miércoles, 14 de noviembre de 2012

Amanecer (Parte 1)

Cuando los cines están a punto de estrenar la última parte de la saga del 'nunca acabar', esas pelis de vampiros en las que nunca muere nadie, vamos contra el mundo y le damos al 'play' con Amanecer (Parte 1)... Sí, ese coñazo de casi dos horas de duración que apenas abarca una parte del último libro. Yo misma me pregunto por qué hacer dos películas de un único libro (no teníamos suficiente con un tormento como para tener dos), pero esta gente ya no sabe qué hacer para sacar tajada... Además de despelotar al hombre lobo, claro está. Al menos, han ido modificando el peinado del protagonista... ¿Motivo? No ganarían para tanta laca de Giorgi

Cómo no, la colección de 'vampiritos' no podía continuar de otra forma: el amor que Edward y Bella sienten el uno por el otro se sella con la celebración de una gran ceremonia organizada por Alice. Durante la luna de miel, los recién casados tienen relaciones sexuales (cómo no, que tres películas y media sin catarlo... ¡Maaaal!) y Bella queda embarazada de un 'bicho raro' y de lo más malévolo. El rápido crecimiento del feto, mitad humano mitad vampiro, afecta gravemente a su salud, llevándola al borde de la muerte... 


Para empezar, la película se hace eterna... Es cierto que todos, y repito, TODOS, estábamos deseando ver el bodorrio por todo lo alto de esta panda tan extraña... Sobre todo, saber si se liaban a comerse entre ellos (¡qué menos!) ahora que los conceptos de vampiros y hombres-lobo ha cambiado tanto. Pero tanto como para aguantar dos horas delante del televisor, esperando que pase algo, pues... Se podría decir que el embarazo de Bella dura casi que los nueve meses reglamentarios. 

Después, cronometrando que el lobo tarda poco más de 20 segundos en enseñarnos su torso desnudo... Seguido de esos diálogos tan insulsos y faltos de gracia, y de una Bella interesadísima en mantener sexo con un vampiro que podría esperar otros 100 años sin mojar la convierten en... ¡La guinda del pastel, señores! Menos mal que que nunca he pagado ni un mísero euro por estas cintas, porque habría pa' morderme y no dejarme ni gota de sangre. 


Aunque supongo que estas películas son las que me dejan sin una gota de sangre licuada, claro... Entiendo que se trate de argumentos para adolescentes, y menos mal que en esta ocasión ya podemos ver 'algo' de sangre... Aunque sea embolsada y en vasos del McDonald's. 

Bueno... Ya sabéis mi opinión sobre estas cintas... Mucho criticarlas, pero siempre estamos frente a la tele por ver a hombres descamisados... Por lo demás, pues... Que cada uno piense lo que quiera. Son películas para mujeres, claro está. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario