jueves, 29 de septiembre de 2011

Un San Valentín Sangriento

"Soy minero... Y templé mi corazón con pico y barrena..."

Me decanto por esta banda sonora para una película con estas características en lugar de la típica 'heavy-blandurria' que aparece al final, junto a los créditos y los nombres de la panda de descerebrados que conforman el elenco. Y es que... Si todos recordáis aquella película de 2001 titulada Un San Valentín de Muerte (que creo dio lugar a la típica segunda parte con sangre y sin gracia), hace dos añitos teníamos el placer de contemplar Un San Valentín Sangriento, fruto del medio dedo de frente de algún director que no tuvo originalidad, ni con el título ni con los argumentos, y cuyo único interés se centra en que se rodó para verse en 3D y así disfrutar con el pico del asesino sobre los ojos, las cabezas o los torsos de las víctimas (o sobre el tuyo, ¿quién sabe?).

La historia comienza con una masacre en una mina, donde un loco muy loco asesina a sus compañeros para no morir asfixiado tras un problema de ventilación en la noche de San Valentín... Tras esta tremenda hazaña entrará en coma, pero despertará y, esa misma noche, se finiquitará a un Hospital completo para después, desaparecer... ¿Estará muerto? ¿O no? Tom (Jensen Ackles) era uno de los pocos trabajadores que sobrevivieron la noche de la mina, y regresará a su pueblo natal en el 10º aniversario de la masacre de San Valentín, un día de sangre y terror que se cobró la vida de 22 personas. El chaval quiere organizar lo que se llama un 'botellón minero', pero un minero asesino anda suelto... ¿Qué pasará ahora?


Nos hallamos ante un remake de un clásico de 1981 que saca provecho de los cines 3D y dinero de los bolsillos a los pobres adolescentes. Eso sí: no sé si en aquella época se estilaba hacer eso del 'botellón', y menos en una mina. ¡Qué calor! ¿No? Lo que no podemos ocultar es que el argumento y las críticas de aquella cinta eran mucho más aceptables (para ser ochenteros) que los actuales donde, si no fuese por el 3D, poco habría que vender... La mayoría de los cinéfilos confiesa haber perdido el dinero a la hora de ver este bodrio en la gran pantalla.

De acuerdo: es mala... Pero tan mala, tampoco: consigue mantenerte en tensión gracias a que juega con la posible identidad del asesino hasta los últimos 5 minutos, y todo ello por no hablar de ese pedazo de final abierto que te deja, sino con la boca abierta (babeando, por el sueño profundo), pues con los ojos como platos... De todos modos, puedo concluir que los efectos especiales están hechos para el público más adolescente, ese que es capaz de gritar sin parar cuando salta una mosca. Un público más adulto y sosegado, sería capaz de pegarse una siesta mientras los habitantes de una pequeña aldea son asesinados sin piedad a manos de loco del pico (patentaremos la frase: hay locos al volante, pues locos del pico...).

Película de tarde de domingo... Pero de domingo lluvioso donde todo tu pueblo esté inundado, de esos que no te permiten salir de casa a no ser que sea con una Zodiac... De lo contrario, diréis que menuda tarde echada a los cerdos.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Perdidas (Five Across the Eyes)

Ayer por la tarde logré terminar (habéis leído bien, "logré terminar") una película de hace unos añitos un tanto... ¿Extraña? Ya no sólo por la fingida tensión estilo Paris Hilton desde los primeros diez minutos, sino por el gore que es incapaz de apreciarse gracias al efecto 'cámara en mano' de estas películas de Serie B que no tienen gracia ni para hacer que te tiemblen las extremidades de pánico. Perdidas (o Five Across the Eyes, que suena más internacional) es una película de esas que son capaces de hacer sufrir al personal más sensible... No mucho, eso sí, pero algo es algo. Si buscas un poco de gore y tortura a jóvenes gritonas para pasar la tarde, puede ser una buena elección... Eso sí, aviso que es una de esas pelis que la gente califica como "malas" así, gratuitamente... ¿Por qué será?

Una cinta descrita con frases como que "la angustia se apoderará de ti" tampoco puede ser tan patética... ¿O sí? ¿Crees que tú aguantarás? ¿O te aburrirás?  Cuentan que, el estreno americano, algunos no lo soportaron (yo creo que se durmieron, a pesar de los grititos). Cuenta la historia que cinco jóvenes regresan a casa tras un partido en el instituto. Cae la noche y se encuentran desorientadas. Perdidas en un mar de carreteras, un pequeño colmado en medio de la nada parece su salvación; pero los nervios y las ganas de llegar a casa a la hora prevista las hace verse envueltas en un pequeño choque que provocará la huída de las atemorizadas chicas por carreteras desconocidas. En ese instante dará comienzo la peor de sus pesadillas, convirtiéndose en víctimas de una brutal y terrorífica persecución por parte de la conductora psicópata del coche contra el que chocaron.

