martes, 30 de agosto de 2011

Carrie 2: La Ira

Si hacemos memoria, seguramente nos recordaremos delante del televisor una noche de sábado, rodeado de toda la familia (eres pequeño, lógico, no sales de fiesta) y esperando que comience el ciclo de cine de terror que emitía la 2 por allá por los '90. Ha llovido mucho desde entonces, pero las películas solían dejarnos marcados, aunque las repitieran cada tres semanas y las viéramos sólo por masoquismo. Santa Sangre y sus sinsentidos (¡tengo que volver a verla!) o los Dráculas de Chistopher Lee nos hacían pasar largas noches en vela pensando en hemoglobina que creíamos de verdad y que no era más que pintura de ciclomotor... Carrie... La 'Carrie' que partía directamente del libro de Stephen King se estrenó en 1982, y todos nuestros ancestros la recordaban como una película sangrienta y de terror. No podemos obviar, eso si, que la adolescente en cuestión miraba como el culo, pero de ahí a que diese miedo... ¡Pues sí, lo daba! Pero la cosa no podía quedar ahí... Esta chiquita parecía tener una hermana de padre mil años después, y claro... Una de dos: o el padre era como el de Julio Iglesias o, simplemente, Matusalén, porque los años habían pasado y tenía dos hijas de la misma edad... En fin, que tuvo lugar el exitazo (no sé si tanto) de Carrie 2: La Ira, con una chica de hoy, un tanto heavy, mucho más bella y resultona, con sus escenitas de amor y todo (¡qué bonito!).

No tengo claro si nos hallamos ante una segunda parte de la Carrie que nos aterrorizaba de los '80 o, simplemente, un remake con escenarios más actuales. Opto más por esa segunda opción, donde una chica adolescente con poderes sobrenaturales es burlada delante de todos sus compañeros gracias a unas escenitas de sexo que mantuvo con el guaperas de película, provocando una matanza igualable a la de Texas en una fiesta universitaria.


Hemos de reconocer que los efectos especiales de esta "ira" son mucho mejores que los de hace dos décadas... ¡Dónde va a parar! CD's volando, chavales clavados en las puertas, muertes en piscinas, decapitaciones... En lugar de 'La Ira' (traducido 'The Gorge'), podrían haberla denominado 'La Sanguinaria', por lo de la traducción de 'The Gore'(seguramente eso ya lo pensó alguien antes que yo). Desde luego que, quien haya visto esta segunda parte, ya puede hacerse una idea clara de lo que fue la primera, sobre todo porque son iguales excepto en los efectos especiales, que no son pocos y, únicamente por eso, vale la pena echar un rato delante de la tele, viéndola.

Carrie 2, aún con el paso de los años, no nos enseña nada nuevo... Simplemente nos da que pensar qué se le pasó por la cabeza al director de esta película para remakearla y dar lugar a ESTO... Es decir, una DESTROZA de un clásico del terror que conseguía dar miedo de por sí. ¿A que nadie hizo lo mismo con Al Final de la Escalera o Misery? O Christine... No hablemos muy alto, no sea cosa que alguien me oiga y, además de pegar una patada a un libro, se ensañe con un futuro BlueRay.

viernes, 26 de agosto de 2011

Oculto

Oculto es ese típico thriller psicológico, frío como el hielo, de desarrollo lento y del que se podrían hacer mil conjeturas; sin terror explícito, con una estructura/argumento extraños y, sobre todo, con una serie de pretensiones que no logran materializarse al 100%. Hace un tiempo le eché el ojo debido al protagonismo compartido entre la española Luisa Marrull y la argentina Angie Cepeda, más conocida por su participación en el género telenovelero, y no es que me haya dejado un mal sabor de boca esta historia o sueño (Dios sabe qué...) de amor destructivo y dañino del que no pueden despertar que cada vez se convierte más en una pesadilla.

La historia es complicada desde sus inicios: Beatriz, Álex y Natalia se conocen en una conferencia sobre el poder de los sueños. Desde ese día, unos lazos misteriosos parecen atarles cada vez más fuerte: el extraño tatuaje, cierta pesadilla compartida y, sobre todo, una pasión sexual obsesiva. Enamorados y desorientados, una tormenta de recuerdos salida de los sueños amenaza sus vidas. ¿Quién de los tres esconde algo en su pasado que podría arrastrarles a la muerte? ¿Quién no oculta algo?


Como ya he dicho, Oculto es un thriller psicológico cuyos protagonistas viven un sueño de algo que llaman amor (aunque yo diría que es sexo): mientras dos actrices tan diferentes entre sí como la catalana Laia Marrull y la argentina Angie Cepeda pelean por el amor del italiano Leonardo Sbaraglia, algo parece que les une... Algo que creen sobrenatural y que, sin embargo, se trata de un secreto que uno de ellos conoce perfectamente, ¿quién será? Y, sobre todo, ¿cuál será ese secreto tan bien guardado?

Es una película bastante lenta en el desarrollo, aunque a muchos les valdrá la pena sólo por el hecho de ver a la explosiva Angie Cepeda escasita de ropa. Lo mejor será la forma tan complicada de esconder el secreto final, tan bien oculta (haciendo honor al título) que las conjeturas serán múltiples mientras dura el filme.

No ha sido de mis películas favoritas... Esperaba algo más del cine B de la 2 ¿para qué mentir? Recuerdo que sólo vi los últimos 10 minutos y que no entendí nada, por lo que me decidí a verla completa... Sin embargo, y algo que tiene de bueno, es que, si pierdes una sóla de las escenas, no serás capaz de entender el resto. Suena extraño, ¿verdad? Porque, por muy rara que sea la película, acaba siendo previsible... Pues, para mí, ésta no lo consigue. Un 10 sólo por eso...

miércoles, 17 de agosto de 2011

Yo soy La Juani

Muchos la han bautizado como 'la película que todos los canis esperaban', y desde luego que no es para menos. Yo soy La Juani tiene menos realismo que el Stallonne del Media Markt (o mucho, según se mire, no estoy metida en el mundo de las chonis) y lo demuestra a cada momento: frases como 'el dinero no es pa' tirarlo, es pa'l tunning' de Dani Martín (El Canto del Moco... ¡Digo! Del Loco...) demuestran que el nivel cerebral del chaval es tan alto como Joselito, y ya es decir. Bisutería que pesa más que el ancla del TITANIC, tangas que se marcan como gomas de antifaz y maquillaje que circula con mujeres detrás son las notas características de esta 'Juani', donde el sexo y el flamenquillo están a la orden del día.

Hacía mucho tiempo que quería ver esta película de Bigas Luna, sólo por la curiosidad que podría suscitar un filme hecho por un director de anuncios de "sexdesengrasantes" (creo que acabará patentándose la palabra). Así que me decidí por esa Juani, una adolescente del extrarradio, que tiene problemas en su casa que y discute con su novio (no hay quien le aguante, tronco). Están juntos desde los quince años (ahora tendrán 16 y medio...), pero sus celos y sus indecisiones son insoportables. Juani explota, lo deja y decide hacer todo lo que no ha hecho mientras ha estado perdiendo el tiempo con él: irse a Madrid a ser actriz. Así que, harta de conformarse y de tanta tontería, lo que ella quiere es ir adelante y triunfar en esta vida, porque ella es 'la Juani' y 'la Juani' es lo más.


Spanish Movie, bajo mi criterio, logró parodiarla mejor de lo que es el filme original, que se compone de gag's sin sentido de padres borrachos, madres que aguantan, carreras de coches, vestimentas... Vestimentas sin más (eso no tiene descripción), bisutería y muchos pero que muchos canis... Como una plaga de personajes que dan lugar a una película necesaria de subtítulos, seas sordo o no. Mucha gente se decidió a verla simplemente por Dani Martín y su coche de mala muerte... O quien sabe si por verle el tanga a Verónica Echegui (qué manera de malgastar a una chica tan guapa en un papel como este).

Me corroboro cuando la gente dice que parece un videoclip... Lo parece... Con esa chirriante sintonía de la Mala Rodríguez y esa 'niña que vivía en el Barrio de La Paz y que quería vender droga como su papá' y esa estética de discoteca que plaga toda la película en una mezcla con el sexo barato y malotes-chungos-horteras que a veces me pregunto si existen de verdad o son sólo una ilusión óptica.

Mamá... Ya sé lo que quiero para Reyes... Una Hoguera... Para quemar mi Disco Duro Externo... Seguramente esté infectado al haber almacenado material dañino... ¡Cuarentena!

jueves, 11 de agosto de 2011

Torrente 4: Lethal Crisis

¡Esto, ni es cine, ni es ná! Santiago Segura, o lo que es lo mismo, José Luís Torrente, vuelve a la carga en la cuarta entrega de sus películas homónimas donde lo absurdo, lo guarro y lo sexual toman la iniciativa para hacer reír al público con gags que sólo pueden hacer gracia al público español, donde el machismo y el racimos continúan presentes aunque creamos lo contrario: Torrente 4: Lethal Crisis. Además, el gran Santi se lo ha currado mucho esta vez: ya no sólo hay sexo vulgar y suciedad, sino que ha incluido personajes importantes rodeados de buenos efectos especiales (mejores que nunca), lo que la convierte en una película igual que las demás pero con un final más activo.

Durante esta 'crisis letal' (pero letal...) encontramos a nuestro (anti)héroe en una situación delicada. Tras varios intentos fallidos de llevar una vida digna (como si eso fuese posible teniendo en cuenta su forma de ser), decide aceptar un peligroso encargo que le hace un viejo conocido (que ya aparecía en las anteriores entregas), teniendo que afrontar, entonces, uno de los momentos mas críticos de su carrera. Todo empieza con Torrente ante la tumba de "El Fary", lamentando la muerte del cantante, así como que "los maricones ahora se casen", o que "hayan puesto a un negro en la Casa Blanca, y no para limpiar..." Cómo no, se pondrá a defecar en pleno cementerio y ahí comenzará su aventura, que llegará hasta prisión con su tío Gregorio (Tony Leblanc) y 'el Colibrí' (Joselito).


Paquirrín, Kiko Matamoros, David Bisbal, Belén Esteban, Tati de 'Supervivientes', Tony Leblanc, 'el Cobra', 'Rodolfo Chikilicuatre' convertido en cura amanerado, 'la Blasa' (José Mota), algún personajillo de 'El Internado' o un grupo de futbolistas de renombre son sólo algunos ejemplos de la 'calidad interpretativa' del filme, aunque hemos de reconocer que, en el fondo, podría haber sido mucho peor. La incorrección de vocabulario es sublime, porque considero que, ni a caso hecho, podría haberles salido mejor... Vamos, que entre 'chupadas', 'pajillas' y 'putas' se desarrolla un guión un tanto obsceno con el que hemos de reconocer que, en el fondo, nos divierte, como españoles que somos (ahora vendría la frase "pero español, español..." de uno que yo me sé y repite a cada rato).

Además, los efectos especiales sucedidos a partir del final de la película habrán costado una pasta, y no es para menos: entre fuegos, explosiones, pelotitas de colores, centros comerciales y extras habrá dejado fina la cuenta corriente. Aunque, lo más probable, es que toda esta gente cobre al final, cuando haya 'taquillazo,' Y, lo mejor, es que siempre lo hay... ¡Anda con el Torrente, la suerte que tiene! Pero en todos los sentidos...

miércoles, 10 de agosto de 2011

Sin Compromiso

La típica película inspirada en la situación que todo hombre desearía vivir: sexo sin compromiso con un mujerón, pero con un inconveniente un tanto destacable... ¿Quién iba a decir que se iba a acabar enamorando de ese icono? Predecible a más no poder es Sin Compromiso, una cinta correcta, con algún que otro gag absurdo, pero... ¿Qué más podemos pedirle a Natalie Portman? Dejó todos sus esfuerzos en representar aquel dramático y emotivo papel en Cisne Negro... Ahora quedan apenas unos resquicios de la actriz, presentes en Emma, papel de una mujer que cree ir de dura por la vida y no se lo cree ni ella.

El filme comienza con Emma (Natalie Portman) y Adam (Ashton Kutcher), que son, desde hace mucho tiempo, dos buenos amigos, pero que casi arruinarán su relación por pasar una noche juntos. Deciden, entonces, preservar su amistad por encima de todo, aunque tengan relaciones íntimas desenfrenadas en los lugares más insospechados y a las horas más dispares. Muy pronto descubrirán que es muy difícil mantener una relación estrictamente física sin contraer compromiso alguno y al margen de los sentimientos... Como pasa siempre, vamos.


El 'peaso' de marido de Demi Moore (y digo 'peaso' con razón) se columpia entre la simulación de un hombre enamorado y el típico 'tonto'l pueblo que regala globos', y no es capaz de hacernos ver la amalgama de ambos que resultaría en un personaje representado de una manera menos pastelosa. Sin embargo, su papel preserva algo de credibilidad, cosa que no podemos ver en Natalie, una bellísima mujer que, junto a Ashton, hacen que merezca la pena ver la película sólo por el hecho de verles la cara y escuchar los perfectos doblajes al español.

Los escenarios, la fotografía y la iluminación están verdaderamente curradas... Pero no es una película que, bajo mi punto de vista, merezca ser catalogada de 'comedia romántica', sólo por el hecho de tratar el sexo de una manera tan trivial y poco sensible. Aún así, y por qué no, merece la pena echarle un vistazo... Sale la Portman, ¿qué más podemos pedir?