sábado, 10 de noviembre de 2012

La Venganza de Pinocho

La Venganza de Pinocho es una cinta que ya tiene unos años... 16, para ser exactos. De hecho, la he encontrado rippeada de un VHS a la antigua usanza, por lo que ni el sonido ni la imagen es equiparable a todas esas modernidades que tenemos ahora: que si DVD, que si Blue-Ray, que si 3D... ¡Qué narices! Yo crecí en los '80 y, como dice la canción, sobreviví... Y sobreviví gracias a los buenos placeres de la vida, como películas de este tipo: seriedad, toque policial, misterio, puntito paranormal... Mucho más de lo que se podría esperar de estos géneros que más de uno ya considerará pasados de moda. De hecho, si me hubiesen contado que proviene de algún libro, probablemente me lo habría creído. 

La película va mucho más allá de ser una copia barata de la saga de Chucky: digamos que nos presenta a Vicent Gorro quien, tras ser condenado a la silla eléctrica por asesinato, deja a su abogada su única posesión, un Pinocho de madera. ,Una vez este señor queda reducido a humo, la abogada le regala el muñeco a su hija y, entonces, empiezan a ocurrir sucesos muy extraños... Sucesos relacionados con las intrigantes conversaciones que su hija mantiene con Pinocho.  


Esta película se sitúa, increíblemente, por encima de la media... Al menos, a mí, me ha sorprendido para bien. Intenta mantener, en gran medida, la seriedad, y eso es muy llamativo teniendo en cuenta el tipo de argumento, bastante visto ya. Da lugar a hipótesis varias y, de hecho, hasta el telespectador puede llegar a dudar de si es o no el muñeco el que realiza todo tipo de fechorías. Nos ofrece el lado oscuro de un personaje de cuento bastante afamado, cosa que podría traumatizar a un niño, y eso la hace grande. 

No es una cinta que presuma de grandes sorpresas... Los sustos que se dan, en caso de llamarlos sustos, los meteríamos en el saco de los 'suaves': son bastante predecibles e, incluso, la imagen de este monigote correteando de un lugar a otro puede resultar un tanto chistosa. 

Sin embargo, la recomiendo con bastante énfasis... Me ha gustado, ¿qué le voy a hacer? Volvería a verla, sobre todo por el hecho de que esperaba cine del malo y encontré algo muy muy atractivo... Así que, no tenéis escapatoria... ¡A verla se ha dicho!

2 comentarios:

  1. muy bueno tu critica, le sacas el lado bueno a una pelicula mala jeje

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegro de que te haya gustado, Martín! A ver si pasas por aquí más a menudo, :)

    ResponderEliminar