miércoles, 6 de julio de 2011

Paranormal Activity 2

Días y días de visualizar películas que guardaba celosamente hasta el final de exámenes, único momento en el que podría disfrutar de algo de cine comercial e independiente y, por supuesto, ofrecerlo en estas páginas. Paranormal Activity 2 era una de las que tenía reservadas, y bueno... Para ser la secuela de un exitazo no está tan mal, e inclumple de una forma bastante correcta la frase 'segundas partes nunca fueron buenas.' Aunque se trata de una 'segunda parte', realmente nos hallamos ante el origen de la primera cinta, en la que una joven pareja feliz de clase media (Micah y Katie) es atormentada por un espíritu demoníaco en la casa donde residen. El presupuesto de ésta fue realmente bajísimo, pero logró prácticamente doblarse en el taquillazo, algo inesperado, sobre todo por la calidad de la cinta.

Esta 'parte 2' se ubica apenas tres meses antes de la muerte del pobre Micah en la otra película, con la familia de la hermana de la propia Katie. Todo comienza después de sufrir lo que ellos creen una serie de robos, colocando cámaras de seguridad en toda la casa y descubriendo, para su sorpresa, un lado mucho más siniestro que los propios sucesos inquietantes que están viviendo... El final es realmente trágico, y muy muy asociado a la anterior película, siempre y cuando tengamos en cuenta uno de los finales alternativos donde la protagonista no muere (3 eran los finales alternativos que se proponían, si recordáis, y os recomiendo que les echéis un vistazo si no lo habéis hecho ya).


Volvemos al estilo de película 'teóricamente' real, donde los protagonistas parecen representar su propia vida y sus nombres de pila son los mismos que cuando caminan por la calle (Katie se llama Katie, Micah se llama Micah... Y así). Hemos de reconocer que, al igual que la primera parte, el argumento es patético y no han mejorado mucho en cuanto a calidad de imagen y sonido (esta vez, todo se graba a través de cámaras de seguridad), pero es cierto que tiene algún 'sustillo' mejor mucho mejor que en la anterior: puertas que se abren de golpe o sartenes que no paran de caer.

No ha conseguido asustarme pero, al menos, logra mantener la atención de un espectador que acaba buscando continuamente en los planos con espejo qué es aquello que asusta tanto al perro ladrador de la familia feliz. En ese sentido, es bastante más efectiva que la primera, donde lo único que asustaba (y era de pena) eran los gritos una protagonista con el culo gordo que corría en bragas de arriba a abajo. Sin embargo, y contra todo pronóstico, la cinta funcionó, por lo que... ¿Cómo no iban a permitirse el lujo de seguir exprimiendo el argumento?

Os la recomiendo sólo porque no os quedéis con las ganas de saber cómo empezó la 'anormal activity' fruto del cabezón pensante de su director... ¡Perdón! Quería decir 'Paranormal Activity', claro está...