domingo, 23 de diciembre de 2012

Las Ruinas

La película de hoy puede resultar un tanto... Controvertida, sobre todo para los que hayan tenido la oportunidad de leer el libro original del que partió la idea. Para ellos, apenas quedará en 'floja' y sin la claustrofobia característica de sus páginas... Sin embargo, para todos aquellos que nos hemos enterado hoy de que había un libro al respecto, Las Ruinas puede resultar bastante desagradable y efectiva... Si bien no es terror en sí mismo, puede contener un poquito de gore del que disfrutarán los amantes del género. 

La cinta se desarrolla cuando cuatro jóvenes amigos norteamericanos que se encuentran de vacaciones en Cancún son convencidos por un turista alemán, Mathias, para ir en busca de su hermano pequeño, Henrich, que ha desaparecido tras ir a ver unas ruinas con su nueva novia. Pero una vez emprendido el viaje se pierden en la selva, y se encontrarán frente a una especie de torre maya que una tribu que no habla su idioma defiende de una manera bastante agresiva... 


Una pesadilla bastante efectiva... Y muy sorprendente a pesar de no ser una de esas de las que la gente habla todo el día (me refiero a [REC], las Paranormal Activity, etc.). No pasa de ser la típica película de extranjeros aterrorizados por un entorno desconocido, con personajes planos y un guión sin personalidad y sin sentido... Aunque, por el contrario, las prácticas de verano de Medicina le dan ese toque 'chic' que no pienso desvelar y que a más de uno le encantará. 

Cuando la vi, no esperaba gran cosa... Apenas un Hostel (3, por supuesto) o algo parecido... Pero fue una pequeña y gratificante sorpresa encontrar que, el malo de la película, en este caso son unas divertidas y monísimas plantitas carnívoras que parecen salidas de un cuento de Lewis Carrol con tanto cántico.

Os la recomiendo... Vale que no es época de ver pelis de terror, pero bueno... Nunca está de más una noche entretenida frente a la tele. 

sábado, 22 de diciembre de 2012

Hostel 3: De Vuelta al Horror

Muchas expectativas tenía yo puestas en Hostel 3... Demasiadas quizá: esta vuelta al horror no ha sido tan horrorosa como imaginaba. De hecho, ¡ésto no es Hostel ni es nada! El título es lo único que nos hace confundirnos a la hora de elegir una película en la que buscas torturas y un buen guión, ¡como mínimo! Pero no: ni un buen guión, ni buenos actores, ni chicas seductoras a tutiplén... Digamos que lo típico de una saga a la que esta cinta no merece pertenecer, al menos bajo mi punto de vista. Cualquiera que haya visto las anteriores sabrá que nada tiene que ver esta tercera parte con la primera. Un cambio de director ha supuesto un radical cambio de torturas... Del dolor más amargo hemos pasado al miedo para adolescentes. 

En esta ocasión, y para seguir la misma línea de las anteriores o, al menos, intentarlo, la historia se desarrolla en Las Vegas y tiene como protagonistas a los miembros de una despedida de soltero que se convertirá en un auténtico matadero. Sin embargo, hay un pequeño juego detrás de esta pesadilla... Uno de los protagonistas no será precisamente un 'protagonista'... ¡Y no digo más! 


No está a la altura de sus predecesoras... En esta ocasión, a la tercera 'ha ido la perdida', y con razón: los diálogos son pésimos, y el gancho de los personajes queda por debajo de lo paupérrimo. No quería hablar de esta cinta... De hecho, me he pensado mucho el hecho de escribir sobre ella o dejarla pasar, como muchas más... Pero no, porque no quiero que os confundáis cuando la agarréis de la estantería de vuestro videoclub... ¡Señores, esto no es Hostel! Apenas queda en Hostal Royal-Manzanares y va que chuta. 

Puedo llegar a entender que, con los cambios acontecidos, han intentando innovar y darle un toque algo diferente a lo que estábamos acostumbrados a ver, pero todo el montaje de las anteriores películas se desmonta con este juego de informática en el que hay más muerte directa que tortura... Y, creo yo, lo que la gente buscaba con estas películas era ver sufrir al personal. 

Al final, va a ser verdad eso de que Crepúsculo entra dentro del género del terror, porque, con estas cosas por ahí sueltas... Una ya no sabe qué pensar.

P. D.: Mil gracias a todos los que hayáis votado el Blog en el concurso 20Blogs... Me hacéis muy feliz, :)

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Amanecer (Parte 2)

El romance más inmortal de la historia del cine toca su fin con la segunda parte de este mundillos blanquinoso: digamos que Amanecer (Parte 2) relaja las ansias de algunos fans de la saga mientras otros lloran desconsolados por el hecho de que ya no habrá más entregas (espero). Debemos darnos cuenta, señores, de que, por más que siempre ando criticando el bombo y platillo que se les da a este tipo de películas, no puedo evitar sentarme delante de la tele (sí, de la tele, es obvio) a verlas... ¿Por qué? Pues no sé, todavía seré uno de esos seres patéticos que creen en el amor de las películas... ¡Pon un lobazo en tu vida, sí señor! 

La última entrega, a pesar de incluirse en el mismo libro de la Meyer, comienza tras la conversión de Bella en vampiro y cómo debe adaptarse a su nueva naturaleza. Cuando nace Renesmee, la familia Cullen tendrá que protegerse de la amenaza de los Volturi, pues existe una ley que prohíbe transformar a los niños en vampiros, ya que son difíciles de controlar y pueden provocar desastres que pongan en peligro la secreta existencia de los vampiros. Es ahora cuando la familia Cullen deberá reunir a todos sus familiares vampiros de cualquier parte del mundo para demostrar que Renesmee no es una niña inmortal... 


Nos hayamos ante la entrega más emocionante, en la que se juega con el telespectador de una forma increíble... Sobre todo si uno no se ha leído los libros, claro está. Los efectos especiales de las batallas son, quizá, los más logrados de todas las entregas, y los que sin duda provocarán más tensión entre la población adolescente. 

Un verdadero espectáculo que les da a los fans lo que se esperaba, con un guión no muy acertado, bajo mi criterio: con la cantidad de personajes nuevos que tenían para exprimir, han vuelto a centrarse en lo que yo llamo 'porno de la SuperPop': noches de pasión entre vampiros, culitos, pectorales, lobos desnudos... En fin, lo que pide el público, no vamos a engañarnos. He de reconocer, además, que si no fuese por el cacho que se enseña, iba a ver las Twilight sus respectivas 'pu...' calaveras. 

