miércoles, 19 de diciembre de 2012

Amanecer (Parte 2)

El romance más inmortal de la historia del cine toca su fin con la segunda parte de este mundillos blanquinoso: digamos que Amanecer (Parte 2) relaja las ansias de algunos fans de la saga mientras otros lloran desconsolados por el hecho de que ya no habrá más entregas (espero). Debemos darnos cuenta, señores, de que, por más que siempre ando criticando el bombo y platillo que se les da a este tipo de películas, no puedo evitar sentarme delante de la tele (sí, de la tele, es obvio) a verlas... ¿Por qué? Pues no sé, todavía seré uno de esos seres patéticos que creen en el amor de las películas... ¡Pon un lobazo en tu vida, sí señor! 

La última entrega, a pesar de incluirse en el mismo libro de la Meyer, comienza tras la conversión de Bella en vampiro y cómo debe adaptarse a su nueva naturaleza. Cuando nace Renesmee, la familia Cullen tendrá que protegerse de la amenaza de los Volturi, pues existe una ley que prohíbe transformar a los niños en vampiros, ya que son difíciles de controlar y pueden provocar desastres que pongan en peligro la secreta existencia de los vampiros. Es ahora cuando la familia Cullen deberá reunir a todos sus familiares vampiros de cualquier parte del mundo para demostrar que Renesmee no es una niña inmortal... 


Nos hayamos ante la entrega más emocionante, en la que se juega con el telespectador de una forma increíble... Sobre todo si uno no se ha leído los libros, claro está. Los efectos especiales de las batallas son, quizá, los más logrados de todas las entregas, y los que sin duda provocarán más tensión entre la población adolescente. 

Un verdadero espectáculo que les da a los fans lo que se esperaba, con un guión no muy acertado, bajo mi criterio: con la cantidad de personajes nuevos que tenían para exprimir, han vuelto a centrarse en lo que yo llamo 'porno de la SuperPop': noches de pasión entre vampiros, culitos, pectorales, lobos desnudos... En fin, lo que pide el público, no vamos a engañarnos. He de reconocer, además, que si no fuese por el cacho que se enseña, iba a ver las Twilight sus respectivas 'pu...' calaveras. 

En fin, nos tocará ahora buscar cacho en otro sitio, porque el argumento me ha suscitado, de interés, más bien poco... O nada. Anuncios de maquillaje y lentillas me aportan lo mismo que la última cinta de la saga más pegajosa de la historia de las sagas (no quiero ni imaginarme qué pasará con Las 50 Sombras de Grey...). Más de uno dice por ahí que se trata de una reconstrucción de Los Serrano... ¿Estarán en lo cierto? (Cara de sospecha seguida de una de infinito desprecio...).

No hay comentarios:

Publicar un comentario