El argumento de estas 'perdidas' o 'perseguidas' (depende del traductor) es bastante novedoso... Muchos son los asesinos en serie pero, en este caso, la innovación la encontramos en que la psicópata es una mujer... Una mujer de mediana edad, bien vestida y con pinta de haber perdido el sentido gracias a algún hecho traumatizante. Es por ello por lo que no tendrá ningún reparo en atentar contra cinco jovencitas de voz aguda que lloriquean cuando se las somete a aberraciones sexuales y torturas diversas.

¿La pena? Que la imagen sea tan mala... No hace honores para que los telespectadores disfruten de tanta sangre... Porque la sangre chorrea sin cesar desde la primera media hora, además de otros fluidos corporales que la convierten en un tanto escatológica (tipo Saló). Los amantes del gore podrán disfrutar, por ello, de un guión patético, una imagen peor, donde la movilidad es excesiva, pero de un argumento poco visto y del que, bajo mi entender, no se ha logrado exprimir todo lo que podría dar. ¿Quién es esa psicópata? ¿De dónde viene y por qué hace lo que hace? Por favor, que la vi hasta el final sólo por saber si todas mis conjeturas eran ciertas y... NI FÚ NI FÁ... Porque, finalmente, no se sabe nada... Ni siquiera si las cenizas del padre de la joven conductora eran cemento rápido.

Bueno, no está mal... Torrente, por lo menos, hace reir.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Fuga de Cerebros

Muchos espectadores la califican de una crítica social lo suficientemente aceptable ante los comportamientos más tópicos de nuestro día a día... Yo discrepo un poco de esa opinión, considerando esta Fuga de Cerebros como una verdadera 'fuga', ya no sólo de su director, sino de su guionista, su productor y los 3 ó 4 compañeros que, como máximo, intervendrían en la realización de esta cinta a la española que trata de imitar de la manera más burda a las American Pie de hace unos años. Y no es que las American Pie destacaran por su buen saber hacer, pero, al menos, resultaban una fórmula original a todo lo que estábamos acostumbrados a ver.

La historia nos muestra a Emilio (Mario 'Cachas'... ¡Digo! Casas...), un chico tímido y mediocre en los estudios, quien tiene una sola obsesión: su compañera Natalia (Amaia Salamanca), la chica más guapa y más lista de la clase, de la que lleva toda su vida enamorado. Cuando el último día del curso se decide, por fin, a declararse, se entera de que a Natalia le han concedido una beca para estudiar Medicina en Oxford. Todo parece perdido para Emilio, pero sus colegas marginados del instituto lo convencen para que no se rinda. Así, después de falsificar expedientes y becas, acaba yendo él también a Oxford.

Una película políticamente incorrecta y poco original... Con palabras malsonantes, tactos rectales, falsificaciones muy fáciles de llevar a término (si lo llego a saber, yo también me voy a Oxford), robos, agresiones y muchas babas de hombres persiguiendo a mujeres. Pero, ¿en qué nos estamos convirtiendo, en americanos que crean películas con bandas sonoras en ? ¡Qué manía tenemos los españoles en imitar! Y, sobre todo, con imitar mal... Que más que imitar se trata de una burda caricatura.


La colocaría en la misma estantería en la que tengo las películas de Torrente... Es evidente: somos españoles y nos reímos con lo políticamente incorrecto. No sé si es que somos un poco enfermos o, simplemente, no tenemos un sentido del humor normal, porque a todos... Y repito... A TODOS... Nos hace gracia el sexo a gran escala, los tacos, la suciedad, las parafilias y demás rarezas que hacen triunfar determinadas películas en nuestras pantallas bajo la estupefacta mirada de cineastas de verdad, que serían capaces de pegarles cuarenta mil patadas con sus creaciones a semejantes bodrios.

Si es que... Tenemos menos gusto que Rappel combinando túnicas...

jueves, 8 de septiembre de 2011

Cuarentena Terminal (Quarentine 2)

Cuarentena Terminal... Mmmm, qué buen título para una película ¿no? Pues cuando decidí verla puse en ella todas mis esperanzas, y sabía que no me iba a equivocar... El título es demasiado apetecible para los amantes del gore, y yo no iba a quedarme atrás. De título original Quarentine 2, no es más que la secuela del remake americano de [REC]2, pero como el final fue tan sumamente diferente al español, no les quedó otra que irse con la música a otra parte, en este caso, a un avión con personajes de lo más variopinto... ¡Veamos, veamos!

