jueves, 22 de noviembre de 2012

Ted

Hay una cosa que quiero decir después de ver esta película... ¡Yo quiero un osito! Y es que esta película, a pesar de estar poseída por el espíritu del mismísimo José Luis Torrente, todo queda camuflado tras ese túpido velo de osito que la hace tan... Adorable. Reconozco que Ted tiene una trama bastante básica en lo que a argumentos se refiere, pero esas situaciones tan cómicas (humor verde, todo sea dicho), que evolucionan tras un nuevo gag la convierten en una sátira tan tierna como divertida. 

La película comienza cuando John Bennett (Mark Wahlberg) era pequeño y no deseaba otra cosa que su osito de peluche Ted fuera un oso de verdad, debido a que el pobrecito era un poco asocial. Por desgracia, su sueño se hizo realidad y, 27 años más tarde, Ted sigue con John y saca de quicio a su novia Lori, que empieza a perder la paciencia. Para colmo, a John no parece preocuparle su futuro profesional y se pasa la vida fumando porros con Ted. A pesar de ello, John intenta alcanzar la madurez, pero parece que para conseguirlo le resulta indispensable la ayuda de su osito peludo. 


Desde luego, el comienzo no podría ser mejor... Reconozco que es mucho mejor que el resto, que quizá se haga un poco repetitivo y, finalmente, se convierta en los dibujitos de La Bella y la Bestia, con osito incluido. De todos modos, es una cinta que rompe las reglas y que, para colmo, las rompe con clase: comedia romántica, con gag's interesantes y un final muy feliz, a pesar de que casi nos hace llorar a lágrima viva cuando creíamos que todo estaba perdido (buen guiño, al final uno le acaba cogiendo cariño al oso guarroso). 


Sin duda, es la primera vez que vemos que un tierno osito puede albergar en su interior el espíritu del tío más cerdo de España, en lo que a vocabulario, sexo y drogas se refiere. Además, todos esos guiños a Justin Bieber o a Paquirrín (¿es cierto eso que el pato del chino que aparece se llama así?) la convierten en indispensable... El traductor sabía lo que hacía. Además, y para colmo, no sabía que imagen elegir, así que he elegido varias para la crítica... La cinta tiene momentazos geniales. 

Una película bastante ingeniosa que os recomiendo si queréis pasar un buen rato... No esperéis gran cosa, sólo echaros unas risas con el humor más guarro. ¿Quién no quiere a un osito de peluche como mejor amigo después de verla? ¡Compi-Truenos para siempre! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario