martes, 24 de julio de 2012

Shoot 'Em Up

Hace algunas semanas que no tengo tiempo de ver películas medianamente decentes... Ya no sé si por falta de tiempo o, simplemente, por pereza, no utilizo mi disco duro externo... Por cierto, 500GB de memoria (fotos, vídeos, documentos) que peligran por una 'disección' en los cables de conexión. El caso es que, el otro día, mientras 'zappingueaba' o como se diga, hice un parón delante de una peli de acción, cosa muy rara en mí... Los tiros y la violencia gratuita por sí misma no me llaman la atención: prefiero todo eso con algún tipo de trama terrorífica, pero Shott 'Em Up era un poco diferente. 

La película comienza cuando el duro señor Smith (Clive Owen) espera en una parada del bus. Éste se verá involucrado en un tiroteo por unos pistoleros que persiguen a una mujer embarazada. La madre muere con el recién nacido en sus brazos, así que el señor Smith se convertirá en el blanco continuo de una serie de misteriosos atacantes dirigidos por Hertz. Mientras tanto, intentará descubrir por qué quieren al bebé con la ayuda de una prostituta (Mónica Bellucci) que hará las veces de madre y protegerá al pequeño. 

Aunque con demasiada violencia gratuita desde el principio, la película nos acaba enganchando... ¿Por qué? Enlaza casi sin darse cuenta los tiroteos y las persecuciones con la ternura de un argumento donde un bebé constituye el nexo de unión entre dos personas que apenas se conocían superficialmente (una prostituta y su cliente). A medida que se desarrolla la trama, podemos encontrar el típico humor negro americano enmascarado por los tiros, cosa que entretiene y hace que nos olvidemos de la gran cantidad de violencia absurda a la que da lugar. 


Una cinta para pasar el tiempo, hiperactiva y con un nivel de acción que resulta inacabable... ¡Ni en el final de los finales se olvida uno de los tiros! Sobredosis de balas y sangre es lo que se respira de principio a fin... ¡Hacía tiempo que no veía una película tan violenta! Y, desde luego, nada tiene que ver con las sagas de terror, donde algún personaje o 'ente' siniestro nos lleva hacia esa violencia. 

Los actores se limitan a lo que nos tienen acostumbrados... Mientras Mónica Bellucci no es más que una mujer florero que nos regala la típica escena de cama, Clive Owen es el héroe de la cinta, capaz de hacer 'maravillas' con la Bellucci mientras se carga a todo un ejército de tiradores selectos que se adentran en su habitación sin avisar. 

Si os gustan los tiros... Esta es vuestra película. Pasaréis, al menos, un rato entretenido, mientras veis caras bonitas, alguna escena de cama, tiros por un tubo y algo de humor amarillo mezclados con tintes de drama.

2 comentarios:

  1. No he visto esta peli, pero un amigo me puso una vez la surrealista escena de cama en la que el prota se lía a tiros mientras está haciendo cosillas con Monica Belluci. Me quedé a cuadros.

    ResponderEliminar
  2. Esa es la famosa escenita a la que hago alusión... Y acaba con una frase que dice algo así como "vaya manera de vaciar la pistola", o algo parecido... Una completa ordinariez, por cierto. De todos modos, y si nos ahorramos la mujer florero, la película puede resultar interesante y bastante activa.

    ResponderEliminar