lunes, 19 de diciembre de 2011

La Habitación del Niño

Hace unos días, dando vueltas por Internet, descubrí algo realmente interesante y con lo que no contaba... La saga en sí se llama Películas para No Dormir y, a diferencia de las de Chicho Ibáñez Serrador, nos hallamos ante películas actuales, de corta duración pero con un argumento denso, pesado y con condimento (como diría cierto cocinero), dirigidas por caras conocidas y con gran éxito en la gran pantalla. La primera que he tenido el placer de ver ha sido La Habitación del Niño, de un Álex de la Iglesia que comenzaba a meterse de lleno con el cine terrorífico y con el que consigue salir del paso con muy buenas expectativas y cumpliendo con creces el propósito de no dejarte dormir. 

La cinta narra la historia de un matrimonio con un niño recién nacido que llega a la casa que acaban de entregarles. Es una estupenda casa antigua pero totalmente reformada, y el lugar ideal para empezar una verdadera vida de familia. Antes de acostarse, la pareja comprueba el funcionamiento de el aparato de escuchas que ha instalado en el cuarto de su bebé, y que pueden controlar desde su cama, de última tecnología: no sólo pueden escuchar a su pequeño mientras duerme, sino que también pueden verle. Pero pronto descubrirán que en esa casa habita alguien más, alguien que todas las noches se sienta junto a la cuna del bebé... 


Desde luego que la primera escena, en la que aparece ese 'payo rumbero' junto a la cuna del bebé y que se puede ver en infrarrojos, con esos ojos tan blancos... Pues acojona, dicho ordinariamente. Las actuaciones son estelares: podemos ver a un Javier Gutiérrez muy correcto en su papel de paranoico y a una Leonor Watling espléndida, guapísima como siempre y con una expresión realmente asustadiza. No me apetece spoilear, porque considero que es una película para ver, disfrutar y no dormir... Porque, aunque no tenga ni gota de sangre, creedme que logra impresionar. 

Los espacios cerrados resultan agobiantes, así como las huídas o los propios cambios de dimensión (igual que en Silent Hill pero sin gore). Una cinta perfecta para quitar el hipo, donde los sustos de 'brinco' son ejemplares, cuidados y en su justa medida (sin abusar para evitar la costumbre, y sin quedarse uno corto). La casa es espectacular, una de esas que parece que no deben estar en una ciudad española (son más propias de condes americanos), de las que de verdad dan miedo, porque no resulta tan artificial como las extranjeras. 

Recomendada no... Recomendadísima. No te permite separarte ni un momento del televisor, para no perder detalle de lo que ahí dentro sucede. Es de esas pelis que te adentran en la historia, de las que te hacen creer que la estás viviendo en primera persona junto con los protagonistas, asustándote con ellos o sintiendo su pánico. Ideal... Sin más... Y quien la haya visto... ¡Que nos cuente su experiencia!

4 comentarios:

  1. Peliculón!!!! Me pasó lo mismo la primera vez que se ve al "habitante de la habitación" junto a la cuna... brrrr

    ResponderEliminar
  2. ¡Lo sabía, lo sabía! Resulta impactante ver los ojacos blancos de ese tío ahí, en el pantallón...

    ResponderEliminar
  3. excelente pelicula
    fue una experiencia sensacional :D
    VER ESTApelicula tan dimensional

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que a ti también te gustara, Monik, :)

    ¡Un saludo y bienvenida! :)

    ResponderEliminar