habrá podido resistirse a sus encantos, ya no sólo idílicos y románticos, sino a los propios de los actores principales: McAdams está arrebatadora, tan guapa, tan natural... Mejor que nunca. Además, Gosling fue un gran descubrimiento: atractivo, seguro y enamorado, un verdadero galán con dotes de los grandes. 


La típica película para ver junto a la persona a la que amas, para disfrutarla en compañía y, por qué no, para desprender alguna lagrimita con la escena del embarcadero... Cualquier persona normal ve esta cinta y vuelve a enamorarse perdidamente, como el primer día, de ese ser que tiene al lado, con el que ha pasado tanto buenos como malos momentos, pero de quien tiene la certeza de que va a permanecer ahí 'hasta que la muerte los separe', como reza una de las frases de la cinta. 



Este fin de semana ya tenéis plan: Agarrad un buen bol de palomitas con una mano, al chico/a que os guste con la otra... ¡Y que surja el amor! 

Te dedico esta película... Ya no sólo por aguantarla a mi lado sino porque cada una de las palabras que escribo aquí las siento contigo, :)

La Resistencia de los Muertos

El pasado sábado, después de un largo recorrido con el coche por esos lugares olvidados por el tiempo que tanto nos apasionan, no quedaba otra que rebuscar entre antiguas películas, a ver si había algo que valiese la pena ver... No encontré nada interesante, por lo que estuve escuchando Manos de Topo hasta más o menos las 23:00 (¿qué le vamos a hacer? Me gusta más que la Diana Navarro que pone el vecino...). Después de un rato de meditación sin la amargura de 'El cartero no tenía la culpa...', la cosa se decidió por La Resistencia de los Muertos, la típica de infectados que destruye el mito de los 'zombies caníbales' de la mano del maestro Romero, uno de los creadores del género y que flojea de lo lindo en esta producción. 

La película se centra en cómo un grupo de habitantes de una remota isla situada en la costa de Norte América descubren cómo los muertos se levantarán de sus tumbas en busca de carne humana. La gente de la isla deberá tomar una decisión: acabar con ellos o mantenerlos "con vida" hasta que encuentren una cura... Estas decisiones enfrentarán a dos bandos claramente diferenciados, y parece que la decisión está clara: se les mantendrá reducidos hasta que la ciencia avance. Pronto entrará en juego el ejército, y la cosa se volverá un poco más divertida... 


No nos encontramos ante una historia capaz de atraer al público: a pesar de que Romero fue uno de los que patentó a los 'muertos vivientes' en su antigua trilogía, en esta película intenta destrozar el tópico del hecho de que coman carne humana, lo que hace que te duela el cerebro sólo de pensar en qué se ha convertido un zombie, infectado o aquello que sea. No deja huella y no invita a ser recordada, puesto que los personajes son facilones y los diálogos sólo se dedican a la insinuación sin concretar nada. Casquería pura, señores... ¿Qué le ha sucedido a Romero? ¿Senilidad? ¿Tercera edad? ¿Amnesia? No lo entiendo... 

Los efectos especiales son demasiado digitalizados en una película a la que le falta voracidad, agresividad... Ese puntito que tienen los zombies y que aquí no se ve. El colofón lo pone el hecho de ver a nuestros personajillos hacer tareas domésticas y ejerciendo de trabajadores del campo. Por supuesto, todo ello por no hablar del final... Tan nímio, extraño e insípido que prefiero ni recordarlo. 

Un atentado para la dignidad de los zombies...

jueves, 3 de mayo de 2012

Eden Lake


Qué pocas películas hacen en televisión que merezca la pena recordar... ¿No creéis? La llamada 'caja tonta' nos devuelve, cada vez más a menudo, programas del corazón que nos deleitan con la vida y obra de personajes mundanos que poco nos dan de comer en tiempos de crisis. Sin embargo, en ocasiones nos regala algo 'agradable'... Con independencia del cine 'de tarde' (que suele ser mejor que muchas pelis del 'nocturno'). Y lo de 'agradable' se dice por decir algo... Porque Eden Lake no es muy agradable que digamos: la típica cinta de secuestros y torturas que convierte en agonía un rato delante del televisor no puede merecer palabras de lo más maravillosas de no ser por el hecho de que nos gusta sufrir y pasarlo mal ¿sí o no? 

La historia de hoy nos presenta a una pareja adulta, Steve y Jenny, que se escapa de fin de semana romántico a una especie de lugar abandonado llamado 'Eden Lake.' Sin embargo, su tranquilidad se verá interrumpida cuando una banda de chicos jóvenes aparezca por el lugar. Estos, como acto de rebeldía, robarán las cosas a la pareja y destrozarán su coche. Steve intentará hacerles frente, pero sufre un violento ataque por parte de un grupo al que parece no importarles el sufrimiento ajeno. A partir de ese momento, Jenny tratará de escapar a través del bosque, y los jóvenes no se darán por vencidos tan fácil... No sabe lo que le espera. 


Y, realmente, nosotros tampoco sabemos la que les espera... La película logra mantenerte en vilo hasta la última escena, y lo digo sin exagerar: con un estilo muy conocido ya gracias a La Última Casa a la Izquierda (gran película, por cierto), este 'lago del Edén' nos demuestra que nadie está seguro en ninguna parte, y de verdad que logra hacerlo creer hasta la saciedad. La peli hace pasarlo mal, invita a sufrir y casi que obliga a morderse a más de uno los labios de impotencia... Resulta increíble que emitan algo así por televisión (yo misma no me lo creo), pero ahora está en vuestras manos conseguir la cinta y dejarse llevar por lo que podría considerarse algo así como 'gore de calle.' 

Es una película excelente, con acción, tensión, dramatismo y terror... Considero que no le falta de nada. Además, podría traducirse en una especie de cuento pedagógico con moraleja que dejo que cada cual vea por sí mismo y sin ayuda de terceros. Un thriller imprescindible en la filmoteca de un aficionado al género que rebosa talento por los cuatro costados. Todas las interpretaciones, pese a ser poco conocidas, están bordadas, simplemente geniales en un contexto donde la violencia genera más y más violencia, siendo ésta la mejor prueba. Tremendamente real, horriblemente dolorosa y amargamente violenta. 

 Os invito a verla... A reverla y a disfrutarla... Como yo lo hice. A poneros en la piel de los protagonistas y a sufrir con ellos... ¡No olvidéis las palomitas! La cosa da para largo y no apetece levantarse del sillón.