En fin, nos tocará ahora buscar cacho en otro sitio, porque el argumento me ha suscitado, de interés, más bien poco... O nada. Anuncios de maquillaje y lentillas me aportan lo mismo que la última cinta de la saga más pegajosa de la historia de las sagas (no quiero ni imaginarme qué pasará con Las 50 Sombras de Grey...). Más de uno dice por ahí que se trata de una reconstrucción de Los Serrano... ¿Estarán en lo cierto? (Cara de sospecha seguida de una de infinito desprecio...).

martes, 11 de diciembre de 2012

Devil Inside

Si metemos en un robot de cocina la saga de [REC], las Paranormal Activity y, para colmo, lo sazonamos con un poco de El Proyecto de la Bruja de Blair podremos degustar algo así como Devil Inside, una de esas cintas que optan por el formato de 'falso-documental' para 'enamorar' a la cámara y al telespectador con unas formas no del todo explotadas. Podría concluir desde un principio que la película resulta del todo prescindible desde los primeros fotogramas, pero es necesario justificarlo como se merece. ¿O no? 

Como ya he dicho, este 'falso-documental' nos presenta (o, más bien, se presenta ella sola) a Isabel Torelli, cuya madre asesinó brutalmente a tres personas porque estaba clínicamente loca. Después de haber declarado que los asesinatos se produjeron durante un exorcismo, será la propia Isabel quien se disponga a investigar lo que realmente ha ocurrido... De ese modo, y en compañía de dos sacerdotes especializados en exorcismos, ahondará en un mundo desconocido para ella... Y no del todo agradable.


Esta cinta vio la luz en la primera semana del año que acabamos... Y, desde luego, apuntaba maneras a ser de lo peor que a nacer en 2012... ¡Empezaba bien el año! Me había hecho unas ilusiones bastante profundas acerca de lo que iba a ver... Para empezar, dura mucho menos que cualquiera, cosa que me hizo imaginar que todo lo bueno se sirve en frasco pequeño... ¡Pero no! Para todo aquel que lo piense... ¡Maaaaal!

En fin... Otra de exorcismos y niñas feas retorcidas en camas. La rodea un aura de 'qué visto está ésto' desde el principio... Recuerda a nuestras pesadillas de niños, a las sagas ya mencionadas, a El Exorcismo de Emily Rose, a El Exorcista original y a todas esas cintas que son calcadas la una sobre la otra, cuyos argumentos podrían superponerse entre sí y ni siquiera nos enteraríamos si es que acaso Emily Rose fue poseída por algún tipo de demonio de Cuarto Milenio y mató a algún cura o algún otro ser del Vaticano en presencia de la Niña del Exorcista. 

Seguramente la hayáis visto y, para colmo, la habréis olvidado ya... ¿A que sí?

lunes, 3 de diciembre de 2012

El Sexo de los Ángeles

La elección de la película de hoy la he hecho basándome, única y exclusivamente, en la descripción que ofrecían de ella las distintas páginas en las que le han dado cabida. Una temática social y bastante a la orden del día: la promiscuidad sexual, la infidelidad, los roles sexuales... Un batiburrillo en las relaciones de pareja que tenía mejor pinta de lo que finalmente deja ver. Interpretaciones mediocres y un doblaje bastante incompetente es lo que ofrece El Sexo de los Ángeles, película catalana muy reciente y con la que hoy estreno la página del blog. 

La historia de Bruno y Carla es la que nos da la bienvenida: son una pareja bastante aburrida, que se quieren y eso... Pero a su manera, respetando la libertad (sexual) de cada cual y que llevan juntos desde los 15 años. Por accidente, Bruno conocerá al sexy Rai, un breaker, con el que comenzará a mantener una relación destrangis de su novia... Cuando ésta les pille juntos, decidirá enfrentarse con valentía a esa libertad que se concedieron desde un primer momento... Y, más aún, cuando Carla también caiga en las redes de Rai... Sin tabúes y con sus propias normas sobre el amor, la infidelidad y los roles sexuales, deberán plantearse cómo continuar con su 'peculiar' relación. 


No es una gran película... Además, con tanto sexo, hubiese escandalizado a cualquiera en las eras de Franco, mientras algunos hubiesen entreabierto los ojos para contemplar cuerpos desnudos y cosas que, incluso hoy en día, no se consideran más que una perversión prohibida y, por tanto, apetecible. La descripción de este triángulo amoroso tiene sus escenas 'blanditas', con un guión bastante poco creíble a pesar del esfuerzo y las ganas puestas en recrear semejantes y atrevidas escenas. 

Describe las travesuras más cotidianas, aquellas que pensamos que ni existen cuando, realmente, más de uno estaría deseando probarlas... Aquellas de las que no se habla con naturalidad y, por tanto, se convierten en infidelidades durante toda una vida. Saca a relucir que nadie está a salvo de que una cara bonita se entrecruce en una relación... Sólo que los personajes la salvan 'a su manera'... Una manera tan válida como cualquier otra siempre que todas las partes estén de acuerdo. 

Como ya os he dicho previamente, no es de mis favoritas... Imaginaba algo más romántico y no tan erótico... Que ni siquiera es erótico: simplemente, travieso... Dentro de esa travesura que más de uno consideraría perverso. 

Lo que no puedo evitar es felicitar al director por intentar trabajar una trama tan presente en nuestros días... Aunque no de una manera acertada.

sábado, 1 de diciembre de 2012

El Mundo es Nuestro

La situación socio-económica en España va de mal en peor: familias enteras con la mayoría de sus miembros en paro, desahucios y enormes diferencias entre clases están a la orden del día en una coyuntura donde, mientras 'los unos' se suicidan al perder todo lo que tienen, 'los otros' se lamentan de lo 'penoso' de su propia situación tomando unas tapas en la terraza de algún bar de re-nombre. ¿Qué nos queda sino echarnos unas risas dentro de la más cruda realidad? El Mundo es Nuestro es la comedia de la crisis, la que está hecha para ser entendida por el pueblo llano... Por los parados, la generación ni-ni y aquellos empresarios que han perdido todo. 

La película comienza al más puro estilo 'Pocholo y Borjamari': en moto. El ‘Cabesa’ y el ‘Culebra’, siguiendo los pasos del Dioni, deciden dar un gran golpe: atracar una sucursal bancaria y huir a Brasil. Lo que parecía que iba a ser un trabajo sencillo, se complica debido a la irrupción repentina en el banco de Fermín, un empresario cincuentón cargado de explosivos, que amenaza con inmolarse y exige la presencia de la televisión para llamar la atención sobre su precaria situación económica. Así pues, un simple atraco, se convierte en un secuestro en toda regla con rehenes de todos los tipos y explosivos de por medio. 


La película es pura energía, una denuncia social en toda regla que rebosa energía por sus poros, con un ritmo perfectamente marcado por los diálogos de besugo casi incomprensibles que hacen que el telespectador suelte una carcajada cuando escucha gilipolleces del calibre de '¿A sellar la cartilla del paro, con el mono de trabajo?' o 'Semos la degeneración paque...' Dicen que en Sevilla, concretamente, en el Barrio de Triana, todo el mundo tiene duende... Con esta película lo corroboran. 

Por lo visto, la pareja ya era famosa en las redes sociales gracias a algunos cortos que habían rodado, pero esta película ha sido su verdadero salto a la fama. Una hilarante y magnífica comedia que hace reír con las cosas mientras asentimos con la cabeza a cualquiera de la situaciones que ahí aparecen. 

