miércoles, 19 de octubre de 2011

No lo llames Amor... Llámalo X

Hoy traigo una comedia a la española... Y ya sabéis cómo son las comedias en España: suciedad, sexo explícito, palabras malsonantes... ¡Y más sexo! Y es que, de eso precisamente va este 'alzamiento nacional', donde el porno burdo y burlesco al más puro estilo Torrente cobra forma y protagonismo en una cinta protagonizada por un elenco que conocemos de sobra gracias a series que, hoy en día, tienen su éxito y su público. ¿Quién no conoce a Aída? Con su Luisma, su Lore o su 'lisensiado' del Bar Reynols? ¿O al gran Pocholo (de Borjamari)? ¿O al padre del portero de Aquí no hay quien Viva? Pues aquí, volvemos a ver ese elenco, acompañados por la gran Adriana Ozores o Kira Miró (aquella 'Angie y las Ladillas' en la secuela de Isi&Disi). No lo llames Amor... Llámalo X es un producto con ingredientes de todos los días... Veamos, veamos... 

Esta peli nos muestra cómo el director de cine porno Pepe Fons, tras casi 20 años de sequía creativa, decide que le debe a su público una última película (aunque su público, la verdad, no le haya pedido nada). Es así como nace la mayor producción española de cine porno de la historia: El Alzamiento Nacional. Y es que Pepe tiene un sueño: revivir sus años dorados como director y que la Guerra Civil Española tenga, por fin, una película X que le haga justicia. Para ello, recurrirá a sus antiguos actores (ahora fotógrafos de comuniones o polleros) para que le ayuden a alcanzar su preciado sueño. Lo que no se imagina ni siquiera remotamente es que en ese ambiente, que es la antítesis del romanticismo, vivirá las tres historias de amor más hermosas que pueda recordar...


Nos hallamos ante lo que podría llamarse la 'ópera prima' de Oriol Capel, guionista de conocidas series como 7 Vidas y Aída, y de las comedias Que se mueran los Feos (la cual ya hemos visto) y Fuera de Carta. Preestrenada en el Festival de Málaga, tuvo un éxito un tanto relativo: mientras algunos disfrutaron con el desarrollo y se echaron unas risas, otros afirman que 'para tanta teta, tiene muy poca chicha de donde agarrar.' En mi opinión personal, pienso que en el cine español ya cabe todo, convirtiéndolo en un cajón de sastre donde nada puede ser catalogable... A mi entender, poco tienen que ver el sexo 'pornográfico' (que, para ser española, poco porno he visto) y la comedia romántica, pero para gustos, los colores.

Sus giros de guión resultan indiscutiblemente ingeniosos, lo que ayuda a mantener la atención. El final, un tanto catastrófico y que considero que sobra, termina dejando un poco 'chof' al telespectador, al que se le han abierto los ojos como sandías con tanto cuerpo serrano y, con esa tragedia, se le puede cortar el rollo de una manera destacable. Actuaciones como la de Paco León son, más que divertidas, necesarias para mantener la atención del público general, convirtiendo la cinta en dos veces comercial.

Un plus para el personaje de la madre del fotógrafo... Nunca puede faltar en una película española ese topicazo.

2 comentarios:

  1. ¡Venga! Esta sí me la apunto... que para un rato tonto seguro que está bien. Curioso argumento...

    ¡Besines!

    ResponderEliminar
  2. ¡Curioso si quieres echarte unas risas! Muy del estilo de 'Tensión Sexual No Resuelta' y todas las Torrente, jajaja, :)

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar