viernes, 13 de enero de 2012

Cujo

El maestro del terror Stephen King lleva una larga trayectoria de libros que, desde su publicación, constituyen un verdadero éxito, siendo éste tal que han derivado en potentes guiones de películas de valorado éxito. Ejemplos de ello podrían ser desde Carrie en los ochenta hasta 1408 en esta década, pasando por otras como IT o Maleficio... Desde luego, las guardo celosamente en mi videoteca: aunque las adaptaciones al cine son capaces de destrozar algunas novelas de renombre, la que hoy os traigo describe de una forma muy fiel las letras originales de King, aunque el final sea un tanto diferente (supongo que para no dañar sensibilidades). Estoy hablando de Cujo, de 1983, una de esas no aptas para todos aquellos que sean un tanto recelosos de los animales: es decir, si ya les tocabas la frente con dos deditos, después de verla saldrás corriendo cuando veas un perro del tamaño de un burro. 

La cinta comienza en una pequeña población norteamericana, donde un murciélago muerde a un entrañable perro San Bernardo propiedad de la familia de un mecánico y le contagia la rabia. En un principio, los síntomas serán mínimos, pero a medida que avanza la enfermedad, el perro se vuelve más agresivo, hasta llegar a aterrorizar a todo el vecindario y cobrarse alguna que otra muerte. El punto central del firme se desarrollará a partir de que la esposa de uno de los protagonistas y su hijo lleven el coche al taller y se encuentren con un perro rabioso, cubierto de sangre y un utilitario que no arranca... ¿Cómo acabará la película? 


El argumento es, como ya he dicho, verdaderamente fidedigno, respetando incluso algunos diálogos importantes en el relato original. Es capaz de meter de lleno al telespectador en la sensación de claustrofobia que se vive en todo momento, pero ya no sólo en ésta, sino también en la que se vivía en el libro, uno de los mejores en la carrera del maestro, según la crítica general. Sin embargo, y para la pena de aquellos que hayan leído la novela, el final aparece un tanto 'cambiado' de lo que en su día nos contó el maestro, mucho más duro y drástico. Por todo lo demás, poco se puede decir de una cinta de los ochenta que bastante da de sí para los 'medio avances' de una época en la que se acostumbraba a ver a Freddy Krueger vs. Jason X en el día de San Valentín. 

De todos modos, y aunque la cinta en sí resulta inquietante, me parece una completa pena que no se adentre en absoluto en los sentimientos del perro. En el relato original, podemos comprobar las sensaciones que el animal experimenta, lo que siente después de cada uno de sus actos... Supongo que, en este caso, el presupuesto no daba para tanto, además de que se hubiese roto algo muy importante en el argumento: hubiese adquirido un tono fantástico, y tampoco era esa la intención. Me limito a recomendarla... Me gustó mucho, sí señor. Además, el desenlace no se hace esperar, lo que la convierte en una película más que aceptable, ideal cuando no apetece perder el tiempo con tonterías.

4 comentarios:

  1. Vi esta peli cuando aun era un joven imberbe y asocial, pero lamento decir que no recuerdo casi nada; gracias por recordarme que existe!! ;D
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es un gran clásico, y me alegra que todavía haya gente que la recuerda (ya, ya... Aunque sea muy vagamente...).

    Pues, como adulto barbudo y sociable que eres, te recomiendo que la revises... Te llevarás alguna sorpresa, :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Yo la vi después de haber leído el extraordinario libro y me dejó tal sensación de claustrofobia, que acabé el film sudando... y eso que había leído el libro!!!! Increíblemente fiel al original excepto por el final... pero si tenemos en cuenta que Stephen King aún recibe cartas de lectores enfadados por el final original, no me extraña que la peli tenga otro.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto que el final original era tan dramático que todavía a mí me hace daño recordarlo... Supongo que por eso en la peli se cambió. Por todo lo demás, una peli sublime: de lo mejor que he visto en literatura adaptada al cine...

    ¿Será igual 'La Maldición de Dark Lake' a 'Un Saco de Huesos'?

    Chan... Chan... Chan... (Trataba de imitar el 'momento asesinato' de Psicosis, jajaja).

    ResponderEliminar