Continúa la historia después justito del final de la anterior, esa misma noche en aquél edificio antiguo y plagado de conejillos de india. En un avión con destino Nashville, un pasajero dará muestras de una violenta enfermedad similar a la rabia. El avión se verá obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en un aeropuerto, momento en el que Jenny, una azafata de vuelo sin demasiada experiencia, es encargada de controlar a los pasajeros.

Pero, ¡qué pasajeros! Una pareja joven y descerebrada, otra compuesta por un maniático y una embarazada, un señor pasado de peso, el típico profe inteligente que va de congreso, un hombrecillo mayor que no puede hablar y que está totalmente inmovilizado, un apuesto morenote trajeado con pinta de viajero de negocios, un niño problemático clavadito a Justin Bieber (está claro que el director quería atraer al público más adolescente) y alguna que otra azafata de buen ver que hacen de la película una especie de crítica social clarísima a todos los topicazos que podemos encontrar en nuestro día a día.


Hemos de reconocer que la rabia está de moda en este tipo de películas... Cada vez son más los infectados que plagan las pantallas, por lo que este tipo de cine independiente está pasando a ser más comercial de lo que debería, degradándose su enjundia. De todos modos, es entretenida, de vez en cuando logra mantener la tensión y hasta nos deja ver un poquito de sangre y de vómitos... ¿Qué más podemos pedir? Vale que es un poco 'patada en el culo' a las originales pero, al menos, a los españoles no se nos ocurrió meternos en un avión y decidimos dejarlo en el mismo edificio donde lo comenzamos.

Los espacios pequeños y claustrofóbicos tienen importancia de más a lo largo de la cinta, y a mi entender, no se trata de un remake, como muchos han querido hacer ver. Los juegos de luz linterna/no linterna resultan interesantes, así como la visión nocturna que se emplea en la recta final, donde todo cambia de perspectiva y lo rojo se vuelve azulado.

Además... Justin Bieber hace un buen papel, aunque acabe llorando al final... ¡Y no digo más, que no me apetece spoilear! Simplemente, vedla mientras esperáis ansiosamente el estreno de [REC]3, en Marzo del próximo año.

La Herencia Valdemar 2: La Sombra Prohibida

Esta noche estoy pensativa... Me viene a la cabeza La Herencia Valdemar, aquella españolada del 2010 que era algo así como la 'versión beta' de una película... Vamos, que nos dejaba con la miel en los labios, esperando una versión 2.0 de esa introducción a una especie de cuento de fantasmas donde eran capaces de mezclar tanto el presente como el pasado sin aportar nada nuevo. Mi expresión es tan nefasta como el argumento de la cinta, la cual todos esperábamos ansiosamente que mejorara con una segunda parte... Es lógico: una primera parte que nos deja a medias (a medias por decir algo, porque más bien nos deja introducidos en un relato que no entendemos) nos da que pensar que dará lugar a una segunda parte sin igual... PERO NO: La Herencia Valdemar 2: La Sombra Prohibida debería, como bien dice su nombre, estar prohibida...

Esta 'versión 2' se centra en la búsqueda de Luisa Llorente, aquella tasadora de fincas que recibió el encargo de evaluar la casa de Lázaro Valdemar y de la que no se ha vuelto a saber nada (pero nada de nada). De la búsqueda de la desaparecida se encargan, por un lado, Nicolás Trámel, detective contratado por Maximilian Colvin, jefe de Inmoverance, empresa para la que trabaja Luisa, y por otro, sus compañeros de trabajo Ana y Eduardo, que se proponen colaborar con el detective. Detrás de todo parece haber un sucio negocio, pero más sucia es 'la herencia Valdemar' en sí...


¡Pero herencia, herencia! No veas la de bichos feos que se han currado para dar lugar a un argumento tan insípido como el que son capaces de presentarnos... Pero, vamos a ver: ¡si hasta [REC]2 tenía su puntillo! Encontramos un elenco de personajes fuertes en el panorama nacional y que, sin embargo, apenas interpretan a 'tontos de pueblo' que no se enteran de nada y que dan lugar a frases tan potentes como aquella en la que reconocen su coeficiente intelectual al final del filme (dice algo de 'hacerse los tontos y los listos').

Sinceramente, hubiese sido necesario un tráiler introductorio, más que nada para no olvidarnos del hilo... Pero, sinceramente, ha sido más conveniente olvidarse, y el olvido también se acabará apoderando de esta segunda versión donde, además de no entender nada, te pasas el tiempo preguntándote por cosas de la anterior película que no cuadran con la que tienes delante.

Desde luego, no merece mi atención, por la enorme desilusión que me supuso... ¿Lo mejor? El pedazo de PREDATOR que aparece a lo largo de la cinta... Porque, para mí, es un PREDATOR inmigrante de la típica peli de Aliens, que no tiene 'ni chicha ni limoná.'

Si es que... Está tó inventao... Yo no perdería el tiempo con argumentos tan rancios.