jueves, 4 de octubre de 2012

El Hombre Lobo

Disculpad mis ausencias en las últimas semanas... No significa que no hayamos visto buen cine (o algo que se le parezca), pero las obligaciones son las obligaciones... Sin embargo, y en este pequeño rato libre, os traigo una leyenda urbana, un personaje fruto de múltiples remakes e historias paralelas... Intuyo que esta nueva versión de El Hombre Lobo no intenta sino salvarle el culo al denigrado personaje por la Saga Crepúsculo, y no es para menos después de darnos a entender que todos los hombres-lobo pertenecen a una tribu india donde el cuerpo de escándalo es requisito esencial. 

La película, de unas dos horas de duración, comienza con el fin de la infancia de Lawrence Talbot la noche en que murió su madre. Abandonó entonces su pueblo (Blackmoor), pero tardó muchos años en recuperarse y olvidar. Un día, Gwen Conliffe, la prometida de su hermano, le encuentra y le pide que le ayude a buscarlo, pues ha desaparecido. Talbot regresará entonces a casa y se enterará de que un ser brutal y sediento de sangre ha matado a muchos campesinos: una antigua maldición que convierte a las víctimas en hombres lobo las noches de luna llena. Para acabar con la matanza y proteger a la mujer de la que se ha enamorado, Talbot debe destruir a la temible criatura que se esconde en los bosques cercanos al pueblo. Cuando, finalmente, sale en busca de la bestia, descubre que él también tiene un lado oscuro y primitivo que no podía ni siquiera imaginar. 


Remake del genial clásico de 1941, intenta a toda cosa recuperar ese estilo gótico-romántico de la original, y lo consigue, pero sin mucho éxito: los arreglos informáticos lo cubren todo hasta dejarte a expensas de terror de verdad, de ese que te mantiene en vilo o te obliga a mirar debajo de la cama. Vamos, que hay demasiado romanticismo y faltan lobos o un poco más de carne empanada... 

Es evidente el despliegue técnico, de escenografía y de calidad en los actores seleccionados (Anthony Hopkins es el ejemplo, y varios Óscars le avalan)... Sin embargo, el resultado no ha sido del todo el esperado: a pesar de que se mueve por el terror a la antigua usanza, esa nebulosa, esa casa polvorienta, esa sensación de 'casa olvidada y terrorífica' no aparece del todo explotada, y tampoco tengo claro por qué. 

Concluyo diciendo que es una película que va de guay, como un cani con un Ibiza del rastro recien tuneado... Sin embargo, no alcanza lo previsto... Nada como la original de la década de los 40, lo siento. 

2 comentarios:

  1. A mí me gustó, fue un regreso al terror clásico, con hombres lobo que dan miedo y no otras cosas que se han estado viendo últimamente.

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo pienso, la verdad es que no está tan mal... Teniendo en cuenta la bazofia que he visto en los últimos días.

    ResponderEliminar