martes, 11 de diciembre de 2012

Devil Inside

Si metemos en un robot de cocina la saga de [REC], las Paranormal Activity y, para colmo, lo sazonamos con un poco de El Proyecto de la Bruja de Blair podremos degustar algo así como Devil Inside, una de esas cintas que optan por el formato de 'falso-documental' para 'enamorar' a la cámara y al telespectador con unas formas no del todo explotadas. Podría concluir desde un principio que la película resulta del todo prescindible desde los primeros fotogramas, pero es necesario justificarlo como se merece. ¿O no? 

Como ya he dicho, este 'falso-documental' nos presenta (o, más bien, se presenta ella sola) a Isabel Torelli, cuya madre asesinó brutalmente a tres personas porque estaba clínicamente loca. Después de haber declarado que los asesinatos se produjeron durante un exorcismo, será la propia Isabel quien se disponga a investigar lo que realmente ha ocurrido... De ese modo, y en compañía de dos sacerdotes especializados en exorcismos, ahondará en un mundo desconocido para ella... Y no del todo agradable.


Esta cinta vio la luz en la primera semana del año que acabamos... Y, desde luego, apuntaba maneras a ser de lo peor que a nacer en 2012... ¡Empezaba bien el año! Me había hecho unas ilusiones bastante profundas acerca de lo que iba a ver... Para empezar, dura mucho menos que cualquiera, cosa que me hizo imaginar que todo lo bueno se sirve en frasco pequeño... ¡Pero no! Para todo aquel que lo piense... ¡Maaaaal!

En fin... Otra de exorcismos y niñas feas retorcidas en camas. La rodea un aura de 'qué visto está ésto' desde el principio... Recuerda a nuestras pesadillas de niños, a las sagas ya mencionadas, a El Exorcismo de Emily Rose, a El Exorcista original y a todas esas cintas que son calcadas la una sobre la otra, cuyos argumentos podrían superponerse entre sí y ni siquiera nos enteraríamos si es que acaso Emily Rose fue poseída por algún tipo de demonio de Cuarto Milenio y mató a algún cura o algún otro ser del Vaticano en presencia de la Niña del Exorcista. 

Seguramente la hayáis visto y, para colmo, la habréis olvidado ya... ¿A que sí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario