sábado, 4 de agosto de 2012

Los Falsificadores

A estas horas y dadas las circunstancias, quiero sorprenderos (o, al menos, intentarlo) con una película dramática ambientada en la Alemania Nazi de la década de los '30. En un principio, he de reconocer que  Los Falsificadores no me pareció gran cosa pero, para ser una cinta de 2007, la ambientación es tan real que la película parece muchísimo más anticuada, punto que destaco a su favor. ¿El argumento? Muy social, centrado en las diferencias que los alemanes establecían entre las personas que podían serles de utilidad y las que no les servían para absolutamente nada. 

La película comienza en Berlín, en el año 1936. Sorowitsch (Karl Markovics), el rey de los falsificadores de moneda, además de judío sin escrúpulos que cree que "la manera más rápida de ganar dinero es fabricar dinero." De hecho, nada le importa lo que está sucediendo a su alrededor, ni siquiera la situación de los judíos. Sin embargo, cuando estalla la guerra, es arrestado y llevado a un campo de concentración nazi, Auschwitz, donde se ve obligado a trabajar con otros falsificadores. ¿Su misión? Fabricar libras esterlinas y dólares americanos a cambio de unas condiciones de vida mejores que las de los demás prisioneros. Sin embargo, esta situación les plantea a algunos un dilema moral: ¿Cooperar con sus verdugos equivale prolongar la guerra y facilitar la victoria de la Alemania nazi? 

Una película muy social, histórica y bélica, que puede llamar la atención de los amantes del género... Si bien es cierto que no es ninguna obra maestra, es diferente al resto de películas de este tipo, donde apenas comprenden la desgraciada vida de los judíos a manos de los alemanes, que acaban muriendo quieran o no por razón de religión y de una serie de aspectos 'relevantes' de la raza aria que nunca he comprendido. Resulta atrevida al incidir en un aspecto que, aunque conocido por todos, negamos su existencia como buenos hipócritas: todos los judíos morían excepto aquellos a los que se les podía utilizar. 


Bastante pulcra, eso sí, por lo que podrían haberse exprimido muchísimo más las emociones de los personajes principales... En ocasiones, aparecen fríos y no consiguen hacernos llegar al verdadero drama histórico que supuso el genocidio nazi. Sin embargo, lo considero digno de ser visto, ya no sólo por lo que pueda o no merecer la pena como película, sino porque es una más en la que se refleja las diferencias entre pueblos y cómo los que se consideran 'superiores' son capaces de imponer sus normas y acabar con todo aquello que no les interesa, no sin antes seleccionar aquello que pueda serles de utilidad. Me reitero en mis palabras: panda de hipócritas... Parte de nuestra humanidad pisoteada en manos de unos desgraciados sin que la otra parte del mundo metiese la mano. ¡Bien la metemos ahora en guerras que tienen que ver con nosotros! Muy mala forma de limpiar nuestra sucia conciencia... 

No le daría un 10, pero tampoco sería capaz de darle menos... Valoradla a vuestro gusto. Sólo puedo limitarme a recomendarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario