lunes, 17 de septiembre de 2012

Presencias Extrañas

Las esperas pueden llegar a ser muy largas, sobre todo si uno se encuentra a las puertas del 'infierno'... (Bonito símil para comparar la Universidad). Digamos que la película que hoy os traigo me sorprendió gratamente, a pesar de ser un remake americano de una surcoreana de 2003 y estrenada posteriormente en España bajo el título de Dos Hermanas. En este caso, Presencias Extrañas ocupa nuestro tiempo, letras y espacios con un argumento no muy digno de ser recordado pero con un final tan apoteósico que merece todos mis respetos. 

Damos comienzo a nuestra aventura con Anna Rydell (Emily Browning), que regresa a casa junto a su hermana -y mejor amiga- Alex (Arielle Kebbel), tras su estancia en un hospital mental para superar la extraña muerte de su madre enferma. Pero su recuperación se pondrá en peligro por culpa de su cruel madrastra, de su padre ausente y de la presencia de un fantasma que habita en la casa... 

La película se fundamenta en unas bases de thriller de terror bastante bien asentadas: interpretación interesante, aterradora, cuidada producción y selección de actores, todo ello donde Emily Browning destaca especialmente por el temor y reticencia que nos puede suscitar. Desde luego, su cara en todo el filme es épica, regalando sustos especiales y expresiones para no olvidar. 


De algún modo especial, la cinta se clava en la memoria... Si bien es cierto que es bastante básica y no muestra otra cosa que la típica historia de fantasmas tras un suceso traumático, el giro de guión del final duele tanto como un apuñalamiento (ya me entenderéis en el momento en el que la veáis). Esa sucesión final de escenas nos lleva a un estado de éxtasis tal que os aseguro que no podréis levantaros del sofá hasta pasados unos minutos... Lo que parecía una película de sábado por la tarde se convierte en adulta en escasos minutos para dejarnos un buen sabor de boca a pesar de que todo lo anterior lo sentimos como un plato de panchitos cuando hay hambre voraz. 

Recomendadísima... No me esperaba un finalazo de esas características. Por lo que puedo intuir, reproduce fielmente las sensaciones coreanas de terror o, al menos lo intenta. 

No dejéis de verla, vale muchísimo la pena... :)

2 comentarios:

  1. Puedo intuír que ese apoteósico final es el mismo que el de la original? Porque me están dando muchas ganas de verla, aunque ya he visto Dos Hermanas

    ResponderEliminar
  2. Yo diría que ese 'apoteósico final' es el mismo que el original: es bastante fiel a sus inicios. Si tienes oportunidad, puedes verla... De hecho, está en Youtube al alcance de todos los públicos. ¡Y ya me contarás la experiencia! :)

    ResponderEliminar