domingo, 13 de noviembre de 2011

Viernes 13

La de rimas obscenas que pueden hacerse con el número 13... Casi tantas como con el 5, pero vamos a hacer caso omiso y vayamos a lo que nos toca: otra peli de 'Jalovivi', más reciente que la anterior y con unas críticas... Cosa fina. Nos hallamos ante Viernes 13, remake de la original del año de la polca, con un argumento calcado pero con una novedad: horribles y espantosos asesinatos a granel para pasar un buen rato y dejarnos los ojos como sandías. Tras once pedazo de secuelas (Viernes 13 Segunda Parte, Viernes 13 en la Playa, Viernes 13 vs. Predator, Viernes 13 y Las Señoras...) nos hallamos ante un remake del clásico de los 80, con un refrito de cadáveres y con un resultado sublime en cuanto a lo que se podría esperar de ella: este argumento ya no puede dar más de sí.

¿El argumento? Más de lo de siempre: buscando a su hermana desaparecida, Clay se dirige al espeluznante y legendario bosque de Crystal Lake. A pesar de los consejos de la policía y de las advertencias de los lugareños, Clay sigue adelante, con la ayuda de una joven que ha ido al bosque a pasar un fin de semana con un grupo de amigos. Lo que ninguno se imagina es que han entrado en el área de acción del siniestro asesino que caza en Crystal Lake armado con una sierra eléctrica...


Un film sólo apto para fans incondicionales del género de 'Viernes 13', y no del terror en general... Porque si hay algo de cierto aquí es que este argumento y este peculiar asesino han creado un género para sí mismo, con club de fans ('fanstasmas') incluido. No es más que una mezcla heterogénea de los personajes de siempre, quienes, esta vez, rebotan en el sexo que practican gracias a la silicona de sus pechos y labios. Diría no una y mil veces a todo aquel que quisiera echar unas horas delante de una cinta donde el protagonista se hubiese colocado una máscara de Hello Kitty y hubiese adquirido una pistola de fogueo, si así hubiese tenido oportunidad, perdiendo así todo el respeto que le tenemos: no merece la pena, y eso que está catalogada como la mejor que se ha hecho de todos los Viernes 13 que han habido hasta la fecha (y si los sumamos a los del calendario cristiano... Morimos).

Nos hallamos ante un Jason de nueva generación... Antes, pues sólo había sangre de mentira... Ahora, además de sangre de mentira, pues hay bótox y sexo, como en toda casa de vecino y con la intención de alegrar la vista al telespectador cuando se encuentra con un chasco de esta envergadura. Sin embargo, el que busca terror, espera encontrar terror, no productos químicos y 'polvos mágicos', porque entonces sentirá haber perdido el tiempo... Además, hay una cosa que está clara: cuando estás viendo una película y te da tiempo a hacerte la manicura, comer palomitas y hablar de la lista de la compra, el síntoma esta bien claro ¿no?

5 comentarios:

  1. Buena reseña, pero que quieres que te diga, me gustó mucho la peli, aunque no soy un espectador objetivo ya que desde hace años formo parte del club de fans del bueno de Jason.
    En cuánto a las escenas de sexo, es algo que va con el 'pack', de hecho, siempre he disfrutado viendo a Vorhees 'trabajarse' a los adolescentes hormonados XD
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Yeiiii... Por lo menos me has dicho que es una buena reseña... ¡Se agradece!

    Saludos, :)

    ResponderEliminar
  3. Es que tus críticas son geniales, aunque ya sabes que para gustos... los colores. Aunque ya te digo que el caballero de arriba tiene unos gustos peculiares, que le conozco, jaja!

    Esta entonces no me la apunto... Me fío de ti, jeje.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Además, como puedes ver en la foto, sale el Sasquatch de Supernatural, también conocido como Sam (Jared Padalecki) :P

    ResponderEliminar
  5. Pero qué malo eres... no le había reconocido, la verdad...

    ResponderEliminar