miércoles, 28 de diciembre de 2011

El Día de los Inocentes

Volvemos con terror de los '80, un tanto insípido, quizá ácido en cuanto al humor, pero muy muy adecuado a lo que fueron los slasher de la época, con su maquillaje artesanal, su sangre grumosa y su orden preestablecido. El Día de los Inocentes es la famosa cinta del '86 que inspiró Abril Sangriento y que constituyen ese género donde la broma pesada cobra importancia para que el burlado tenga sed de venganza pasados los años. Quizá en Abril Sangriento los efectos especiales o la propia idea resultaba genial, pero hay que reconocer que la originalidad partía de una película muy anterior, rodada gracias al día de los inocentes americano: el 1 de Abril, a diferencia del 28 de Diciembre a la española (¡qué casualidad, que fue ayer!). 

La cinta los cuenta una realidad que, si hoy en día resulta dura, imaginemos antes, cuando todo quedaba oculto: Marty es el típico alumno empollón al que sus compañeros siempre gastan bromas pesadas. La última de ellas acaba realmente mal, por lo que Marty sufre quemaduras graves y su cara queda totalmente desfigurada. Años después, cuando nadie recuerda el incidente y todos son adultos, los responsables de aquello son invitados a una reunión de alumnos en el viejo instituto el día 1 de Abril (día de los inocentes en Estados Unidos). Una vez allí, se dan cuenta que la reunión no existe y que están atrapados dentro, mientras un enmascarado comienza a asesinarlos uno a uno. 


La película me creó mucha curiosidad desde el primer momento que escuché hablar de ella. He de reconocer que el terror ochentero me chifla, ya no sólo porque era mucho más original, sino porque era el que realmente daba miedo, el que conseguía traumatizar a niños que temían al Hombre del Saco o Freddy Kruegger. Esta, si bien no destaca por su perfección (escasez de medios económicos, lo más seguro), el argumento es de lo más original y ya nos dejaba a entrever lo que era, es y será el bullying.   

Cargada de erotismo (como cualquier cinta de la era del destape), El Día de los Inocentes dejará huella en vuestras mentes, ya no sólo por su argumento sino por su inesperado final... ¡Gran guiño en la época! Todos los que la vieran tuvieron que quedar traumatizados para siempre con las enfermeras y las caras desfiguradas... 

Bueno, con eso y con los hachazos porque sí en la cabeza de un pobre diablo. Ahora creo que tendremos un nuevo villano en ese espacio cerebral habilitado para tal efecto... Un villano con una máscara de arlequín.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Destino Final 5

La popular saga de terror 'Destino Final' regresa a la gran pantalla en su quinta y, lo más probable, final entrega de lo que ya resultaba repetitivo y poco original. Destino Final 5 es algo así como la competencia a las 'Scream', pero con más curiosidades en lo que a las muertes se refiere (tan curiosas son que rezuman poca creibilidad) y algunos guiños a anteriores películas de la saga, lo que la convierte en un producto comercial donde los haya y en el foco de todos los dedos acusadores. Para unos será ideal, mejorada e irresistible; para otros, igual de irresistible simplemente por el hecho de que parece que ha acabado por fin... ¡Para gustos, los colores! 

La cinta comienza como cualquier otra de las que ya hayamos visto: Sam Lawton (Nicholas D'Agosto) tiene una premonición sobre la destrucción de un puente colgante que causaría su muerte y la de otras personas. La visión se hace realidad, pero Sam se las arregla para salvarse a sí mismo y a algunos otros de la catastrófica tragedia, evitando destrozas corporales, sangre repartida y tripas colgando. Sin embargo, Sam y su novia Molly (Emma Bell) descubren que no están realmente a salvo: la muerte los persigue a ellos y a los que sobrevivieron al horrible accidente... Y acabará con ellos uno por uno... A no ser que encuentren una solución... O lo crean así.


Más de uno se pregunta lo que yo... ¿Cinco partes ya? Ninguna saga de cinco partes merece, bajo mi punto de vista, ya mención alguna... Todo está exprimido, todo está visto, todo está enseñado. ¿Qué nos queda? ¿Queda algo? ¿Acaso las pelis de Saw resultan ya originales? Soy de las que piensan que este sea ya el destino final, y que por favor dejen de moverse por escenarios, que eso de que la muerte te persigue está ya muy visto... Vamos, que la muerte no se cansa, y nosotros, de verla, tampoco. ¡Qué cansino es todo ya! 

Sin embargo, y como también hay que decir algo positivo, me limito a la originalidad... Quizá sea una de las mejores dentro de la saga (de lo malo, pues lo mejor), puesto que la escena de la que parte todo (un accidente en un puente en construcción) está curradísima en comparación con otras, aunque las muertes en sí sean un tanto exageradas. Todo ello por no hablar del guiño final... Un final ideal para la saga (teniendo en cuenta que nos hallemos ante el final). 

Ideal para una tarde de domingo... A mí me gustó.

lunes, 19 de diciembre de 2011

La Habitación del Niño

Hace unos días, dando vueltas por Internet, descubrí algo realmente interesante y con lo que no contaba... La saga en sí se llama Películas para No Dormir y, a diferencia de las de Chicho Ibáñez Serrador, nos hallamos ante películas actuales, de corta duración pero con un argumento denso, pesado y con condimento (como diría cierto cocinero), dirigidas por caras conocidas y con gran éxito en la gran pantalla. La primera que he tenido el placer de ver ha sido La Habitación del Niño, de un Álex de la Iglesia que comenzaba a meterse de lleno con el cine terrorífico y con el que consigue salir del paso con muy buenas expectativas y cumpliendo con creces el propósito de no dejarte dormir. 

La cinta narra la historia de un matrimonio con un niño recién nacido que llega a la casa que acaban de entregarles. Es una estupenda casa antigua pero totalmente reformada, y el lugar ideal para empezar una verdadera vida de familia. Antes de acostarse, la pareja comprueba el funcionamiento de el aparato de escuchas que ha instalado en el cuarto de su bebé, y que pueden controlar desde su cama, de última tecnología: no sólo pueden escuchar a su pequeño mientras duerme, sino que también pueden verle. Pero pronto descubrirán que en esa casa habita alguien más, alguien que todas las noches se sienta junto a la cuna del bebé... 


Desde luego que la primera escena, en la que aparece ese 'payo rumbero' junto a la cuna del bebé y que se puede ver en infrarrojos, con esos ojos tan blancos... Pues acojona, dicho ordinariamente. Las actuaciones son estelares: podemos ver a un Javier Gutiérrez muy correcto en su papel de paranoico y a una Leonor Watling espléndida, guapísima como siempre y con una expresión realmente asustadiza. No me apetece spoilear, porque considero que es una película para ver, disfrutar y no dormir... Porque, aunque no tenga ni gota de sangre, creedme que logra impresionar. 

Los espacios cerrados resultan agobiantes, así como las huídas o los propios cambios de dimensión (igual que en Silent Hill pero sin gore). Una cinta perfecta para quitar el hipo, donde los sustos de 'brinco' son ejemplares, cuidados y en su justa medida (sin abusar para evitar la costumbre, y sin quedarse uno corto). La casa es espectacular, una de esas que parece que no deben estar en una ciudad española (son más propias de condes americanos), de las que de verdad dan miedo, porque no resulta tan artificial como las extranjeras. 

Recomendada no... Recomendadísima. No te permite separarte ni un momento del televisor, para no perder detalle de lo que ahí dentro sucede. Es de esas pelis que te adentran en la historia, de las que te hacen creer que la estás viviendo en primera persona junto con los protagonistas, asustándote con ellos o sintiendo su pánico. Ideal... Sin más... Y quien la haya visto... ¡Que nos cuente su experiencia!

domingo, 18 de diciembre de 2011

Fuga de Cerebros 2

Hacía tanto tiempo que no iba al cine que me había olvidado de lo caro que resultaba... Creo que la última vez que me senté en una de sus butacas fue para ver [REC]2 e intuyo que la próxima vez será para contemplar la tercera parte en la gran pantalla, cuando se digne a estrenarse, para girar la cara ante los regueros de sangre. Eso sí: el sábado gané la apuesta y me gané Fuga de Cerebros 2, para echar unas risas con los topicazos más españoles y alegrarme la vista con el 'Mario Cachas', ese hombre que nos tiene a todas 'a tres metros por arriba del cielo'... Tristeza la mía cuando no le vi. 

Pues eso, que estamos ante la secuela de 'Fuga de Cerebros', pues a los protagonistas, la Universidad de Oxford se les ha quedado pequeña y, ahora, se proponen como meta la Universidad de Harvard, esta vez para perseguir a una estudiante de veterinaria borracha mientras el personaje central se reencuentra con el amor de su vida. La primera parte fue una de las películas más taquilleras en España en el 2009, con casi 7 millones de euros de recaudación y 1.200.000 espectadores, después de ganar el premio del público en el Festival de Málaga de 2009. 


Como ya os he comentado al principio, 'Mario Cachas' debe estar demasiado ocupado haciendo de malote en la saga Moccia, por lo que le han sustituido por Adrián Lastra, quizá no tan guapo pero sí mejor actor. Es una cinta mucho más trabajada que la primera, ya que se ha tratado de evitar algunos 'grandes' errores, pero cometiéndose otros de gran calibre: la exageración de comportamientos se dirige a límites insospechados, convirtiendo la cinta en un conjunto de fotogramas sin gracia alguna debido a la cantidad de humor que se ha querido incluir (tanta sal... Pues lo convirtió en salado). 

Sin embargo, encontrar caras conocidísimas en series de sobremesa o primetime facilitan la consecución de su meta fundamental: entretener un rato, siempre con un cubo de palomitas más grande que un cráneo adulto, y sugerir chistes facilones que hagan las delicias de las veladas de los siguientes tres días. Gramitos, metadona, gitaneo, cuescos y descargas eléctricas han convertido esta 'saga' en una muy parecida a la de Torrente, pero con mecanografía, seguidos de personajes de Los Hombres de Paco, Yo soy Bea o Aída

Sin duda, el mejor es el personaje de Canco Rodríguez, que ha pasado de drogadicto rehabilitado a gitano trapicheador con una facilidad impresionante. Un gran cómico, y una película altamente recomendada si quieres pasar una tarde agradable y no pensar mucho. 

¡No olvides las palomitas!

lunes, 12 de diciembre de 2011

La Obsesión de una Madre

Hay días en los que, simplemente, no apetece el terror... Es por ello por lo que me dedico, también, a ver películas como ésta... Sí, porque a veces gusta más calentarse el coco (no mucho, a ver...) con un argumento un pelín (pero sólo pelín) más trabajado que con aquél que apenas contuviese sangre y vísceras. Todavía no comprendo por qué narices conseguí encontrar La Obsesión de una Madre en la sección de terror, porque lo que se dice 'terror' tiene más bien poco, pero nos hallamos ante un thriller bastante interesante, con un argumento un poco visto en películas vespertinas, pero que puede hacerte pasar una noche agradable delante del televisor mientras cenas algo ligero. 

La Obsesión de una Madre nos cuenta la historia de Lily, quien acaba de sufrir un desengaño amoroso y se va un tiempo a convivir con su madre, una mujer egoísta y posesiva con ella. Además, cuando pasa el tiempo, Lily parece encontrar el hombre perfecto para compartir su vida, pero su madre se opondrá por completo. Para intentar alejarla de él, Inés (la mamá en cuestión) pondrá en práctica los métodos más peculiares que se le puedan ocurrir, intentando poner en peligro ya no sólo su propia vida, sino la de su hija y la de su nuevo pretendiente. 


De una forma muy sorprendente, la película te adentra en el mundillo de un trastorno mental que está más a la orden del día de lo que pensamos, el obsesivo-compulsivo, ya que nuestra protagonista no escatima en recoger cuchillos o toda arma que encuentre a su paso para retener a su hija, aunque no sepa utilizarlas porque siempre tendrá a mano la más dura de todas: el maltrato psicológico. Resulta entretenida de principio a fin y, para más inri, está basada en hechos reales. De hecho, resulta mucho más creíble que algo así suceda de verdad que no todas esas historias sangrientas y de asesinos en serie... Las cuales también se llevan a término ¿eh? 

Una cinta correcta... Muy correcta para estar rodada con tan escasos recursos. Tiene un claro inicio, un nudo concreto y conciso, que dura lo estrictamente necesario (ni más ni menos), para llegar a un final predecible, pero muy adecuado, sin necesidad de llegar a los suicidios, los asesinatos, los daños a terceros o la sangre. La recomiendo al 100%, pues logra mantenerte atento ante los sucesos que se van dando y los métodos más peculiares que puede tener una madre para retener a su lado a su obsesión: su hija. ¡Ale, a verla se ha dicho!

viernes, 9 de diciembre de 2011

Broken

Una película no apta para impacientes y desesperados... Así es Broken, o más bien, una de las varias cintas que tienen por título este adjetivo inglés ('roto'). La que hoy os presento es la de 2006 (no he visto otra), con un argumento repleto de sufrimientos, desgracias y extrañas circunstancias que no tienen explicación en ningún momento. El terror psicológico que provoca es estremecedor, escalofriante si lo sumamos al cartelito del inicio que nos corrobora que la historia está basada en hechos reales, ¿será cierto? No lo sé, lo único que alcanzo a pensar es en pobres de aquellas chicas que acabaron sus días en manos de un loco como ese, que sin ton ni son es capaz de cometer esas atrocidades... 

La historia comienza con la muerte de una joven en manos de loco, que la obliga a despedazarse para liberarse... Finalmente, la chica se suicida. La siguiente será una mujer madura, con una hija, que se despertará dentro de un ataúd en un bosque alejado de la civilización. En seguida se da cuenta de que ha sido secuestrada por un loco, que se divierte torturándola... 


Es necesario mantener los ojos bien abiertos, o por contra, cerrados, para soportar lo escatológico que puede llegar a ser contemplar los intestinos de las víctimas esparcidos a tutiplén por el campamento. Nos hallamos, eso sí, ante una clarísima película de Serie B, con momentos geniales que podrían haber sido explotados al máximo gracias a un guión un poco más potente. Sin embargo, el guión saca a relucir cientos de lagunas y hechos inexplicables que, para tanto alardar de ser una historia real, bien nos podrían haber explicado. Pues eso... 

Un film bastante bestia y torturador, con un cierto tono ácido un poco insoportable y bastante sangre, fruto de arrancamientos, extracciones, cortes, secciones, etc. Ideal para pasar una tarde de domingo, sin demasiadas pretensiones pero con color y sufrimiento. No apto para personas a las que le duele la vista con el dolor ajeno.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Llamada Perdida

Aunque la versión japonesa sea genial (sin contar que a veces recuerde a un capítulo de Sailor Moon), hoy os traigo Llamada Perdida en su versión americana, fruto de un guión prácticamente copiado del original pero con ese puntito ácido que caracteriza todo lo que tiene que ver con la nacionalidad. Dicen que las películas que llegan a emitirse por televisión en canales gratuitos es porque son una castaña (¡cuántas veces no lo habremos dicho!) pero, para mí, esta cinta ha resultado... Mmmm... Simplemente interesante. Es cierto que el argumento está un tanto desgastado actualmente, pero aún así, merece la pena pasar un rato delante del televisor para echar unas vistas a una peli del estilo 'destino final veinte mil.' 

En todas las versiones de la misma, nos muestran lo mismo: una joven estudiante ve cómo sus amigos comienzan a recibir mensajes en el movil que les muestran su futura y próxima muerte, ya sea en sms, buzón de voz o mms con vídeo incluido. Cuando ella recibe un mensaje, tendrá tres días para escapar de su propia muerte, con la ayuda de un detective la mar de molón que farda de gabardina a tope. 


Como ya he dicho anteriormente, una cosa está clara: el argumento está ya muy gastado gracias a pelis como The Ring y sus 7 días de vida, o Destino Final y su cachonda muerte. Sin embargo, y a pesar de todo, los amantes del género podrán disfrutar de originales muertes y de un pequeño punto de imprevisibilidad de logra acompañarte durante toda la velada, haciendo conjeturas acerca de quién es el malo de la película, de quién hizo daño a quién y del porqué de tal o cual cosa. El principio de la cinta es crucial en ese aspecto, y hay que saber valorarlo, cosa que no hice porque no acabé de comprender y ahí estaba el kit de la cuestión.  

En conclusión, me limitaría a recomendarla a todos aquellos fans de las cintas que he mencionado previamente... A los que no les guste, que no se molesten... Los hechos resultaron originales la primera vez que vieron la luz, cuando los móviles se veían como algo de otra galaxia... Hoy en día, está ya un poco visto (tengamos en cuenta que, hoy en día, hasta los gatos llevan teléfono móvil). Por lo demás, yo la volvería a ver... Sólo por los caretos de las alucinaciones pre-muerte (mirad, mirad la carátula).

Miedo Azul

Disculpad estos días de ausencia... No, no me encuentro de 'Luna de Miel'... (¿'Luna de Miel'? ¿Qué es eso?), sino que no tengo conexión a Internet... Lo que sí tengo son algunas cintas reservadas para ser vistas o, incluso, re-vistas, sobre todo de terror ochentero, del que todavía se encontraba en pañales pero que nos hacía disfrutar más que el gore actual, donde la sangre lo acaba manchando todo, hasta el argumento, que acaba sumergido en litros y litros de un fluido rojo sin determinar. Hoy le llega el turno a Miedo Azul, una peli de 1985 donde el pelo cobra protagonismo: basada en una novela de Stephen King, la cinta (esto sí que era un VHS) nos adentra en el mundo de los licántropos y su leyenda, género horriblemente degenerado con eso de que en Crepúsculo los 'hombres-lobo' siempre están de buen ver.

El argumento nos adentra en el horripilante descubrimiento de cadáveres mutilados que perturba la paz deTarker's Mills, una pequeña población de Estados Unidos. El joven Marty Coslaw, un chaval con una discapacidad física importante, está convencido de que el culpable es un hombre lobo, por lo que conseguirá la ayuda de su hermana para buscarlo y acabar con él tal y como la leyenda invita a hacerlo: con una bala de plata. En escena también entrará su tío, un vividor irónico que es capaz de inventar las máquinas más originales para facilitar la movilidad del muchacho (todo un logro en aquella época). Entre los tres, ¿lograrán acabar con el peludo?


Se trata de una buena elección, adecuadísima para todos los amantes de este tipo de películas, con hombres-lobo, mucho pelo y gruñidos cariñosos. Para ser ochentera, algunos efectos están bien logrados, lo que implica que seguramente fue todo 'boom' en su época, cuando la gente comenzaba a acostumbrarse a pelis como Mil Gritos tiene la Noche, con arterias seccionadas y mucha mucha sangre. Aquí sangre no aparece en exceso, pero sí un argumento fruto de la prodigiosa mente de un maestro en el género, como es Stephen King.

Resulta muy entretenida y futurista, sobre todo por toda la maquinaria que ahí aparece como por arte de magia, pudiéndose utilizar la mayoría hoy en día... Eso sí, creo que actualmente no hay tanta mente prodigiosa. Mmmm... Logra mantenerte en vilo hasta casi la mitad, tratando de hacer conjeturas de quién será o no será el asesino peludo, aunque después se vuelve predecible y sin mucho más que aportar, dado que todos conocemos la leyenda y poco más se puede decir acerca del asesinato de un licántropo, ser que sólo aparece en luna llena y que, durante el resto del tiempo, pues hace su vida normal, como cualquier ser normal...

Os la recomiendo... Sobre todo por el argumento del maestro.