jueves, 20 de octubre de 2011

Mientras Duermes

Recien... Pero recien salida del horno se nos presenta Mientras Duermes, una magnífica película de intriga totalmente española y protagonizada por el multifacético Luís Tossar, que lo mismo lidera un motín en una cárcel (Celda 211), maltrata a su mujer (Te Doy Mis Ojos) o se enamora de una jovencísima María Valverde (La Flaqueza del Bolchevique). En esta ocasión, Tossar se meterá en la piel de César, un portero de edificio, aparentemente inofensivo, que será capaz de sacar sus peores armas para lograr su mayor deseo en la vida: si él no es feliz, nadie más puede serlo. Un filme tan sutil en el suspense que casi duele verlo... Y ¡qué razón tienen que para sentir ese nudo en el estómago no hace falta la sangre!

Como bien comentaba, César es portero en un edificio de apartamentos y no cambiaría este trabajo por ningún otro, ya que le permite conocer a fondo a todos los inquilinos del inmueble: sus movimientos, sus hábitos o sus compañías. Desde su posición, le resulta fácil controlar sus idas y venidas, estudiarles, descubrir sus puntos débiles, sus secretos. Si quisiera podría incluso controlar sus vidas, influir en ellas como si fuera Dios, abrir sus heridas y hurgar en ellas, y todo eso sin levantar ninguna sospecha. ¿Por qué? Porque César guarda un secreto muy peculiar: le gusta hacer daño, mover las piezas necesarias para producir dolor a su alrededor. Hace muy poco, se ha mudado la nueva vecina del 5ºB, y ésta no deja de sonreír: entra y sale cada día radiante y feliz, llena de luz. Es por ello por lo que se convertirá en el nuevo objetivo del juego de César, en su obsesión.


Cómo no, Jaume Balagueró tiene metida la pezuña hasta el fondo como director, y se nota. Una vez más, el catalán se pone al frente de una película complicada de dirigir, ya no sólo por su argumento, sino por la enorme cantidad de connotaciones subjetivas que debe reflejar, del reguero reflexiones que quiere que el telespectador se haga desde su sillón, sentado y en silencio. La cinta invita a no hablar, a permenecer a expensas de cada uno de los movimientos de César o de la Srta. Clara (Marta Etura, una actriz de belleza sencilla y sutil), ya que el mínimo aspecto es esencial para seguir el hilo de esta maraña de obsesiones y villanerías.

Ya tenemos una nueva película para recordar a Luís Tossar, un actor que casi recuerdo más desnudo que vestido. Sin embargo, no es algo que acabe de llamar la atención, pues su personalidad envolvente y su voz profunda hacen, junto con el argumento, que la tensión permanezca ahí, contigo, y no se marche hasta pasada la hora y media de duración. Me reitero, por tanto, en mi expresión de que duele verla: esta vez, Balagueró ha desguazado el género de terror 'gore' al que nos tiene acostumbrados (seguimos esperando [REC]3 y su origen, eso sí) para dejarlo en el suspense y la intriga, lo que le ha hecho ganar 10 puntos más, y eso que ya tenía un 10 para mí como director.

Muy buena, sí señor. Volvería a verla una y mil veces más.

4 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de verla, como seguidor que soy de Jaume Balagueró, que he visto todo lo que ha dirigido (excepto OT La Película... brrrr), y sabiendo que Luís Tossar es un actorazo... me espero que sea buena sí o sí.

    ResponderEliminar
  2. Es buena sí o sí... Te va a gustar, no... ¡Te va a encantar! Lástima que yo sí que vi OT La Película... :( En fin, todos tenemos un pasado que queremos esconder... Jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Venga, va, esta sí me la apunto... para verla acompaña, jeje. Me ha sorprendido ver una crítica buena entre tanto despiece!!!

    ResponderEliminar
  4. Esta te va a gustar, :) Y hoy voy a ver una que hace muuucho que quiero ver... Uuuuh, :)

    ResponderEliminar