viernes, 2 de diciembre de 2011

Miedo Azul

Disculpad estos días de ausencia... No, no me encuentro de 'Luna de Miel'... (¿'Luna de Miel'? ¿Qué es eso?), sino que no tengo conexión a Internet... Lo que sí tengo son algunas cintas reservadas para ser vistas o, incluso, re-vistas, sobre todo de terror ochentero, del que todavía se encontraba en pañales pero que nos hacía disfrutar más que el gore actual, donde la sangre lo acaba manchando todo, hasta el argumento, que acaba sumergido en litros y litros de un fluido rojo sin determinar. Hoy le llega el turno a Miedo Azul, una peli de 1985 donde el pelo cobra protagonismo: basada en una novela de Stephen King, la cinta (esto sí que era un VHS) nos adentra en el mundo de los licántropos y su leyenda, género horriblemente degenerado con eso de que en Crepúsculo los 'hombres-lobo' siempre están de buen ver.

El argumento nos adentra en el horripilante descubrimiento de cadáveres mutilados que perturba la paz deTarker's Mills, una pequeña población de Estados Unidos. El joven Marty Coslaw, un chaval con una discapacidad física importante, está convencido de que el culpable es un hombre lobo, por lo que conseguirá la ayuda de su hermana para buscarlo y acabar con él tal y como la leyenda invita a hacerlo: con una bala de plata. En escena también entrará su tío, un vividor irónico que es capaz de inventar las máquinas más originales para facilitar la movilidad del muchacho (todo un logro en aquella época). Entre los tres, ¿lograrán acabar con el peludo?


Se trata de una buena elección, adecuadísima para todos los amantes de este tipo de películas, con hombres-lobo, mucho pelo y gruñidos cariñosos. Para ser ochentera, algunos efectos están bien logrados, lo que implica que seguramente fue todo 'boom' en su época, cuando la gente comenzaba a acostumbrarse a pelis como Mil Gritos tiene la Noche, con arterias seccionadas y mucha mucha sangre. Aquí sangre no aparece en exceso, pero sí un argumento fruto de la prodigiosa mente de un maestro en el género, como es Stephen King.

Resulta muy entretenida y futurista, sobre todo por toda la maquinaria que ahí aparece como por arte de magia, pudiéndose utilizar la mayoría hoy en día... Eso sí, creo que actualmente no hay tanta mente prodigiosa. Mmmm... Logra mantenerte en vilo hasta casi la mitad, tratando de hacer conjeturas de quién será o no será el asesino peludo, aunque después se vuelve predecible y sin mucho más que aportar, dado que todos conocemos la leyenda y poco más se puede decir acerca del asesinato de un licántropo, ser que sólo aparece en luna llena y que, durante el resto del tiempo, pues hace su vida normal, como cualquier ser normal...

Os la recomiendo... Sobre todo por el argumento del maestro.

4 comentarios:

  1. Interesante película de hombres lobo de verdad, no de la cosa esa que sale en Crepúsculo y que las niñatas de ahora se creen que es un hombre lobo -el tipo de niñata que manda mails al director de El Hombre Lobo diciendo que lo que sale en su peli no es un licántropo-. Es curioso que una película tan interesante salga de un libro que iba destinado a ser un calendario, por lo que es muy cortito y apenas tiene qué contar.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que la película sea de tu agrado... Otro como yo, que piensa en hombres-lobo de verdad y no en canis fruto de las portadas más vendidas de la SuperPop, :)

    ¡Tienes que verla si no la has visto!

    ResponderEliminar
  3. La vi hace ya tiempo y me pareció bastante buena. Lo dicho, una buena peli de hombres lobo. Ahora que lo pienso, en los '80 se hicieron grandísimas pelis de licántropos.

    ResponderEliminar
  4. En general, en los años '80 se filmaron geniales películas de terror que se perdieron en el olvido... Eso era miedo guapo, y no lo que tenemos ahora...

    ResponderEliminar