miércoles, 12 de octubre de 2011

Mil Gritos tiene la Noche

Tras los bodrios de los últimos días... Creo que nos merecemos un respiro. Algo bueno por fin, ¿no? Una película que, si bien no puede asustarnos en serio (aunque muy cerca está), por lo menos consiga hacernos decir "esto es cine y no lo que hay ahora." Mil Gritos tiene la Noche es una cinta de 1982 con un argumento denso, un tanto predecible, pero con escenas muy potentes para el público de la época y un final aún más agresivo como para tener 30 años... ¿Quién lo diría? Ésto sí que es descuartizar gente y dejar los cachos por ahí repartidos... ¡Incluso la sangre está mucho más lograda que algunas más actuales! Muchos niños de la generación fueron traumatizados por esta película, la cual todavía recuerdan con un poco de recelo... Y no es para menos.

Cuenta la historia que, en una Universidad de los Estados Unidos, una chica es asesinada y su cadáver aparece sin la cabeza. Al poco tiempo, otra chica es asesinada en la piscina de la Universidad y su cuerpo puede hallarse en mil pedazos. La Policía, con tan terribles hechos, decide poner una mujer-policía en la Universidad, camuflada como profesora de tenis. Posteriormente, una periodista que investiga las muertes, es también asesinada, y otras dos chicas mueren con sus cadáveres horriblemente mutilados... ¿Qué está sucediendo? ¿Cuál es el propósito del asesino?


Mil Gritos tiene la Noche es bastante buena como para que su cuna fuese España... Además, reventó taquillas teniendo en cuenta la evidente escasez de medios o el hecho de que las estadounidenses Viernes 13 Halloween (auténticos clásicos del género hoy día) fuesen sus predecesoras con una muy buena recaudación. Con una ambientación sin igual y grandes actores de Serie B, esa 'banda sonora' de solo piano que aparece en previamente a la comisión de alguna masacre es capaz de erizar la piel, a diferencia del 'heavy-blandorro' de los últimos años (¿quién patentaría aquello? ¿La saga de Abierto Hasta el Amanecer?).

Todas esas características que la hacen única ha hecho que triunfara más allá de nuestras fronteras mucho más que en territorio nacional. Es una pena, dado que reúne todas las características esenciales que podrían enamorar a cualquier amante del género: puesta en escena casi improvisada y sucia, escenas de mutilaciones que afectan de manera instantánea y pueden dejarte asqueado durante un rato, y un final doloroso para la vista y un tanto fantástico. ¿Qué más podemos pedir?

Bueno, sí... Necesitaríamos un cubilete enorme de palomitas delante de los morros y una pantalla de cine, para poder disfrutarla como verdaderamente se merece. Además, ¿por qué no en 3D? Teniendo que apartar la mirada en ocasiones... 

4 comentarios:

  1. Aquí la tengo en mi colección de pelis de terror. La verdad es que es muy bestia en los asesinatos, no quiero ni pensar cómo se quedaría la gente cuando se estrenó en los '80.

    Eso sí, no puedo olvidar una escena absurda con un karateka, que no sé si pusieron para descojonarse o qué pretendían.

    ResponderEliminar
  2. Por fin he dado en el clavo con una peli, :) ¡No veas cómo habla de esta peli la generación de los ochenta! Sobre todo los que eran capaz de verlas cuando eran más niños... Es algo así como aquel trauma que nos causó Chucky, que nos hacía mirar debajo de la cama para buscarle.

    Bestia, pero buena en el género... No puede pasar de moda jamás.

    ResponderEliminar
  3. Me la apunto, venga va, o que el señor de arriba me la pase, jeje.

    Los 80 molaron, qué pena que después llegasen los 90 y la cagasen tanto...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Yo también la tengo, la conseguí muy fácilmente... Además, es de las mejores que he visto últimamente, y eso que ya tiene sus décadas.

    ¡Besos y espero que te guste!

    ResponderEliminar