No podéis dejar de verla si sufrís las consecuencias de la crisis... Tarde o temprano, ¡el mundo volverá a ser nuestro! Y esta es la prueba...

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Sinister

Todavía está en cartelera, y compitiendo con la última (por fin) parte de la Saga Crepúsculo, esta cinta... Sinister, un argumento que gratamente me ha sorprendido, ya no sólo por su intensidad sino por su efectividad: los sustos van mucho más allá de ser el típico producto barato que dura lo que una canción del verano, y he de reconocer que es bastante buena, al menos, en comparación con los bodrios que últimamente nos regala la cartelera. 

La película comienza presentándonos a un periodista que viaja con su familia a lo largo y ancho del país para investigar terribles asesinatos que luego convierte en libros. Cuando llega a una casa donde ha tenido lugar el asesinato de una familia,  le ocultará a su familia el momento en el que encuentra una cinta que desvela horribles pistas que van más allá del esclarecimiento de la tragedia. Lo peor de todo es que no se trata de una única cinta... Ni de un único crimen: ahora, diversos crímenes famosos a lo largo de la historia se alzan ante él sin que pueda hacer nada 


La crítica se ha cebado bastante con la película, y tampoco lo logro comprender. Me ha sorprendido bastante en la recreación de escenarios y, sobre todo, esa enjundia suya tan característica donde toma el protagonismo un ente demoníaco... Un ente no precisamente recreado: nada de monstruos, nada de espíritus sin rostro o con ojos saltones... El director apuesta por un 'Señor Malo' básico, con una imagen simple y que, a lo tonto, consigue hacer saltar de la silla a más de uno. Un tipo con una cara muy peculiar y que sería la que verdaderamente imaginamos cuando pensamos en un ente sobrenatural y malvado... ¿Para qué más?


Una historia tradicional e innovadora a la vez, con sorpresa final incluida... Perfectamente interpretada y dramatizada, con sustos predecibles, pero con 2 ó 3 muy logrados, inesperados, incluso desagradables. ¿Conclusión? Agobiante, asfixiante, tétrica y susceptible de hacernos pasar un rato aterrador, con niños incluidos y un toque de distinción. 

Si no la habéis visto, la recomiendo... La imagen de la carátula, no tiene igual, pero el argumento es muchísimo mejor de lo que esperaba. Me alegro de haberle dado una oportunidad. 

Y ya sabéis... Si encontráis una caja con cintas en vuestra nueva casa... No seáis 'marujas' y no les echéis un vistazo... :)

domingo, 25 de noviembre de 2012

Jodidos Kabrones

¿Tenéis tiempo? No demasiado... Apenas 63 minutos son lo que ha necesitado Manolito Motosierra para meternos de lleno en Jodidos Kabrones, una película que ya, cuando comienza, promete: sus locos protagonistas tienen amordazados al director y guionista ofreciéndoles la posibilidad de participar en su propia película snuff, al más puro estilo La Matanza de Texas, pero a lo bestia... ¡Que somos españoles! Si hay algo que tenemos que copiar, lo copiamos... ¡Pero a lo bestia! 

Este tipo de cinta-documental comienza con Richi y Lucía, dos preregrinos en el Camino de Santiago que llevan varios días caminando y aún les queda medio camino por recorrer. Pero algo sucede: un accidente les obliga a desviarse de su ruta y tomar un inhóspito camino que les conducirá a un albergue para peregrinos regentado por la familia Gutiérrez, unos descerebrados y nauseabundos lugareños. A partir de ese momento, Richi y Lucía, vivirán la odisea más terrorífica de su vida. 

No sé si terrorífica o no... Pero la película es un festín de mierda de chocolate, sangre de ketchup y manos de goma, con bebés de cera cocinados incluidos. Es de lo más bizarro que he visto últimamente, y os aseguro que cumple, perfectamente, la función para la que fue creada: asquear al personal con el gore más repugnante y cochambroso. Una mezcla de humor con escatología y terror... Demasiada escatología, en ocasiones (los que hayan visto El Ciempiés Humano es sus dos versiones sabrán de qué estoy hablando). 


De acuerdo... Es nefasta a más no poder, con actores pésimos que trabajan desde la mismísima improvisación y contando que, lo que más miedo da, es la abuela con todos sus pelajos en la cara, seguido del calvo y sus diálogos tipo Jaimito Borromeo con Trastorno Bipolar. Sin embargo, apoyo el cine español y sus locuras... ¡Que una mala tarde la tiene cualquiera! Además, si pretendía dar asco, lo consigue con todas las de la ley, demostrando una vez más que los españoles somos únicos y exagerados... ¡Hasta en los intentos de remake! 

Que cada uno haga lo que quiera... Se pasan un poco con el parto 'al alambre' y con la 'puta italiana.' Pero, lo importante, es que no la veáis mientras comáis 'estofado de la abuela'...

sábado, 24 de noviembre de 2012

Carrie

Carrie constituye uno de los mitos que el buen cine nunca será capaz de olvidar: una verdadera obra de culto fruto de una de las mejores novelas de Stephen King. He leído ese libro varias veces y, por más que pasa el tiempo, no pasa de moda... Sus letras son capaces de recrear la atmósfera que, posteriormente, quiso reflejar la película... Una película de éxito que, para colmo, he tenido oportunidad de volver a ver en la gran pantalla y gratuitamente. ¡Qué cosas! Para una película por la que estaría dispuesta a pagar, van y nos la regalan... Con los pesares que ello implica: adolescentes, olor a gusanitos, gritos sinsentido y bromas continuadas hicieron de la velada algo 'especial.' 

La historia es, básicamente, la que el libro nos presenta: Carrie White, una tímida adolescente que vive con su madre, una fanática religiosa, es objeto de las burlas constantes de sus compañeros de instituto. Cuando, en las duchas del ginnasio, la chica sufre un ataque de histeria al tener su primera menstruación, a una de sus compañeras se le ocurre gastarle una broma macabra durante la fiesta de graduación. Lo que todos ignoran es que Carrie posee poderes telequinésicos y la broma les va a salir muy cara... 


Por desgracia, la película no refleja cientos de las escenas que el libro recalca... De todos modos, la cara de Sissy Spacek resulta, en general, épica... ¿Quién ha podido olvidar sus ojos, su tez blanca o su forma de comportarse? Creo que nadie mejor que ella hubiese interpretado a la Carrie que, en su día, quiso crear el maestro. La escena final, cuando tras el baño de sangre, levanta la cabeza y emite esa mirada que crea el mayor caos es, simplemente, inolvidable. 

Una película adecuada a la época (los '70), que rompió moldes y que surgió en plena efervescencia del destape: se podía enseñar cacho, ver algún cuerpo desnudo al completo, mostrar la sangre de la menstruación... Digamos que, todo lo prohibido, podía ver la luz... De una forma sutil y nada gore, sin demasiadas exageraciones, pero con clase. Con defectillos del calibre de 'cómo la sangre se extiende tan rápido en apenas un fotograma', pero pasables dada la calidad del argumento y de la adaptación. 

Es una de las películas de nuestra infancia, de los que crecimos en la Generación de los '80, con El Coche Fantástico, El 'Un Dos Tres' y los Frigopiés... Si no la has visto, yo creo que te está faltando tiempo.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Ted

Hay una cosa que quiero decir después de ver esta película... ¡Yo quiero un osito! Y es que esta película, a pesar de estar poseída por el espíritu del mismísimo José Luis Torrente, todo queda camuflado tras ese túpido velo de osito que la hace tan... Adorable. Reconozco que Ted tiene una trama bastante básica en lo que a argumentos se refiere, pero esas situaciones tan cómicas (humor verde, todo sea dicho), que evolucionan tras un nuevo gag la convierten en una sátira tan tierna como divertida. 

La película comienza cuando John Bennett (Mark Wahlberg) era pequeño y no deseaba otra cosa que su osito de peluche Ted fuera un oso de verdad, debido a que el pobrecito era un poco asocial. Por desgracia, su sueño se hizo realidad y, 27 años más tarde, Ted sigue con John y saca de quicio a su novia Lori, que empieza a perder la paciencia. Para colmo, a John no parece preocuparle su futuro profesional y se pasa la vida fumando porros con Ted. A pesar de ello, John intenta alcanzar la madurez, pero parece que para conseguirlo le resulta indispensable la ayuda de su osito peludo. 


Desde luego, el comienzo no podría ser mejor... Reconozco que es mucho mejor que el resto, que quizá se haga un poco repetitivo y, finalmente, se convierta en los dibujitos de La Bella y la Bestia, con osito incluido. De todos modos, es una cinta que rompe las reglas y que, para colmo, las rompe con clase: comedia romántica, con gag's interesantes y un final muy feliz, a pesar de que casi nos hace llorar a lágrima viva cuando creíamos que todo estaba perdido (buen guiño, al final uno le acaba cogiendo cariño al oso guarroso). 


Sin duda, es la primera vez que vemos que un tierno osito puede albergar en su interior el espíritu del tío más cerdo de España, en lo que a vocabulario, sexo y drogas se refiere. Además, todos esos guiños a Justin Bieber o a Paquirrín (¿es cierto eso que el pato del chino que aparece se llama así?) la convierten en indispensable... El traductor sabía lo que hacía. Además, y para colmo, no sabía que imagen elegir, así que he elegido varias para la crítica... La cinta tiene momentazos geniales. 

Una película bastante ingeniosa que os recomiendo si queréis pasar un buen rato... No esperéis gran cosa, sólo echaros unas risas con el humor más guarro. ¿Quién no quiere a un osito de peluche como mejor amigo después de verla? ¡Compi-Truenos para siempre! 

Cuando Te Encuentre

Y de películas 'moñas' sigue la cosa... No me puedo creer que me haya vuelto a 'enganchar' a este tipo de géneros pero, si te gustó El Diario de Noa, no dudo que esta cinta te llegue a lo más profundo del corazón, a pesar de lo empalagosa que puede llegar a ser y de sus múltiples defectos (¿cómo un tío va a caminar de un país a otro con un perro? Ni que fuese Forrest Gump). De todos modos, las películas en las que salgan militares y haya cariño, pues... Como que me pirran... Y Cuando Te Encuentre no podía ser menos. 

La cinta comienza cuando soldado americano destinado en Irak encuentra la fotografía de una mujer de la que queda prendado. Considera que el hallazgo es una prueba irrefutable de su buena suerte (sus compañeros mueren en una emboscada y él se salva), así que, cuando regresa a su país y decide buscar a la chica caminando, con su perro Zeus... Y la encuentra: se trata de una madre divorciada que trabaja en su propio criadero de perros. 

Una historia simple, llena de clichés y tópicos, con final feliz... Donde los buenos son muy buenos y los malos son peores. Una historia en la cual chico busca a chica, chica aborrece a chico mientras su hijo bebe los vientos por el único que le ha prestado atención, hasta que se enamora de él y, cómo no, hacen el amor de verdad, sin enseñar casi cacho... O, al menos, enseñan lo que es posible enseñar (con un cuerpazo como el de Zack Efron, mejor no esconderlo).


Romanticismo de cuento... De ese perfecto donde los malos mueren al final para dejar que la parejita feliz de rienda a suelta a su amor y se vayan en barco a dar vueltas por el infinito río de la zona en la que viven (claro, como todos los que se enamoran tienen barco y río para pasear...). Sin embargo, y a pesar de lo repetitivo del argumento, es capaz de encantar... De hacer emerger las emociones más genuinas, sobre todo si uno pertenece al club de fans de Sparks y de todo lo que escribe.

De todos modos, afirmo y reafirmo que todas quisiéramos un chico así... ¡Y yo la primera! Un chico guapo, genial, atento, que te mira con amor, que para colmo es militar (admito que eso da tanto buenos como malos ratos)... Si es que... ¡No te conozco y ya te quiero! Me falta Querido John para completar la 'trilogía'... 'El Señor de los Anillos' llevado a otro terreno... ¡El de los casorios! Porque, digo yo, tanto amor tiene que acabar en boda... 

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Tengo Ganas de Ti (3MSC 2)

Me he vuelto más 'malota'... ¿Qué voy a hacer? Y sólo hay una razón por la cual vería la secuela de una película de macarras donde la violencia injustificada toma el papel protagonista: ver a Mario Cachas sin camiseta... ¡Perdón, perdón! Casas... Quería decir 'Casas.' Ni estamos ante una ópera prima ni ante una secuela que deje... 'Secuelas': Tengo Ganas de Ti no es más que otro de los libros de Federico Moccia llevado a la gran pantalla a la española, que no es fácil teniendo en cuenta lo que cuesta encontrar actores que cumplan los requisitos de hablar poco y mal en nuestro panorama. 

En esta ocasión, la sexy Gin (Clara Lago) es el nuevo amor de Hache (Mario Casas), pero éste no puede olvidar a su antigua novia, Babi (María Valverde). Hache ha vuelto a casa tras pasar una temporada en Londres, alejado del recuerdo imborrable de aquel primer amor. Para poder reconstruir su vida y olvidar el pasado, Gin parece perfecta, pues es una chica de espíritu descarado, efervescente y vital que le hace creer que es posible revivir aquella magia. Pero tarde o temprano tendrá que encontrarse de nuevo con Babi... 


No recuerdo con claridad la primera parte, pero si sus diálogos... Y parece que no han evolucionado mucho desde entonces. Lo más llamativo es la ironía con la que Clara Lago es capaz de dejar boquiabierto al telespectador: no es sólo el guión, es esa gracia suya tan especial dentro del género 'macarril.' Por el contrario, Mario sólo luce cachas y un vocabulario decadente... Yo diría que cada vez se le entiende menos cuando habla... Espero que sólo sea debido a su papel. Por desgracia, María Valverde aparece más bien poco... Lo agradezco, entre tanto guión deficiente. 

Es un producto bien diseñado para sus incondicionales audiencias: no le falta de nada para ser taquillazo entre el cine más adolescente... Chicos y chicas guapas, sexo, drogas, embarazos, cacho... ¿Pa' qué más? Esta vez dejamos un poco de lado el amor para centrarnos en lo que es la juventud de hoy en día... Proliferando la generación perdida con un poco más de lo que les gusta. 

Me gustó más la primera, eso seguro... Había algo de amor que aquí, desde luego, no veo... Tanto sexo me nubla la vista.

domingo, 18 de noviembre de 2012

No Tengas Miedo a la Oscuridad

Hay películas que, a pesar de estar calificadas dentro del género 'terror', podríamos decir que constituyen ese 'pequeño' gran apartado donde incluimos todo lo que tachamos como 'terror raro'... O 'terror para niños'... O 'para adolescentes' (atentos al 'loro' de Crepúsculo, que ese sí que da miedo). Para gustos, los colores... No Tengas Miedo a la Oscuridad es una de esas películas como El Laberinto del Fauno donde terror hay más bien poco (apenas algún bichito pululando por ahí) y siempre hay algún niño por medio que lo hace más infantil todo. Si es que... De Guillermo del Toro uno ya puede esperar cualquier cosa... Así. 

La cinta se centra en Sally Hurst (Bailee Madison), una niña solitaria y retraída que acaba de llegar a Rhode Island para vivir con su padre Alex (Guy Pearce) y su nueva novia Kim (Katie Holmes) en una mansión del siglo XIX que está siendo restaurada. Mientras explora la descuidada propiedad, la niña descubre un sótano, abandonado desde la extraña desaparición del constructor de la mansión, hace cien años. Pronto la joven descubrirá que debajo de la escalera viven unas extrañas y siniestras criaturas... 


La original, de 1973, difiere poco de esta versión, en la que hay que reconocer que su fuerte son las atmósferas misteriosas: a base de tópicos y clichés del montón, es capaz de recrearnos en esos ambientes tan propios de Guillermo del Toro, donde reina ese tipo de fantasía tan detallista y genuinamente aterradora que suele acabar en drama de los de llorar a lágrima viva. 

¿En cuanto a las criaturas? A pesar de la intención de su director, asustan lo mismo que un peluche sin pelo... Además, aparecen demasiado pronto y no da juego a hacer hipótesis (¡Error!). Es decir, en menos de nada te encuentras por ahí cuatro bichos raros que salen de una chimenea y empiezas a plantearte si te encuentras ante el laberinto de alguna cabra o en la versión para adultos de David el Gnomo. Eso no me ha terminado de convencer... 

El problema fundamental es ese: el director intenta fascinarnos con las criaturas que ha creado y se olvida un poco del argumento, que venía a ser una película de terror y que queda apenas en un intento. 

La recomiendo a todos aquellos fans de las atmósferas misteriosas fruto de la cabeza de Guillermo del Toro... Esos ambientes tan peculiares a los que nos tiene acostumbrados. A ellos y a todos los fans de Katie Holmes... Espectacular, como siempre. 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Amanecer (Parte 1)

Cuando los cines están a punto de estrenar la última parte de la saga del 'nunca acabar', esas pelis de vampiros en las que nunca muere nadie, vamos contra el mundo y le damos al 'play' con Amanecer (Parte 1)... Sí, ese coñazo de casi dos horas de duración que apenas abarca una parte del último libro. Yo misma me pregunto por qué hacer dos películas de un único libro (no teníamos suficiente con un tormento como para tener dos), pero esta gente ya no sabe qué hacer para sacar tajada... Además de despelotar al hombre lobo, claro está. Al menos, han ido modificando el peinado del protagonista... ¿Motivo? No ganarían para tanta laca de Giorgi

Cómo no, la colección de 'vampiritos' no podía continuar de otra forma: el amor que Edward y Bella sienten el uno por el otro se sella con la celebración de una gran ceremonia organizada por Alice. Durante la luna de miel, los recién casados tienen relaciones sexuales (cómo no, que tres películas y media sin catarlo... ¡Maaaal!) y Bella queda embarazada de un 'bicho raro' y de lo más malévolo. El rápido crecimiento del feto, mitad humano mitad vampiro, afecta gravemente a su salud, llevándola al borde de la muerte... 


Para empezar, la película se hace eterna... Es cierto que todos, y repito, TODOS, estábamos deseando ver el bodorrio por todo lo alto de esta panda tan extraña... Sobre todo, saber si se liaban a comerse entre ellos (¡qué menos!) ahora que los conceptos de vampiros y hombres-lobo ha cambiado tanto. Pero tanto como para aguantar dos horas delante del televisor, esperando que pase algo, pues... Se podría decir que el embarazo de Bella dura casi que los nueve meses reglamentarios. 

Después, cronometrando que el lobo tarda poco más de 20 segundos en enseñarnos su torso desnudo... Seguido de esos diálogos tan insulsos y faltos de gracia, y de una Bella interesadísima en mantener sexo con un vampiro que podría esperar otros 100 años sin mojar la convierten en... ¡La guinda del pastel, señores! Menos mal que que nunca he pagado ni un mísero euro por estas cintas, porque habría pa' morderme y no dejarme ni gota de sangre. 


Aunque supongo que estas películas son las que me dejan sin una gota de sangre licuada, claro... Entiendo que se trate de argumentos para adolescentes, y menos mal que en esta ocasión ya podemos ver 'algo' de sangre... Aunque sea embolsada y en vasos del McDonald's. 

Bueno... Ya sabéis mi opinión sobre estas cintas... Mucho criticarlas, pero siempre estamos frente a la tele por ver a hombres descamisados... Por lo demás, pues... Que cada uno piense lo que quiera. Son películas para mujeres, claro está. 

sábado, 10 de noviembre de 2012

La Venganza de Pinocho

La Venganza de Pinocho es una cinta que ya tiene unos años... 16, para ser exactos. De hecho, la he encontrado rippeada de un VHS a la antigua usanza, por lo que ni el sonido ni la imagen es equiparable a todas esas modernidades que tenemos ahora: que si DVD, que si Blue-Ray, que si 3D... ¡Qué narices! Yo crecí en los '80 y, como dice la canción, sobreviví... Y sobreviví gracias a los buenos placeres de la vida, como películas de este tipo: seriedad, toque policial, misterio, puntito paranormal... Mucho más de lo que se podría esperar de estos géneros que más de uno ya considerará pasados de moda. De hecho, si me hubiesen contado que proviene de algún libro, probablemente me lo habría creído. 

La película va mucho más allá de ser una copia barata de la saga de Chucky: digamos que nos presenta a Vicent Gorro quien, tras ser condenado a la silla eléctrica por asesinato, deja a su abogada su única posesión, un Pinocho de madera. ,Una vez este señor queda reducido a humo, la abogada le regala el muñeco a su hija y, entonces, empiezan a ocurrir sucesos muy extraños... Sucesos relacionados con las intrigantes conversaciones que su hija mantiene con Pinocho.  


Esta película se sitúa, increíblemente, por encima de la media... Al menos, a mí, me ha sorprendido para bien. Intenta mantener, en gran medida, la seriedad, y eso es muy llamativo teniendo en cuenta el tipo de argumento, bastante visto ya. Da lugar a hipótesis varias y, de hecho, hasta el telespectador puede llegar a dudar de si es o no el muñeco el que realiza todo tipo de fechorías. Nos ofrece el lado oscuro de un personaje de cuento bastante afamado, cosa que podría traumatizar a un niño, y eso la hace grande. 

No es una cinta que presuma de grandes sorpresas... Los sustos que se dan, en caso de llamarlos sustos, los meteríamos en el saco de los 'suaves': son bastante predecibles e, incluso, la imagen de este monigote correteando de un lugar a otro puede resultar un tanto chistosa. 

Sin embargo, la recomiendo con bastante énfasis... Me ha gustado, ¿qué le voy a hacer? Volvería a verla, sobre todo por el hecho de que esperaba cine del malo y encontré algo muy muy atractivo... Así que, no tenéis escapatoria... ¡A verla se ha dicho!

Pánico en Rock Island

¿Qué sucedería si el Festival de Benicàssim se llenase de infectados por un virus letal que se lo estuviesen pasando de unos a otros tan sólo con respirarlo? Pánico en Rock Island es un telefilm de sobremesa nos traslada a un escenario muy similar cuando un virus mortífero va rebotando de persona a persona en un evento multidinario, como es el concierto de un afamado grupo de música... Y cuyos cantantes lo hacen más bien mal, pero bueno... Para gustos, los colores. 

Aunque la historia comienza en Afganistán, unos segundos más tarde se nos traslada a Rock Island, na isla en el espectacular puerto de Sydney. En ella, el sol de verano, artistas internacionales y decenas de miles de fans de la música de todo el mundo se hacen un hueco en este ídilico paraje, pero sucede un desastre inimaginable: una pareja de jóvenes quiere colarse en el festival a través de unos túneles subterráneos, donde topan con un moribundo bastante desagradable... Como es lógico, no sólo se contagiarán ellos, sino que el resto del público se verá afectado por un virus sin cura mientras, fuera, hay mucho politiqueo y guerra de intereses. 

No esperéis ver una película de terror, porque no es así: a pesar de constar de varias escenas desagradables y bastante sanguinarias, la película no pasa de ahí... Nada de apariciones paranormales y nada de asesinatos. Todo gira en torno al virus y a cómo éste, en 24 horas, es capaz de arrasar con todos los fans locos del festival de turno... No hay zombies ni muertos que se levantan de sus tumbas... Sólo muertos y punto. 


Digamos que es lo mismo que un concierto de Justin Bieber, con gritos y vómitos, pero sin mucho más que exprimir... Es bastante sosa y repetitiva, sin demasiada originalidad y con un 'final' tan idílico como el contexto donde tiene lugar esta maravillosa concentración de jóvenes hasta las cejas de drogas y alcohol. 

Destacable, sin embargo, la escena final... Ese último segundo que podría dejar la puerta abierta a una segunda parte... La cual, desde luego, espero que no se produzca, por el bien de la población 'centrada mentalmente.' 

Si queréis echar una tarde de risas entre colegas, esta es vuestra película... No es necesario pensar mucho para verla y os permite mantener una conversación, comer palomitas o contar unos chistes malos.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Detrás de las Paredes

Detrás de las Paredes ha sido una película que me ha sorprendido gratamente: sus increíbles giros de guión nos trasladan a su peculiar mundo... Un descabellado thriller donde los más que conocidos actores rebosan talento y nos invitan a darle una oportunidad a pesar de ser un tanto repetitiva con un argumento fruto de películas como Shutter Island o libros como Los Renglones Torcidos de Dios. ¿Por qué? A continuación lo entenderéis... O no, ¿quién sabe? Creo que tenéis que verla... 

La película, nos centra en un contexto donde Will Atenton (Daniel Craig) deja su brillante carrera de editor en Nueva York y se traslada con su mujer Libby (Rachel Weisz) y sus dos hijas a un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. Pronto, descubrirá que la casa que habitan fue el escenario de una terrible tragedia: un crimen múltiple donde un tipo mató a su mujer y a sus hijas... Mientras investiga el caso, conoce a Ann Paterson (Naomi Watts), una controvertida vecina que había conocido a los anteriores propietarios y que parece no querer hablar del asunto con nadie... 


La cinta es bastante inesperada... Cada quince minutos de desarrollo da a entender algo que, más tarde, deja de ser así para convertirse en todo lo contrario... Hasta tal punto que convierte lo que parecía una cinta de terror en un thriller del montón, para acabar siendo un drama en toda regla, con escenas de lágrima fácil incluidas. A todo ello podríamos sumarle el hecho de ver a una Naomi Watts en un papel de secundaria bastante bien digerido, aunque he echado de menos algo más por parte de una actriz de su tamaño... Rachel Weisz, como siempre, espectacular: bella y perfecta en su papel de mujer sufrida... De Daniel Craig, poco más se puede esperar... Su inexpresividad en general queda patente, y eso lo sabíamos al leer la ficha de reparto. 

No es precisamente una de esas películas que logran mantener la tensión, pero puedo asegurar que no me ha defraudado. Resulta bastante entretenida y te permite hacer múltiples hipótesis acerca de qué puede estar sucediendo. 

Eso sí... Y por favor: a la próxima, que no la vendan como una película de terror cuando no es más que un poquito de intriga mezclada con el drama de la típica familia idílica destrozada por alguna razón que no voy a desvelar, que si no, os cuento el final.

Es entretenida, así que ya podéis verla.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Paranormal Activity 3

Y la cosa sigue en la línea de las sagas... Esta vez, Paranormal Activity 3 ocupa nuestras líneas de una manera muy sutil, y es que todavía no entiendo cómo hay gente por el mundo que todavía no ha tenido suficiente de esa presunta 'actividad paranormal' que aterraba a Spilberg. Y ¡cuidado! No es que la película sea mala... Simplemente, se pierde entre sus propios tópicos y hacen que cada vez entienda menos qué narices pasa, pasó o está pasando con esta niña llamada Katie, a la que ahora parece que le roba el protagonismo su hermana... ¡Cosas! 

Esta cinta, en sus poco más de 80 minutos, se remonta hasta 1988, cuando las hermanas Katie y Kristi eran solo unas niñas y tienen su primer encuentro con lo sobrenatural. Su padre, dedicado a hacer reportajes de vídeo en celebraciones varias, será el encargado de instalar enormes cámaras (de las de antes) por toda la casa para intentar dar explicación a extraños fenómenos que se están sucediendo, ante la incrédula mirada de su mujer... Esta vez, nada es lo que parece, y la malvada Katie de las anteriores entregas ahora sólo será una víctima de su hermana. 

Tiene una habilidad especial, aunque no muy destacable, para mantener al telespectador atento ante situaciones no muy escabrosas, y se podría decir que transcurre sin demasiado interés para la vista hasta los últimos minutos, cuando la cosa empieza a ponerse tensa y, parcialmente, se puede dar una explicación a lo que sucede... Explicación que no me cuadra precisamente con los argumentos de la película, pues considero que estos directores cada vez se pierden más en sus conjeturas y hubiese sido más fácil cerrarlo todo en la primera parte. ¡Que no se puede estar sacando dinero de algo continuamente! Hasta los pantalones de campana pasaron de moda... 


En general, puede resultar un poco más imaginativa que las anteriores en efectos visuales, y nos regala algún comento cómico, rodeado por un contexto muy propio de la antigua El Proyecto de la Bruja de Blair. Hay escenas para recordar (como la de la sábana sobre el aire, sublime), y algunas cosas pueden asustar de verdad, pero el final es... ¿Decepcionante? No, tampoco tanto... Simplemente, extraño y no demasiado coherente con lo que nos están dando a entender. ¿O sí? Tampoco me queda claro...  

Por lo general, si habéis visto las otras dos, debéis verla... Sólo por el hecho de saber cómo continúa la historia... Y, si sois capaces de entenderla a la primera, pues bien por vosotros.

jueves, 1 de noviembre de 2012

[REC] 3: Génesis

Bueno, bueno y bueno... ¡Qué ganas le tenía yo a esta película! Como fan incondicional de cada una de las creaciones de Paco Plaza, no podía ser menos el énfasis que le pongo a la crítica de [REC]3: Génesis, última que ha visto la luz de esta saga de zombies enrrollados, quienes nos hacen las delicias de un día normal en el que la ves comiendo espaguettis con tomate. Una película a la altura de lo esperado... Ni un milímetro más ni uno menos de lo que necesitábamos su público incondicional o, al menos, esa es mi humilde opinión. 

La película es un DVD de boda: Koldo y Clara, que están hechos el uno para el otro, están a punto de casarse rodeados de familiares y amigos. Pero sobre ellos se cierne una negra sombra capaz de desencadenar una situación infernal precisamente el día de su boda. Se trata de una 'precuela' de la saga de terror, del 'génesis', que nos va dando cada vez más indicios de qué puede estar sucediendo en este entramado de relaciones en las que la gente se comunica a través de los mordiscos y la sangre fresca. 


Desde casi el principio, podemos disfrutar de una boda 'fantasmal' al más puro estilo español (ese estilo que, cuanto más dinero se gasta, más pronto se acaba en divorcio), seguida de un ejército de zombies la mar de divertidos que nos regalan sucesiones de disparates varios y de tensas carreras desde los primeros minutos de filme. Quizá sea ese el 'defecto' que le encuentro: sucede todo demasiado pronto... Y no es que la boda me parezca de lo más divertida, pero no da tiempo a atar cabos al respecto. 

Un festín de sangre delirante, y eso no lo pongo en duda... Esta vez, protagonizado muy acertadamente por una Leticia Dolera que me ha sorprendido: desde su papel de Manuela Velasco en Spanish Movie, poco había vuelto a saber de ella, pero en esta cinta es la estrella... Está radiante, y sus movimientos parecen fruto de la última de James Bond... Muy grande: en búsqueda del amor de su vida, destrozará su vestido de novia y a no sé cuántos de sus familiares (o, quizá, los familiares de él). 


Terror, gore y varios modelos de comedia con un final dramático... Que recuerdo de una película de los '80/'90 de una pareja de atracadores, pero no me hagáis mucho caso. 

Destacable, sin duda, su banda sonora... Eloise de Tino Casal o Hay que Ver como es el Amor, en la voz de Pablo Abraira, resucitan a un muerto... ¡Y nunca mejor dicho! Si es que, es lógico que estén por ahí John Esponja y el inspector de la SGAE...

¿A qué narices estáis esperando? Un vestido de novia, blanco inmaculado, y manchado de sangre... ¡No podía ser mejor! 

lunes, 29 de octubre de 2012

El Internado

Lo tengo claro: no he entendido esta película. Además de tremendamente complicada y misteriosa, es imposible que El Internado sea la predecesora de El Orfanato, una obra maestra del cine español, al menos desde mi punto de vista. Os informo previamente de que no me apetece destrozar una película porque sí, y ni mucho menos por no haberla entendido... Sin embargo, pienso que se le concede mucha más importancia a la escenografía y al contexto en general, y se acaba olvidando la verdadera historia, que realmente me dejó perpleja o con cara de incomprensión. 

La película se desarrolla en la preciosa ubicación de los Alpes franceses, durante los años 60. Saint Ange es un internado de Francia y Anna, una joven asistenta, llega a este lugar, no como huérfana, sino para cerrar esta mansión desierta. La joven Judith es la única persona que queda en este hogar. Pero Anna pronto tiene razones para pensar que no es así; oye ruidos (risas espeluznantes, susurros, pasos) y ve visiones sobrecogedoras habitación tras habitación, noche tras noche. 

La película se presenta con una astucia increíble, pero apenas se queda ahí: en los primeros minutos ofrece muchas cosas de las que parece que luego se olvida, dando lugar a malentendidos y tensiones innecesarias, con una incomprensión en el final bastante incómoda. ¿Qué les sucede a los niños? ¿Hay en realidad niños o son ilusiones ópticas frente a un espejo? ¿Qué significado tienen los primeros fotogramas de la cinta? 


Los chirridos de puertas ya no asustan... Ni siquiera los reflejos de caras en espejos sucios: demasiados tópicos en apenas 98 minutos que he de reconocer que se hacen eternos, sobre todo si le sumamos el guión absurdo e incoherente que nos aporta. ¿El final? Simplemente... Raro e incomprensible. Por decirlo de otro modo, me deja igual que si no la hubiese visto... En definitiva, la trama no tiene ni pies ni cabeza, pero el que la ve, tiene que disponer de mucho tiempo... Porque vamos, siento que he perdido mis horas delante del televisor ante semejante... Rareza. 

Una problemática, una perturbada y la cocinera convierten lo que podría haber sido un rato agradable en un cúmulo de incomprensiones... Eso sí, con unos escenarios que son la leche.

domingo, 28 de octubre de 2012

School Killer (El Vigilante)

Hace más de 10 años veía la luz una ridiculez de calibre 'puf'... Y esa expresión pienso patentarla, porque 'puf' significa mucho y mi palabra tiene validez. Vamos, que si esta película es de terror, mi palabra es la ley... Aunque he de reconocer que me encanta ver películas de terror malas a dolor sólo por el hecho de criticarlas, School Killer (El Vigilante) se lleva el trofeo semanal: el público del año 2001 se veía 'atemorizado' debido al sexo descontrolado entre un grupo de chavales... ¡Perdón! No, en absoluto... Quería decir un vigilante loco de atar que no se llega a saber a ciencia cierta si está vivo o muerto. 

Aunque la película no comienza en ese punto, debo decir que la historia se centra a finales de marzo de 1973, cuando un grupo de estudiantes del elitista colegio Internacional Montealto celebró una guateque en sus instalaciones, cerradas años atrás a causa de su deterioro. Sin embargo, la diversión se cortó súbitamente gracias a un asesino que se encontraba en el mismo lugar... Ahora, veintisiete años después, otro grupo de jóvenes decide organizar allí otra fiesta, desconocedores de lo que sucedió en el lugar. Desde su llegada, comienzan a sucederse extraños acontecimientos, y tras discusiones entre ellos, descubren que no pueden huir: alguien les ha pinchado las ruedas del coche y están demasiado lejos del pueblo para ir a pie... 

A pesar de que el argumento tiende a parecer algo 'del otro mundo'... La verdad es que no: además de aportar un doblaje patético de algunos personajes (unos están doblados y otros no, y las voces se superponen), las interpretaciones son más propias de series tipo Al Salir de Clase, donde gente de 40 años interpreta a jovenzuelos de 15. Actuaciones desastrosas por parte de actores de renombre hace que todavía hoy me duelan los ojos a rabiar... Me hace gracia el personaje de Manuela Velasco... Su interpretación en [REC] hizo que cambiara mi opinión positivamente hacia ella... Sin embargo, su papel en Aída me devuelve a su 'época dorada.' 


Además, no puedo dejar de mencionar el hecho de que, como buena película española (aunque mal doblada), incluya las típicas escenas de sexo sin venir a cuento entre adolescentes faltos de brillantez en, para colmo, una Iglesia. No es que yo me considere un fruto de la 'beatificación', pero me parece una completa falta de respeto. 

Pero bueno... No van a ser todo cosas malas: hay algunas escenas de muertes y asesinatos que destacaría... Algún reguero de sangre para no olvidar, aunque los he visto mejores. De todos modos, creo que mi televisor todavía no se ha recuperado después de reproducir semejante... Pues eso, 'peliculón.' Además, el maquillaje del malote parece salido de un concurso de Halloween de un pub heavy.  

 Si sois fans de las películas malas de terror... ¡Esta es la vuestra!

sábado, 27 de octubre de 2012

La Matanza de Texas

Hace ya mucho más de un año os 'regalábamos' la crítica de una de las películas más realistas que había visto... No destacaba por sus efectos especiales y no regalaba algo más que una historia de asesinatos de lo más común para los acostumbrados a estos géneros. Sin embargo, Ed. Gein tenía la peculiaridad de describir una historia real: la historia de un asesino y ladrón de tumbas estadounidense que inspiró películas como La Matanza de Texas, cuya primera versión vio la luz en 1974. Esta cinta nos trae esta noche por aquí, ahora que estamos en los días previos a Halloween y que necesitamos grandes dosis de angustia. 

Inspirada en un personaje verídico que se dedicaba a la colección de restos humanos, nos describe la historia de cinco adolescentes que visitan la tumba, supuestamente profanada, del abuelo de uno de ellos. Cuando llegan al lugar, donde hay un siniestro matadero, toman una deliciosa carne en una gasolinera. A partir de ese momento, los jóvenes vivirán la peor pesadilla de toda su vida: uno a uno, morirán como ratas de cloaca en manos de una sanguinaria familia con una sierra eléctrica como animal de compañía. 


Hoy en día, sigue siendo un clásico en el cine de terror, y no es para menos... Por muchas versiones y remakes que tengan lugar, como la primera, ninguna: inimaginable ópera prima de un director que nos marcó profundamente, que supo encontrar las escenas perfectas en las que el telespectador se siente parte del filme, parte de esos cinco amigos y con la necesidad potencial de huir del asesino. 

Un argumento que se dedica, fundamentalmente, a aquello para lo que fue creado... Prescinde de las escenas de sexo (a pesar de rodarse en plena etapa del destape) para centrarse en lo que verdaderamente importa: la carne humana en un contexto donde el hecho de jugar con jovenzuelos provocó crear escuela en las películas de terror. Es por ello por lo que poca cosa mala se puede sacar de ella: es original, toma como referencia unos hechos que verdaderamente sucedieron y, para colmo, regaló un personaje esencial en la historia de los carnavales más macabros: el señor 'cara de cuero', o como se le llama entre los entendidos. 

Como seguro la has visto una y mil veces... ¿Por qué no otra vez? ¡Que se note que estamos en una semana 'negra'!

lunes, 22 de octubre de 2012

Pánico (Hush)

La ultimísima película que he visto... Y, desde luego, de las que mejor sabor de boca me han dejado en los últimos tiempos. Aunque pueda parecer un tanto exagerada en algunas escenas y el final pueda resultar bastante increíble, el desarrollo la convierte en una película tensa, aceptable, entretenida... Una verdadera ópera prima en el género: entretenimiento y angustia se unen en este thriller de terror del año 2009: Pánico (Hush) es la película que hoy me trae hasta el Blog para ofrecer algo que vale la pena, un argumento de esos que yo califico de 'resultones.' 

La película comienza con un cansado e irritable Zakes Abbott, quien conduce por la autopista con su novia, Beth, durmiendo a su lado. Entre ellos tienen sus desavenencias, y su vida transcurre con normalidad mientras trabaja colocando carteles en las áreas de servicio, pero la película dará un giro inesperado cuando Zakes tenga un incidente con una camioneta blanca: creerá haber visto en la caja de la camioneta mujeres desnudas y atadas. Las autoridades no le creerán, pero pronto, su novia será secuestrada por estos sujetos y será cuando él deba entrar en acción. 


Hacía tiempo que no me sentía tan 'enganchada' por una película, y aún así, debo decir que no es gran cosa: el escaso presupuesto se hace notar en que, por ejemplo, el elenco apenas queda conformado por un par de personajes, algún que otro coche chatarrero, un poco de gasolina y muchas carreteras... Todo ello y un poco de angustia dan un resultado bastante aceptable. Quizá no sea tan buena como Lo Imposible, pero con un poco de publicidad, todo se hubiese andado... Además, se organiza en torno a un tema tan interesante como es la trata de mujeres, y podría haberse sacado un poco más de partido al mismo. 

Nos hallamos ante una película que fluye... Sean cuales sean sus defectos, se limita a avanzar... No se atasca y no resulta repetitiva, aunque quizá un tanto dramática de más. ¿Su problema principal? Se centra en el final.. Ese final tan increíble, tan complicado de entender... Y es que, ver como un chico con las manos clavadas como Jesucristo es capaz de manejar una grúa sin dificultades a pesar de no haberlo hecho antes nos deja con una cara de seta inimaginable. 

De todos modos, adelante... Es bastante divertida.