lunes, 12 de diciembre de 2011

La Obsesión de una Madre

Hay días en los que, simplemente, no apetece el terror... Es por ello por lo que me dedico, también, a ver películas como ésta... Sí, porque a veces gusta más calentarse el coco (no mucho, a ver...) con un argumento un pelín (pero sólo pelín) más trabajado que con aquél que apenas contuviese sangre y vísceras. Todavía no comprendo por qué narices conseguí encontrar La Obsesión de una Madre en la sección de terror, porque lo que se dice 'terror' tiene más bien poco, pero nos hallamos ante un thriller bastante interesante, con un argumento un poco visto en películas vespertinas, pero que puede hacerte pasar una noche agradable delante del televisor mientras cenas algo ligero. 

La Obsesión de una Madre nos cuenta la historia de Lily, quien acaba de sufrir un desengaño amoroso y se va un tiempo a convivir con su madre, una mujer egoísta y posesiva con ella. Además, cuando pasa el tiempo, Lily parece encontrar el hombre perfecto para compartir su vida, pero su madre se opondrá por completo. Para intentar alejarla de él, Inés (la mamá en cuestión) pondrá en práctica los métodos más peculiares que se le puedan ocurrir, intentando poner en peligro ya no sólo su propia vida, sino la de su hija y la de su nuevo pretendiente. 


De una forma muy sorprendente, la película te adentra en el mundillo de un trastorno mental que está más a la orden del día de lo que pensamos, el obsesivo-compulsivo, ya que nuestra protagonista no escatima en recoger cuchillos o toda arma que encuentre a su paso para retener a su hija, aunque no sepa utilizarlas porque siempre tendrá a mano la más dura de todas: el maltrato psicológico. Resulta entretenida de principio a fin y, para más inri, está basada en hechos reales. De hecho, resulta mucho más creíble que algo así suceda de verdad que no todas esas historias sangrientas y de asesinos en serie... Las cuales también se llevan a término ¿eh? 

Una cinta correcta... Muy correcta para estar rodada con tan escasos recursos. Tiene un claro inicio, un nudo concreto y conciso, que dura lo estrictamente necesario (ni más ni menos), para llegar a un final predecible, pero muy adecuado, sin necesidad de llegar a los suicidios, los asesinatos, los daños a terceros o la sangre. La recomiendo al 100%, pues logra mantenerte atento ante los sucesos que se van dando y los métodos más peculiares que puede tener una madre para retener a su lado a su obsesión: su hija. ¡Ale, a verla se ha dicho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario