sábado, 24 de noviembre de 2012

Carrie

Carrie constituye uno de los mitos que el buen cine nunca será capaz de olvidar: una verdadera obra de culto fruto de una de las mejores novelas de Stephen King. He leído ese libro varias veces y, por más que pasa el tiempo, no pasa de moda... Sus letras son capaces de recrear la atmósfera que, posteriormente, quiso reflejar la película... Una película de éxito que, para colmo, he tenido oportunidad de volver a ver en la gran pantalla y gratuitamente. ¡Qué cosas! Para una película por la que estaría dispuesta a pagar, van y nos la regalan... Con los pesares que ello implica: adolescentes, olor a gusanitos, gritos sinsentido y bromas continuadas hicieron de la velada algo 'especial.' 

La historia es, básicamente, la que el libro nos presenta: Carrie White, una tímida adolescente que vive con su madre, una fanática religiosa, es objeto de las burlas constantes de sus compañeros de instituto. Cuando, en las duchas del ginnasio, la chica sufre un ataque de histeria al tener su primera menstruación, a una de sus compañeras se le ocurre gastarle una broma macabra durante la fiesta de graduación. Lo que todos ignoran es que Carrie posee poderes telequinésicos y la broma les va a salir muy cara... 


Por desgracia, la película no refleja cientos de las escenas que el libro recalca... De todos modos, la cara de Sissy Spacek resulta, en general, épica... ¿Quién ha podido olvidar sus ojos, su tez blanca o su forma de comportarse? Creo que nadie mejor que ella hubiese interpretado a la Carrie que, en su día, quiso crear el maestro. La escena final, cuando tras el baño de sangre, levanta la cabeza y emite esa mirada que crea el mayor caos es, simplemente, inolvidable. 

Una película adecuada a la época (los '70), que rompió moldes y que surgió en plena efervescencia del destape: se podía enseñar cacho, ver algún cuerpo desnudo al completo, mostrar la sangre de la menstruación... Digamos que, todo lo prohibido, podía ver la luz... De una forma sutil y nada gore, sin demasiadas exageraciones, pero con clase. Con defectillos del calibre de 'cómo la sangre se extiende tan rápido en apenas un fotograma', pero pasables dada la calidad del argumento y de la adaptación. 

Es una de las películas de nuestra infancia, de los que crecimos en la Generación de los '80, con El Coche Fantástico, El 'Un Dos Tres' y los Frigopiés... Si no la has visto, yo creo que te está faltando tiempo.

2 comentarios:

  1. CLASICAZO!!!! Aunque deja fuera algunas de las mejores cosas del libro, sigue siendo fantástica.

    Veremos lo que da de sí el remake...

    Arriba la generación de los '80!!!!

    ResponderEliminar
  2. Espero que el remake no nos fastidie los 'bonitos' recuerdos que nos trae esta película... ¡Arriba nuestra generación! :)

    ResponderEliminar