miércoles, 8 de agosto de 2012

La Novia del Mar

Dando vueltas por Internet, he comprado que no soy la única persona que, en algún momento, se interesó por una película un tanto mitológica sobre el mar, las perlas negras y los malos augurios. El otro día, la emitieron por televisión y, si bien es cierto que no esperaba mucho más que la típica película de fin de semana por la tarde, La Novia del Mar acabó llamándome la atención, ya no sólo por lo cuidado de su escenografía, sino por el argumento en sí, nada engorroso pero con los tintes de amor necesarios... Suficientes para no empacharse de azúcares. 

La historia comienza en un preciosa aldea marítima, donde el mar devuelve a una niña que sobrevive a un naufragio producido varios días antes: sus padres no han sobrevivido. Un pescador de la zona la recoge de la orilla donde se encuentra sana y salva y la entregará a su abuela (Angélica María): todos los vecinos piensan que el mar la ha rescatado porque la ama. Pero la niña se convierte en Grecia (Sendi Bar), una bella mujer que no puede estar con ningún hombre porque el mar no quiere compartirla: todo aquel que se enamore de ella está destinado a morir. Un día, aparece en el pueblo Marcelo (Johnathon Schaech), un atractivo fotógrafo que quedará maravillado con su belleza. ¿Qué pasará entonces? 


Desde luego, este drama romántico es mucho mejor que determinadas americanadas en las que se gastan millones de euros y cuyo resultado es, de un modo u otro, pésimo. Si la habéis visto, seguramente la recordéis como una telenovela venezolana sin grandes pretensiones, pero es básicamente lo que nos viene a la cabeza cuando vemos tanta cara conocida gracias a las tardes de TVE: los mejores actores latinos que yo recuerdo confluyen en un argumento muy cuidado, como son Angélica María, Sonia Braga o Tina Romero. 

La escenografía es especial... Sus calas, su mar, sus fondos, sus perlas... Simplemente, un deleite para la vista, además del elenco, también de muy buen ver. La historia es típica de la literatura latinoamericana, con su amor y sus tragedias por medio, donde un pueblo pequeño es capaz de creer a la 'bruja' o 'sanadora' acerca de cómo tratar o no a una determinada persona... Muy interesante, desde luego. 

Si os gustan las historias de amor, estoy de acuerdo en que veáis Querido John y tonterías varias, pero en el marco del cine de Serie B y poco conocido hay también algunas joyas que vale la pena desenterrar... Esta es una de ellas, y nos demuestra que no siempre es necesario un presupuesto incontable para crear una obra maestra con actores que dan la talla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario