miércoles, 28 de diciembre de 2011

El Día de los Inocentes

Volvemos con terror de los '80, un tanto insípido, quizá ácido en cuanto al humor, pero muy muy adecuado a lo que fueron los slasher de la época, con su maquillaje artesanal, su sangre grumosa y su orden preestablecido. El Día de los Inocentes es la famosa cinta del '86 que inspiró Abril Sangriento y que constituyen ese género donde la broma pesada cobra importancia para que el burlado tenga sed de venganza pasados los años. Quizá en Abril Sangriento los efectos especiales o la propia idea resultaba genial, pero hay que reconocer que la originalidad partía de una película muy anterior, rodada gracias al día de los inocentes americano: el 1 de Abril, a diferencia del 28 de Diciembre a la española (¡qué casualidad, que fue ayer!). 

La cinta los cuenta una realidad que, si hoy en día resulta dura, imaginemos antes, cuando todo quedaba oculto: Marty es el típico alumno empollón al que sus compañeros siempre gastan bromas pesadas. La última de ellas acaba realmente mal, por lo que Marty sufre quemaduras graves y su cara queda totalmente desfigurada. Años después, cuando nadie recuerda el incidente y todos son adultos, los responsables de aquello son invitados a una reunión de alumnos en el viejo instituto el día 1 de Abril (día de los inocentes en Estados Unidos). Una vez allí, se dan cuenta que la reunión no existe y que están atrapados dentro, mientras un enmascarado comienza a asesinarlos uno a uno. 


La película me creó mucha curiosidad desde el primer momento que escuché hablar de ella. He de reconocer que el terror ochentero me chifla, ya no sólo porque era mucho más original, sino porque era el que realmente daba miedo, el que conseguía traumatizar a niños que temían al Hombre del Saco o Freddy Kruegger. Esta, si bien no destaca por su perfección (escasez de medios económicos, lo más seguro), el argumento es de lo más original y ya nos dejaba a entrever lo que era, es y será el bullying.   

Cargada de erotismo (como cualquier cinta de la era del destape), El Día de los Inocentes dejará huella en vuestras mentes, ya no sólo por su argumento sino por su inesperado final... ¡Gran guiño en la época! Todos los que la vieran tuvieron que quedar traumatizados para siempre con las enfermeras y las caras desfiguradas... 

Bueno, con eso y con los hachazos porque sí en la cabeza de un pobre diablo. Ahora creo que tendremos un nuevo villano en ese espacio cerebral habilitado para tal efecto... Un villano con una máscara de arlequín.

2 comentarios:

  1. Me ha generado curiosidad, algún día se la pediré a mi tío JdownEJEM... ese que me trae las películas viejunas.

    ResponderEliminar
  2. Pídesela... Yo ya hablé con tu tío y me la trajo en la misma mañana... :P

    Te va a gustar, :)

    ResponderEliminar