domingo, 17 de junio de 2012

Los Sin Nombre

En ocasiones, la emisión de ciertas películas hace que valga la pena encender la televisión y pasarse unas horas frente a ella, sin necesidad de levantarse. Hace un par de semanas descubrí (y digo 'descubrí' porque no la conocía) una de las películas de Jaume Balagueró antes de llegar a la fama más famosa con la saga [REC]: de título Los Sin Nombre, esta cinta de terror/intriga está basada en la novela del mismo nombre de Ramsey Campbell, que data del año 1981. 

La historia nos familiariza cinco años después del asesinato de una niña. Cuando ya su madre parecía haber empezado a estabilizarse, una llamada telefónica vuelve a sacudir su existencia: "Mamá, soy yo... Ven a buscarme." Ayudada por un periodista experto en temas de ocultismo, la madre busca desesperadamente la aterradora verdad que ha permanecido oculta hasta el momento: un grupo de gente que se esconde, que rechaza su propio nombre y que conoce la ciencia empírica del mal, en casas abandonadas y aisladas que ocultan secretos: una trampa de una maldad abominable. 

Nos hallamos ante una historia densa, que consigue crear una atmósfera terrorífica, lograda, sobre todo cuando nos adentra de lleno en el Hospital del Tórax de Terrassa, un lugar caracterizado por fenómenos paranormales, ritos satánicos, suicidios, restos humanos, siendo actores y directores de cine los testigos más privilegiados. Una verdadera sorpresa en el género... Después, el siguiente escenario destacable es el famoso Hotel del Vallés, en Barcelona, totalmente expoliado hoy en día. Nos hace respirar pasado, dolor, cicatrices y turbiedad, una composición genial para dejarnos con un buen sabor de boca y sentir que no la hemos olvidado a la primera de cambio. 


Películas como ésta demuestran el talento de Balagueró mucho antes de sorprendernos con la rabia y la sangre. El guión da lugar a confusiones, y eso me gusta... Enfatiza unos aspectos, minimiza otros que luego resultan ser importantes... Desesperante, angustiosa... Una pequeña gran opera prima que valorarán sólo los ojos más exigentes. He de reconocer que no nos regala terror

En un principio, los personajes no están demasiado pulidos... Emma Vilarasau comienza la película de un modo demasiado impasible como para ser la madre de una pequeña que acaba de fallecer. Sin embargo, con el paso del tiempo, podemos comprobar como se va metiendo en el papel de una madre sufridora, que hará hasta lo imposible por encontrar a su hija. 

No os olvidéis de verla... Un 10 en escenarios... Este será uno de los lugares que tenemos pendientes de visitar en nuestra larga lista... No tardes en volver... Te quiero. 

2 comentarios:

  1. Este peliculón lo vi en su momento en el cine y me dejó totalmente perplejo con el tremendo final que tiene. Me encantó toda ella y me convirtió en fan de Jaume Balagueró. La novela también está bien, pero le falta el finalazo de la peli

    ResponderEliminar
  2. No me esperaba un peliculón como éste... He de reconocer que Balagueró ya apuntaba maneras con sus primeras películas, y me confieso una fan incondicional del género que ha creado. Además del final, destacaría los escenarios... Por un lado, el Hospital del Tórax de Terrassa, aterrador... Por otro, el Hotel del Vallés... Con lo que me gustan a mí esos lugares, éstos también tendré que visitarlos, :)

    ResponderEliminar