jueves, 19 de abril de 2012

Ojos de Cristal

Hoy regresamos con el típico thriller de asesinos en serie, repleto de topicazos paranoicos de los de siempre pero, eso sí, con alguna que otra escena interesante. Ojos de Cristal es el título de este conglomerado de ingredientes que, a simple vista, no tiene ningún desperdicio... Una vez vista puede perder un poco el encanto gracias a la historia de gominolas que protagonizan las dos caras más bonitas de la cinta. De todos modos, si uno se tapa la nariz y 'traga' sin respirar, ese pequeño inciso lo arregla un poco de gore que se encuentra a medio plazo entre lo hispano y lo italiano, con ciertas dosis de escatología, pero sin excesos, sin perderse en banalidades ni humor amarillo, yendo al grano, que es lo que realmente interesa. 

Esta cinta nos plantea cómo un peligroso asesino construye, paso a paso, sus proyectos criminales: en los ojos de cada víctima queda el reflejo de su macabra y oscura liberación. El inspector Amaldi (Luigi Lo Cascio) no tiene elección: para detener al asesino debe olvidar sus propios fantasmas (algo que tiene que ver con un primer amor) y recorrer un doloroso camino de sangre. Se trata de una batalla contra el tiempo y a través del tiempo porque el horror siempre radica en el pasado. 


Si recordáis la ya típica en filmoteca Mil Gritos tiene la Noche, puede que os hagáis una idea de lo que significa 'construir un proyecto criminal', pero esta vez con mayor cuidado en la escenificación y menos sangre directa y a chorros, que quizá sea lo más ofensivo para la vista. A mí no me parece más que un remake de un clásico sin igual, con algunos actores españoles pululando por la pantalla y con algo de amor que le sienta como una patada en el hígado (como en TITANIC, que algo de alegría había que darle a la tragedia, ¿no?), todo ello por no hablar del pésimo doblaje que hace que el telespectador acabe masticando palabras delante de la pantallla, como intentando leer los italianos labios a los personajes. 

Nos hallamos ante una película para entretener, a la que le sobra dramatismo y le falta un tanto de agresividad directa. Sin embargo, no se trata de una mala elección para no pasar una noche aburrida, de esas que uno no tiene nada que hacer o no sabe dónde meterse... No se anda con rodeos: sabe lo que quiere, por lo que prescinde de aspectos que podrían considerarse importantes. 

Si buscáis un argumento en el que las cosas sucedan en un 'PIM PAM PUM', esta es vuestra cinta... Una peli donde un 'malo malote' se hace el 'bueno buenote' y, finalmente, le cogen por 'tontol'haba'... qué típico ¿no?

2 comentarios:

  1. Apenas voy leyendo dos de tus entradas y me he sentido como en casa. Por acà me quedo, si me lo permites. =)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Karla, :)

    Me alegro de que te gusten mis críticas, :) Cuando quieras, pásate y nos dejas tus comentarios y opiniones, :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar