viernes, 6 de julio de 2012

La Monja

Hace un par de años (alguno más, puede ser) tuve la oportunidad de ver esta película cuando recién se acababa de estrenar... Por aquellos entonces correría el año 2005. Me habían hablado muy bien de ella y, ¿qué podía hacer? Además, el título tenía una pinta bastante apetitosa... ¿Resultado? Al pozo de los olvidos hasta anoche, que volví a tenerla delante de mis narices... La Monja, película española de terror de supermercado regresa cual espíritu del más allá a mi pantalla (y a las vuestras, que la emitieron por una cadena pública) para vengarse (y no es para menos). En fin, en un Estado tan 'aconfesional' como el nuestro y jugando con las monjitas... Ay, ay. 

La película (aunque parece más bien una miniserie de escasa duración) nos cuenta la historia de seis jóvenes internas en un siniestro colegio que pasan sus días atemorizadas por una temible monja que dice estar en este mundo para librarlo del pecado. Un horrible secreto que traumatizará a las jóvenes reaparecerá 17 años más tarde, cuando cada una ya tenga su vida más que hecha. Digamos que una serie de brutales asesinatos las reunirá para revivir juntas su oscuro pasado, el que las unió para siempre 17 años atrás... 


Bueno... Podría decir que asustar, asusta... Al menos en la medida de lo posible: está basada en una historia original de Jaume Balagueró, y eso tiene que notarse en algún lugar. Sin embargo, los papeles de las adolescentes son bastante menos creíbles que los de las adultas, que también aparecen notablemente sobreactuadas en una atmósfera que, a pesar de ello, no está mal trabajada: es agobiante, no del todo agónica, pero con unos efectos resueltos con bastante esmero. El cine español vuelve a intentar llamar nuestra atención con una película muy 'santificada', donde juga con la religión en su sentido negativo para provocarnos miedo... Otro tópico o... ¿No recordáis la posterior NO-DO?

Los actores, perfectamente seleccionados (Teté Delgado, Cristina Piaget, Manu Fullola, Natalia Dicenta, Belén Blanco, Lola Marcelli), no acaban de convencer... El doblaje resulta patético en una película española... Para cometer semejante aberración, hubiese preferido escucharla en catalán, seguro que mucho más limpio que el castellano pastoso que suena cada vez que subimos el volumen del televisor. 

Si queréis un argumento facilón, no demasiado logrado, pero para ver entre amigos y comentarla a la vez mientras asustas al de delante fingiendo ser una monja muy malota, esta es tu película... Si no, prescinde de ella, por favor, o la acabarás olvidando poco después. 

2 comentarios:

  1. Pufff... la vi una vez por puro aburrimiento y, bueno, los F/X están bastante trabajados, y la idea en sí no está nada mal, pero... me dejó igual. No recuerdo si esta fue otra de las intentonas de la Fantastic Factory, pero teniendo en cuenta el nivel de las cintas de esa productora...

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo haberla visto por curiosidad... Quizá esperaba encontrar algo nuevo en esta segunda 'oportunidad', pero no... La misma castaña de hace años pero dándome cuenta, además, de lo sobreactuado de unos actores que consideraba de 'buena calidad.'

    ResponderEliminar